16 de junio de 2019 notifications
menu
Torreón

Dulce se despidió de la familia

El 11 de febrero su pareja sentimental la mató a golpes en su casa

EDITH GONZÁLEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, viernes 15 de febrero 2019, actualizada 8:23 am

Enlace copiado

Como si presintiera su final, Dulce María se despidió de sus seres queridos sin que se dieran cuenta.

El lunes 11 de febrero su pareja sentimental la mató a golpes en el interior de su casa.

A Dulce le fallaron todos y todas; el Estado que no pudo prevenir su feminicidio, ni la supo atender cuando lo necesitó por problemas de adicciones; la sociedad que tampoco pudo ayudarla, al igual que su familia.

Su doloroso desenlace fue igual de difícil que su vida. La joven, hija de madre soltera, fue cuidada por diferentes familias con las que Angélica Marín Robles, su mamá, se veía en la necesidad de dejarla para salir a trabajar.

Apenas terminó la primaria. Fue madre adolescente. Tuvo problemas de adicciones y su matrimonio fue sumamente violento, a tal grado que terminó con su vida.

"Dice mi hermana que sí se anduvo despidiendo de ellos, como que presentía que se iba a morir o algo, les decía 'Tío, deme un abrazo, no, no mejor no porque ando mal', ¡Ay, mi hija tan bonita!", dice Angélica entre lágrimas y sollozos.

Su padre es originario de un ejido, Marín Robles dice que seguramente no sabe que su hija fue asesinada, pues no tuvieron una relación estrecha.

Sin embargo tanto ella como el papá biológico le daban opciones a Dulce para que se separara de Dante, su pareja y feminicida, y comenzara una nueva vida. No quiso.

"Mi hija nunca me decía que sufría. Trabajaba en un restaurante, pero el pelado la espiaba para quitarle el dinero. Mi'ja anduvo vendiendo mazapanes allá en el Centro de Torreón, le mandaba pedir, le quitaba el dinero. O sea que fue una vida muy perra el que me le dio ese méndigo, ¿por qué me la mató?".

Sin una estructura familiar sólida, con escasa instrucción escolar y sin una red de apoyo, la joven "abrazó" a las adicciones desde temprana edad, pues la droga fue la que siempre estuvo ahí.

Nunca las pudo superar, pero tampoco encontró un lugar con la atención adecuada para lograrlo. En Torreón sólo hay dos Centros de Rehabilitación que cumple con las Normas Oficiales Mexicanas en materia y tienen una lista de espera de cientos de personas.

El martes pasado un vecino fue a la casa de Angélica y le dijo "ya te mató este desgraciado a Dulce".

Sintió como si se le viniera el mundo encima.

"A mi me dijeron el martes a la 1 de la tarde. Sentí que me arrancaban un pedazo de carne. Me fui yo que porque supuestamente nos iban a entregar el cuerpo, pero desde ese momento nos dijeron que ya no se podía velar porque ya estaba en estado de descomposición en el Semefo".

La familia no tenía recursos para el sepelio y la sepultura. Con todo y la pena que sentían por la pérdida, salieron a pedir dinero para comprar el ataúd. No recaudaron nada. Fue al DIF Torreón, quien después de hacerle un estudio socioeconómico les otorgó el ataúd. El miércoles a las 2 de la tarde llevaron la caja al Semefo y de ahí la trasladaron al panteón. No hubo funeral, cánticos, ni rezos. El cuerpo de Dulce se despidió de este mundo sólo con una oración y el llanto de su familia que todavía está presente en los ojos de su madre.

PROCESO

Hasta ayer por la mañana, Angélica había recibido la noticia de que el feminicida de su hija Dante de La Cruz Regalado fue sentenciado a 20 años de prisión por el delito de feminicidio. Ella no estuvo presente en la audiencia, sólo le avisaron por teléfono. En la llamada recibida le dijeron que posiblemente le darían 5 mil pesos para gastos funerarios.

No obstante, en la información dada a conocer por las autoridades de la Fiscalía indicaba que la sentencia contenía el pago de una multa y la reparación del daño, pero de eso tampoco sabe nada Angélica.

La joven era madre de tres hijos, dos de ellos están con sus respectivos padres y el más pequeño que tiene un año de edad se encuentra con la familia del feminicida de su madre.

En el proceso de Alerta de Violencia de Género, la Red de Mujeres de La Laguna solicitó que el Estado y el Municipio apoyaran a las familias de las mujeres víctimas de feminicidio con los gastos funerarios, debido a que generalmente son de muy escasos recursos.

Ariadne Lamont lamentó que Angélica Robles haya tenido que pedir dinero para el funeral de Dulce María, lo que dijo deja en evidencia la falta de sensibilidad de las autoridades. Es por eso que la organización feminista buscará nuevamente que los gobiernos asuman su responsabilidad en los feminicidios y seguirán luchando porque no se registre ni uno más.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...