20 de abril de 2019 notifications
menu
Internacional

Turquía dispersa protesta de mujeres

La policía turca lanzó gas lacrimógeno y pelotas de goma a miles de mujeres que se manifestaron en Estambul

AGENCIAS / ESTAMBUL, TURQUÍA.-
ESTAMBUL, TURQUÍA, sábado 09 de marzo 2019, actualizada 10:43 am

La Policía de Turquía lanzó hoy gas lacrimógeno y pelotas de goma para dispersar una multitudinaria manifestación por el Día de la Mujer en Estambul, informaron fuentes locales.

Los agentes arremetieron contra las manifestantes que se habían concentrado en la avenida Istiklal, la principal arteria comercial y de ocio de la ciudad, para denunciar las políticas del gobierno islamista y las estructuras patriarcales bajo lemas como "No tenemos miedo", señaló Infobae.

El gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan prohibió la protesta, a pesar de que la misma se había desarrollado de forma pacífica durante más de dos horas.

Un amplio despliegue policial bloqueó antes de la marcha los accesos a la calle Istiklal, aunque finalmente se permitió a las manifestantes acceder a un corto trozo de unos cien metros, en el que acabaron agolpándose varios miles de personas.

Miles de mujeres más se aglomeraron en las calles cercanas, en un ambiente festivo y alegre, ondeando banderas moradas y pancartas con lemas como "No obedezcas", "El aborto es un derecho" o "Parir, cuidar, criar… no somos esclavas" o "No queremos dictadores. ¡Queremos vibradores!".

Una manifestante que se identificó como Umut, dijo no comprender "por qué no nos dejan marchar por la calle Istiklal como hemos hecho durante años. En todo el país, en todo el mundo se celebra oficialmente el Día de la Mujer, y aquí el gobierno nos prohíbe marchar. ¿Por qué les damos tanto miedo?", se preguntó.

"Es una tremenda hipocresía", agregó, y recordó que numerosas empresas e instituciones del gobierno han celebrado oficialmente este viernes el Día de la Mujer, y que incluso el presidente del gobierno, Recep Tayyip Erdogan, envió el jueves un mensaje al respecto.

En su nota, sin embargo, el mandatario subrayó como elementos esenciales de este día el respeto a las madres, recogido en el Corán, calificaba a hombres y mujeres como "dos caras de la misma medalla" y abogaba por mejores "políticas familiares".

Un tono muy diferente del de las manifestantes de Estambul, que precisamente reivindicaban ser consideradas mujeres y trabajadoras, no elementos de la familia ni máquinas de parir.

También hubo concentraciones sin incidentes en Ankara, donde miles de mujeres marcharon por una céntrica avenida, y en decenas de ciudades del resto de Turquía, aunque normalmente menores.

EXPRESAN LA OPRESIÓN CON VIÑETAS

"Pero cariño, no te estoy apuñalando ni te he matado, como hacen otros hombres... ¿Qué más quieres de nuestro matrimonio?", le espeta un hombre a su esposa mientras la abraza, en una caricatura publicada en la revista satírica turca Bayan Yani.

Si hablar de política y criticar al Gobierno islamista turco es ya de por sí complicado por la creciente represión de los medios, lanzarse a hablar del aborto, de los asesinatos machistas o del divorcio, requiere en Turquía de una dosis extra de coraje. Coraje, y buen humor.

"El objetivo de la revista es empoderar a las mujeres a través del humor. El humor libera a las personas", comenta a Efe Ezgi Aksoy, una de las autoras de Bayan Yani, una revista mensual que, sirviéndose de la larga tradición de sátira social y política turca, se rebela contra el machismo.

Bayan Yani, podría traducirse como "Al lado de una mujer", en irónica y crítica referencia a la aún existente discriminación por sexos en los autobuses de larga distancia, en los que hombres y mujeres no pueden sentarse juntos.

Justo este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, la revista cumple ocho años lanzando cada mes su mensaje de aire fresco y libertad, y su crítica contra los tabúes, el sexismo y el machismo.

"El primer paso para lidiar con los tabúes es dejar de tomarlos en serio. No veo un método mejor que el humor para combatirlos", añade Aksoy.

"El tema de la revista es la igualdad entre mujeres y hombres.

TOMAN LAS PLAZAS EN EUROPA

Miles de mujeres salieron a las calles y tomaron las principales plazas de las ciudades de Europa para conmemorar el Día Internacional de la Mujer y exigir al unísono una igualdad real de género, rechazar la discriminación de las mujeres en el mercado laboral, contra la disparidad salarial, la violencia y la discriminación sexista.

