20 de marzo de 2019 notifications search
menu
Deportes

Jugadores demandan a equipos de Francia

Acusan a los clubes de hostigamiento laboral

AP / PARÍS, FRANCIA.-
PARÍS, FRANCIA, jueves 14 de febrero 2019, actualizada 9:46 am

Como ocurre tan a menudo en la vida de un futbolista, llegó el día en que su club le dijo a Anatole Ngamukol que iba a prescindir de sus servicios.

El Reims decidió que no tenía cabida para un delantero que había ayudado a que ascendiese a la primera división francesa. Acababa de cumplir 30 años y no estaba anotando demasiados goles.

El club propuso rescindir el contrato.

Pero Ngamukol tenía otras ideas. No le habían llegado ofertas y tenía una familia que alimentar y otro hijo en camino. Por ello, este jugador que militó en clubes de España y Suiza decidió que prefería seguir en el club, con el que tenía contrato por otro año.

Fue entonces que las cosas se pusieron feas, según el jugador.

En lugar de darle la oportunidad de volver a ganarse un lugar en el plantel, Ngamukol dice que el Reims lo condenó al purgatorio. Lo hizo entrenar con el equipo de reserva, con el que no jugó partido alguno, y a veces se tuvo que entrenar a solas, corriendo alrededor del terreno mientras sus compañeros preparaban el próximo partido.

Ngamukol sospecha que el club trataba de presionarlo para que se fuese solo, sin tener que pagarle el sueldo que disponía el contrato.

Es una táctica bastante difundida en el mundo del futbol, que los franceses describen con una palabra en inglés, "le loft", dando a entender que a uno lo encierran en una buhardilla si deciden que el jugador ya no les es útil.

Excluidos del equipo, distanciados de sus compañeros, los jugadores sometidos al hostigamiento más severo dicen que se sienten marginados, sometidos a humillaciones como el que se les niegue el acceso a los vestuarios, al estacionamiento, a las duchas y a otras instalaciones.

Ngamukol declaró que dirigentes del club le dijeron: "No vas a jugar un solo minuto, nada, ni serás parte del equipo".

El delantero había participado en 29 partidos de la campaña de ascenso.

"Es algo duro, especialmente sabiendo que no hice nada malo como para que me manden al equipo B", expresó el jugador. "Es un castigo".

A menudo los jugadores no protestan y aceptan irse a cambio de una compensación, según el sindicato de jugadores de Francia, porque temen quedar marcados si se quejan y que nadie los vuelva a contratar.

"Temen quedar en una lista negra", expresó el vicepresidente del sindicato de futbolistas David Terrier.

Ese no fue el caso de Ngamukol.

OTRO CASO

Él y otro marginado por su club, Hatem Ben Arfa, acudieron a los tribunales. Sus abogados aducen que al excluirlos de los planteles de Reims y de París Saint Germain respectivamente, los clubes incurrieron en actos de hostigamiento laboral.

Ben Arfa, considerado una de las grandes promesas del futbol francés, radicó su demanda el 1ro de febrero.

Se unió al PSG en el 2016. Anotó dos goles en los cuartos de final de la Copa de Francia en abril del 2017, pero no volvió a jugar hasta que terminó su contrato, en junio del 2018. Fue un exilio que abarcó 70 partidos.

¿Las razones? Aparentemente ofendió al presidente del PSG al criticarlo frente al propietario del club, según el abogado de Ben Arfa, Jean-Jacques Bertrand.

"Fue algo inocuo, sobre todo porque lo dijo sin maldad", expresó Bertrand. "Pero da la impresión de que al presidente no le cayó nada bien".

"El objetivo es quebrarlo a uno", dijo el abogado. "El club hizo todo lo que pudo para que él se fuese".

Ben Arfa no se fue y ahora pide entre 7 y 8 millones de euros al PSG en compensación por sueldos perdidos y un pago simbólico de un euro por daños.

PSG dice que no cometió irregularidad alguna y que "lamenta" la "terquedad" de Ben Arfa y su abogado.

Ngamukol presentó su demanda, con el apoyo del sindicato, el martes. Dice que al hacerlo entrenar con los reservas, el club trató de aplicarle una "presión sicológica" para que rescindiese el contrato. Acusa al técnico y al director de futbol de hostigarlo en el sitio de trabajo, un delito que conlleva hasta dos años de prisión en Francia.

El club desistió de hacer comentarios al ser consultado. El diario de Reims L'Union atribuyó al presidente del club, Jean-Pierre Caillot, que querían "liberarlo de su contrato para que pudiese buscar otro club. No lo entendió. Nosotros no hostigamos ni discriminamos a nadie".

El club despidió a Ngamukol en octubre del 2018 y tres meses después el delantero firmó con el Fortuna de Colonia, de la tercera división alemana, por el resto de la temporada.

Los clubes pueden separar del equipo a un jugador temporalmente si no lo necesitan para algún partido o viene de una lesión. Y los técnicos, desde ya, pueden alinear a quién mejor les parezca.

Pero el sindicato afirma que los clubes están abusando del sistema y que cada vez hay más jugadores en la buhardilla. Dice que hay 145 jugadores de la primera y segunda división que han sido marginados de sus equipos esta temporada.

Admite que algunos jugadores no están rindiendo, pero acota que hay otros que son castigados por disputas contractuales o de otros tipos.

El jugador de más renombre que ha sido marginado esta temporada es Adrien Rabiot, del PSG, supuestamente porque se negó a firmar un nuevo contrato. No juega desde diciembre.

"Es un asunto colectivo", manifestó Ngamukol. "Hay muchos otros jugadores que están pasando por esto. Tenemos que decir ¡basta!".

"No es fácil", acotó. "Pero quiero que mis hijos se sientan orgullosos de mí. Tienes que conservar tu dignidad. Cuando te pisotean todos los días, te afecta psicológicamente".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
*
Cargando tendencia...