19 de marzo de 2019 notifications search
menu
Nacional Archivo

1990: Da su último respiro Luis Ortiz Monasterio, relevante escultor y académico mexicano

UN DÍA COMO HOY...

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, sábado 16 de febrero 2019, actualizada 11:23 am


Considerado uno de los escultores contemporáneos más importantes del país, Luis Ortiz Monasterio, a quien se recuerda este sábado por su 29 aniversario luctuoso, plasmó en su obra el arte y las tradiciones prehispánicas.

Ortiz Monasterio nació el 23 de agosto de 1906 en la Ciudad de México. En 1920 cursó un año en la Escuela Normal para Maestros y estudió dibujo, grabado y escultura en la Academia de San Carlos.

Seis años más tarde, Alfredo Ramos Martínez, entonces director de la institución, le asignó una plaza como profesor, de acuerdo con información publicada en el portal electrónico biografiasyvidas.com.

Posteriormente, el joven artista impartió uno de los talleres de la Escuela de Escultura y Tallado, donde compartió sus conocimientos con decenas de estudiantes.

Sus obras empezaron a ofrecer un amplio abanico estilístico, así como una vasta interpretación de la antigüedad clásica, egipcia, india e indígena, con un marcado tono realista, refirió el perfil difundido en biografias.com.

En 1925 viajó a California, donde estudió y trabajó, y se acercó a las obras de artistas como Auguste Rodin (1840-1917), Constantin Brancusi (1876-1957) y Wilhelm Lehmbruck (1881-1919).

En 1927, regresó al país y obtuvo una plaza como profesor de dibujo en la Escuela de Maestros Constructores de la Secretaría de Educación Pública, e incluso fue en una de sus salas de arte donde realizó una de sus primeras exposiciones, con dibujos y tallados en madera.

Al año siguiente volvió a Los Ángeles, donde realizó su primera exposición individual en la Book Shop Gallery, y posteriormente, en la Gump´s Art Gallery, en San Francisco, de acuerdo con el sitio museoblaisten.com.

De 1932 a 1934, impartió clases en el país y esculpió obras monumentales por encargo, la primera de ellas El llamado de la revolución, tallada directamente en piedra, y El esclavo, que se extravió.

El escultor continuó con la antigua tradición de La piedra de Miguel Ángel, no obstante, sus obras continuaron reflejando su espíritu nacionalista apreciable en El soldado herido, y años después el Monumento a los defensores de la ciudad de Puebla (1946).

En 1935, realizó una de sus obras consideradas magistrales, La victoria donde presentó la gloria bajo un concepto moderno con raíces en el mundo clásico, elementos que mezcló y repitió en tres más de sus obras El nacimiento de Apolo (1936) y La Venus (1937).

En 1936 presentó montó una exposición en la Galería Nacional de México. Entre 1946 y 1948 ejecutó los altorrelieves de la fachada de la Escuela Normal de Maestros, donde en 14 paneles representó el desarrollo de la cultura universal desde las tradiciones judeocristiana y la clásica, hasta la evangelización de los frailes, así como el desarrollo de la cultura nacional, desde la Independencia hasta el Zapatismo.

Entre 1955 y 1956, Ortiz Monasterio creó uno de los proyectos escultóricos más significativos, la monumental Fuente de Nezahualcóyotl, ubicada en el Bosque de Chapultepec, y en la que logró integrar la escultura y la arquitectura, de acuerdo con el portal conaculta.gob.mx.

Fue el precursor de la plaza cívica de la unidad habitacional Independencia y en el Centro Médico Nacional esculpió la columna y el emblemático escudo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En 1948, fue invitado por el arquitecto Carlos Villagrán, a participar a su lado en el concurso de un periódico y el Departamento del Distrito Federal para la realización del Monumento a la madre, del que resultó ganador.

A mediados de la década de los sesenta, se dedicó más a la obra íntima de caballete. Después de haber desarrollado realismo en sus grandes monumentos, creó obras con tendencia al arte abstracto, cercanas a las esculturas de Henry Moore, pero empleó elementos del arte prehispánico.

En 1967, fue galardonado con el Premio Nacional de Bellas Artes, y un año después fue miembro fundador de la Academia de las Artes.

Luis Ortiz Monasterio fue además uno de los integrantes de la generación vanguardista de artistas inmersos en la encrucijada del arte emanado de la Revolución del país.

A lo largo de casi 70 años de producción integró los valores plásticos de las tradiciones escultóricas precolombinas, el legado artístico de Occidente y una constante búsqueda por el indiscutible valor universal. Murió el 16 de febrero de 1990 en su ciudad natal.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
*
Cargando tendencia...