Una larga jornada se vivió con marchas, debates, eventos culturales y festivales musicales, donde predominó la vestimenta en color morado, que representa el estandarte feminista en la defensa de sus derechos.

Las consignas y las pancartas fueron las voces y lemas que se escucharon y se vieron en las caminatas. "Madrid será la tumba del machismo", "Somos imparables, ¡feministas siempre!", "Ni una menos", "Sola, borracha, quiero llegar a casa", fueron algunas de las expresiones que a todo pulmón y con orgullo por su género gritaron las mujeres.

En España las actividades que comenzaron en las primeras horas del viernes se extendieron a todo el país, pero Madrid fue el centro de la principal concentración, informó el diario La Vanguardia.

'Soporté aislamiento'

Implacable, demoledor, insensible… el presidio político también tiene rostro de mujer en Cuba, Venezuela y Nicaragua.

La cubana Berta Soler sufre por ser asidua prisionera política temporal en estaciones policiales de La Habana por protestar contra el gobierno comunista de Cuba.

La venezolana Lizbeth Añez jamás quiere volver a vivir el calvario de estar encarcelada en una prisión de Caracas por el único "delito" de ayudar a presos políticos y pensar distinto al régimen gobernante en Venezuela.

Las nicaragüenses Nelly Roque, Amaya Coppens, Karla Matus, Johana Delgado, María Peralta, Yaritzha Rostrán, Solanghe Centeno y Jamileth González fueron detenidas en la oleada gubernamental de represión política por la crisis que estalló en Nicaragua en 2018 y están en huelga de hambre en una cárcel al sureste de Managua, desde el 27 de febrero pasado, para exigir su liberación y niegan que sean terroristas o mafiosas. Los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua niegan que haya reos de conciencia. "Son mercenarios contrarrevolucionarios pagados por Estados Unidos", acusa La Habana. "Son políticos presos por asesinar al pueblo", aduce Caracas.

8

AÑOS tiene la revista de hacer protesta social en ese país a través de viñetas.

‘Soporté aislamiento’

Implacable, demoledor, insensible… el presidio político también tiene rostro de mujer en Cuba, Venezuela y Nicaragua.

La cubana Berta Soler sufre por ser asidua prisionera política temporal en estaciones policiales de La Habana por protestar contra el gobierno comunista de Cuba.

La venezolana Lizbeth Añez jamás quiere volver a vivir el calvario de estar encarcelada en una prisión de Caracas por el único “delito” de ayudar a presos políticos y pensar distinto al régimen gobernante en Venezuela.

Las nicaragüenses Nelly Roque, Amaya Coppens, Karla Matus, Johana Delgado, María Peralta, Yaritzha Rostrán, Solanghe Centeno y Jamileth González fueron detenidas en la oleada gubernamental de represión política por la crisis que estalló en Nicaragua en 2018 y están en huelga de hambre en una cárcel al sureste de Managua, desde el 27 de febrero pasado, para exigir su liberación y niegan que sean terroristas o mafiosas. Los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua niegan que haya reos de conciencia.

“Son mercenarios contrarrevolucionarios pagados por Estados Unidos”, acusa La Habana.

“Son políticos presos por asesinar al pueblo”, aduce Caracas.

Protestan en Nairobi

Más de cien mujeres se manifestaron en el centro de Nairobi con motivo del Día Internacional de la Mujer, bajo el lema “Humanizar los cuerpos de las mujeres negras” y con el exigencia de que el Gobierno de Kenia ataje la violencia machista.

“Salimos a la calle como feministas porque nos matan cada día pero no existe una conversación sobre ello en las instituciones.

Queremos inyectar el feminismo en la discusión pública porque, mientras sigan sentados, más mujeres seguirán muriendo”, declaró a Efe la abogada keniana y coorganizadora de la protesta, Vivian Ouya.

La marcha, convocada por el grupo Feminists in Kenya, discurrió por las calles del centro de la capital keniana con paradas en el Parlamento, el Tribunal Supremo y la Oficina del Presidente. La movilización, que repitió consignas como “Las mujeres unidas jamás serán vencidas” o “No más feminicidos”, contó con la presencia de la diputada del Parlamento keniano Esther Passaris, quien dirigió un mensaje al presidente del país africano, Uhuru Kenyatta.

“Las mujeres kenianas sufren tortura emocional y física y necesitan protección”, subrayó Passaris, quien reclamó un reunión con el Gobierno para abordar ese problema.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...