19 de abril de 2019 notifications
menu
Torreón

La mitad de las colonias no ha sido entregada al Municipio

Hay algunas que tienen 30, 40 o hasta 50 años sin ser entregadas a la autoridad, pero que reciben los servicios

FABIOLA P. CANEDO / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, miércoles 13 de febrero 2019, actualizada 8:45 am

Torreón es una ciudad que se ha desarrollado debido a la inversión de los particulares y esto ha generado crecimiento económico, pero también, en algunos temas, desorden, como en la vivienda. Hoy se cuenta con fraccionamientos con más de 50 años que nunca fueron entregados al Municipio y más de 100 zonas pendientes de 10 años a la fecha.

Aldo Villarreal Murra, director de Urbanismo y Ordenamiento Territorial, explicó que los fraccionamientos anteriormente eran autorizados por el gobierno del estado y a partir del 2006 fueron autorizados por el Ayuntamiento, lo que ha ocasionado que haya algunos que tienen 30, 40 ó hasta 50 años sin ser entregados a la autoridad, pero que reciben los servicios públicos y operan con normalidad, como son Los Ángeles, Torreón Jardín o el Campestre La Rosita.

Del 2006 a la fecha, el Municipio tiene un listado de 115 fraccionamientos autorizados, de los cuales, solamente 23 han sido entregados, 1 parcialmente y 2 están en proceso, pero 89 siguen pendientes de cerrar sus procesos legalmente con la autoridad. Cabe señalar que el listado del Ayuntamiento no equivale a 115 fraccionamientos como tales, pues algunos han sido entregados por etapas, por ejemplo, Las Villas tiene 23 etapas y algunas no han sido entregadas.

"Estamos hablando con los desarrolladores para ver cuál ha sido el impedimento por el cuál no han podido entregar estos desarrollos y nos encontramos en diversas ocasiones que son temas de deudas de Predial o porque algunas dependencias como alumbrado o el Sistema Integral de Mantenimiento Vial no han recibido al 100 por ciento las obras de electrificación o los pavimentos, porque luego no coincide con la normativa", comentó Villarreal Murra.

Señaló que se realiza un trabajo en conjunto con las áreas que tienen relación con los servicios públicos para poder avanzar en la recepción de fraccionamientos y concretar las entregas, pues en algunos casos hay pagos pendientes de impuestos que han atorado la situación durante años.

La Dirección de Urbanismo mantiene comunicación con la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) para dar salida a los desarrollos. Villarreal Murra dijo que la mitad de los fraccionamientos pendientes son miembros de este organismo empresarial, por lo que se busca facilitar la entrega, pero que sea con la calidad y especificaciones que marca la Ley.

Sin embargo, hay casos donde la constructora ya ni siquiera existe.

50

AÑOS

tienen algunas colonias que nunca fueron entregadas.

115

ÁREAS

pendientes de entrega en los fraccionamientos de Torreón.

400

COLONIAS

hay en total en el municipio de Torreón

CERTEZA

El funcionario explicó que un fraccionamiento entregado significa certeza jurídica para el ciudadano, pues esto implica que cumpla con toda la normativa en términos de infraestructura, mientras que en términos de Tenencia de la Tierra, da certidumbre que sea recibido por el Municipio porque así tiene todos los avales y fianzas que amparan algún desperfecto.

"Un fraccionamiento entregado es parte de la ciudad, pueden acceder a todos los servicios públicos, mantenimiento, limpieza, mientras no se de esto, hay incertidumbre de que realmente los trabajos sean acordes", comentó, "hay muchos fraccionamientos que pueden entrar en controversia legal o situaciones, por ejemplo, plazas o espacios públicos que no se han escriturado al Municipio, corren el riesgo de que sean posesionados o embargados a la misma empresa, existen esos riesgos".

