18 de abril de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Pida consejo

No hagas cosas buenas...

ENRIQUE IRAZOQUI
viernes 08 de marzo 2019, actualizada 10:45 am

Vaya jugada que hicieron esta semana los burócratas de la Comisión Federal de Electricidad al pueblo de Torreón con cortarle la luz al Simas.

Desde el año pasado, luego de pasadas las elecciones federales la CFE incrementó exponencialmente sus tarifas. De un mes a otro, algunos recibos aparecieron con incrementos en su monto pecuniario del 30 al 100%. La explicación fremal de ese atropello de la empresa monopólica del Estado mexicano es que el incremento en los precios internacionales de petróleo impactaban sensiblemente sus finanzas, ya que la mayoría de la energía eléctrica que se genera en el país proviene esencialmente de reactores movidos por combustibles fósiles y por lo tanto no había remedio que trasladar el costo a los consumidores. Simplona explicación.

Esas circunstancias inevitablemente tocaron a los organismos municipales de La Laguna, que además de sus nóminas, el fluido eléctrico es su segundo costo. Así las cosas, cuando CFE disparó el monto de los recibos de Simas de Torreón, Sideapa en Gómez Palacio y Sapal de Lerdo, simplemente éstos entraron en morosidad.

Ante esta circunstancia, la Comisión Federales de Electricidad reaccionó como si fuera una empresa común, que no lo es: al no recibir el pago correspondiente decidieron cortar el servicio.

El problema es que CFE por supuesto que no es una empresa normal, aunque los políticos en el pasado reciente le modificaron el nombre de un ente paraestatal a un pomposo "Empresa Productiva del Estado". La realidad es que la propia Comisión, como PEMEX por citar las empresas más grandes del Estado, son también unos organismos monopólicos que lejos están de ser productivos son herencias desgraciadas del pasado, más por su manejo de su concepción, que también podría ser discutible.

Con estas condiciones, Lerdo y su Sapal fueron los primeros ajusticiados. Al ser el municipio más pequeño en población y en presupuesto de las tres ciudades principales de la Comarca Lagunera, la alcaldesa María Luisa González Achem poco margen de maniobra tuvo. Al no tener para pagar, porque en esa ciudad el 80% no contribuye en nada por el agua y saneamiento que reciben la CFE en varias ocasiones les cortó la luz al sistema de pozos profundos denominado San Fernando, que surte del vital líquido a casi toda la Ciudad Jardín. Pero como Lerdo todo es discreto, el SAPAL se colgó y ha seguido teniendo agua, así que al final, los ciudadanos lerdenses siguen disfrutando del derecho humano del acceso al agua.

La cosa siguió en Gómez Palacio, y ahí todo cambió, con todos los asegunes que se puedan decir por el caso particular político que se vive en la autodenominada "La Capital Industrial de la Laguna" y ahí los desentendidos funcionarios se toparon con pared. Gómez Palacio lo preside una señora que determinación, tiene.

Señalado lo anterior, tocó el turno a Torreón, el municipio de mayor población y presupuesto. Una realidad es que la "Perla de la Laguna" su situación es de otro nivel respecto a las demás.

Pues con todo y su nivel, a diferencia de Gómez Palacio, los directivos de la región de la empresa de luz se jodieron a pozos de colonias populares, ahí no hubo "temor de Dios".

Jorge Zermeño, con razón dijo a la comunidad que los de CFE no tienen vergüenza, que no hay razón para fregar a los ciudadanos, pero lo hicieron.

La única recomendación que se le puede hacer al alcalde Zermeño es que cuando ande con Leticia Herrera, le puede pedir consejos como lidiar con los abusos de CFE, para que los torreonenses seamos defendidos como los gomezpalatinos.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...