Villarreal Murra explicó que en el nuevo Reglamento Desarrollo Urbano, Zonificación, Uso de Suelo y Construcción del Municipio de Torreón contempla una serie de penalizaciones para poder acotar a los desarrolladores a que los tiempos no se disparen, pues hay algunos desarrollos, como Real de Nogalar, que fue entregado después de 10 años.

"Son zonas prácticamente nuevas de la ciudad, entonces lo que buscamos es que los desarrollos que vengan hagan las cosas en tiempo y forma", comentó.

SIN ENTREGA

En números simples, existen aproximadamente 400 colonias en Torreón, donde entran 200 colonias populares, que no tienen permiso de urbanización, por lo que se descartan. Entonces, de los 200 fraccionamientos y colonias restantes, se estima que la mitad fueron entregados adecuadamente y el resto sigue pendiente, sin embargo, debido a la antigüedad y a que el trámite lo llevaba el Estado, el Municipio se concentra en los que fueron autorizados en los últimos 12 años.

El Centro de Torreón, por ejemplo, según los archivos en Urbanismo, comenzó como un fraccionamiento, pero no existía la normativa de autorizar y entregar en aquellos años. Las colonias que surgieron posteriormente fueron autorizadas por el gobierno estatal, algunas como Torreón Jardín y el Campestre, que se desarrollaron en los años 70 y 80, pero la autoridad en turno no les recibió, pues no hubo un seguimiento al respecto.

A partir de 2006, el Gobierno municipal se encarga de la autorización y entrega de fraccionamientos. El alcalde era José Ángel Pérez Hernández y, según consta en la hemeroteca de El Siglo de Torreón, la autoridad informó que había 40 fraccionamientos pendientes de entregar, 14 de ellos en rezago total debido a que las empresas constructoras ya habían desaparecido y nadie les dio seguimiento en su tiempo, además de 50 en proceso de construcción, con fianzas y licencias vigentes.

En 2007, ya eran 70 los fraccionamientos que no habían sido entregados al Ayuntamiento, entre éstos, 15 con un rezago superior a 20 años. Los fraccionamientos La Cortina, Cerrada Las Flores y el Latinoamericano eran de los desarrollos más antiguos que no fueron entregados. La Ley exigía a los desarrolladores que durante 10 años aporten ciertas cuotas para el mantenimiento y la conservación de los fraccionamientos, sin embargo, una vez que concluía el plazo, los titulares se desentendían del asunto y comenzaban nuevos desarrollos en otros sectores de la ciudad.

En los fraccionamientos de baja densidad, de clase media alta y alta, el Municipio acordó con los vecinos la reparación de la localidad en términos de plazas y servicios como alumbrado y pavimento, para que a partir de ese año se entregara el fraccionamiento y las autoridades pudieran hacerse cargo, sin embargo, en los desarrollos de alta densidad no se tenía contemplada una solución, pues son colonos de escasos recursos.

En San Luciano, por ejemplo, se colocó adoquín en vez de pavimento. Como no hubo interés del concesionario por entregarlo, pasó el tiempo y luego hubo deficiencias físicas que, sin embargo, los vecinos convinieron en resolver. Pero otros no lograron estos acuerdos.

En 2010 el alcalde era Eduardo Olmos Castro y Urbanismo informó que eran 425 los fraccionamientos sin entregar al Municipio. En 2011, se modificó la cifra a un total de 111 fraccionamientos pendientes, pero se estimaba que más de 50 estaban en regla y seguían su proceso de construcción y urbanización, mientras que 9 estaban en un grave problema porque no tenían las cesiones municipales escrituradas a la presidencia, no había fianzas, licencia vigente, e incluso algunas empresas ya habían desaparecido.

Se hizo un listado de 130 plazas, principalmente al oriente de Torreón, que no estaban equipadas como áreas verdes, sino que los fraccionadores únicamente las dejaron como lotes baldíos, por lo que colonias como Ciudad Nazas se quedaron sin espacios recreativos diseñados especialmente para que las familias puedan caminar o los niños divertirse. Esta situación se agudizó en el sector oriente y suroriente, donde las constructoras desarrollaban fraccionamientos, pero no los completaban.

En el 2014, con Miguel Ángel Riquelme Solís como alcalde, la Canadevi indicó que había un rezago de más de 100 fraccionamientos que no habían sido entregados debido a la normativa de Desarrollo Urbano, que pide que el 80 por ciento del desarrollo esté ocupado, lo que resulta complicado para las empresas.

El año pasado, habitantes de colonias del oriente de la ciudad, afectados por la falta de servicios públicos debido a que sus fraccionamientos nunca fueron entregados al Municipio por parte de las constructoras, se reunieron con el alcalde, Jorge Zermeño Infante. Colonos de Castaños, Las Puertas, San Ángel, Villas Diamante, Loma Real, Villas Universidad y Joyas del Oriente, manifestaron que han padecido fallas en los servicios como el drenaje sanitario, suministro de agua potable, falta de electrificación por parte de Comisión Federal de Electricidad (CFE) en los domicilios, carencia del servicio de telefonía y cable, necesidad de una conexión de agua para regar las áreas verdes, además de la construcción de banquetas y carpeta asfáltica que conduzca a otras vialidades.

En este sentido, en la reciente inauguración de las oficinas de la Canadevi, Zermeño pidió a los desarrolladores de vivienda que entreguen en tiempo sus fraccionamientos y se hagan responsables de las condiciones en que entregan los servicios básicos como agua potable, drenaje, alumbrado y pavimento.

REQUERIMIENTOS

Los fraccionamientos deben cumplir con una serie de requisitos para la autorización y luego para la entrega a la presidencia municipal. El primero es contar con un proyecto de lotificación, en el que se define la morfología y estructura vial del fraccionamiento. A partir de que el proyecto cumpla con la normativa, corren una serie de "vistos buenos" en diferentes dependencias y sus factibilidades.

Hay ocho requisitos: debe contar con una licencia; la recepción de todas las dependencias involucradas, como el Simas en cuanto a drenaje y red de agua potable, CFE sobre electrificación, alumbrado público, el pavimento por parte del Sistema Integral de Mantenimiento Vial (SIMV); la fianza que garantiza la ejecución de las obras y en contra de los vicios ocultos; la recepción de Ingeniería de Tránsito en cuanto a cordón, cuneta y nomenclatura; y que las áreas de cesión estén escrituradas a favor del Municipio.

"Lo que buscamos es que el desarrollo sea sustentable en términos amplios: de movilidad, de espacio público, que realmente sea un proyecto bueno, que beneficie la estructura urbana, y eso pues lo hacemos de la mano con los desarrolladores, ahí la labor que se tiene de consensuar, así como verificar la calidad del cumplimiento, que las construcciones, el asfalto, las luminarias, cumplan con la normativa y calidad, para tener esa durabilidad en términos de la edificación del mismo", comentó Aldo Villarreal.

Señaló que el tema pluvial ha cobrado relevancia y es necesario que los desarrollos resuelvan este tema en cuanto a la carga tributaria de lluvia que le cae dentro al fraccionamiento, pero también tomando en cuenta la geología del contexto de los alrededores.

CONVENIO

El Municipio busca un convenio con la Canadevi para la entrega más pronta de los fraccionamientos y aún no se definen los términos o estrategias para lograr este fin. Sin embargo, una propuesta es que no se autoricen más licencias para la construcción de nuevos desarrollos a las empresas que aún no cumplan con la entrega de viviendas anteriores.

"Estamos en pláticas para que la Canadevi, por medio de sus agremiados, nos ayude en la entrega de estos desarrollos", dijo.

Rogelio Barrios Cázares, presidente de la Canadevi, dijo que se revisan los números e indicó que la mitad no corresponden a socios de esta cámara. Señaló que hay muchos factores que influyen para que un desarrollo no se entregue, por lo que analizarán lo que falta a cada uno y se promoverá que se entreguen debidamente.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...