23 de marzo de 2019 notifications search
menu
Columnas Deportes

Pase Interceptado

Fernando Benito
domingo 03 de febrero 2019, actualizada 10:20 am


A unas cuantas horas de que se realice la edición LIII del Super Bowl, continúan los debates en torno a qué equipo tiene las mayores posibilidades de salir con el triunfo, si los multicampeones Patriotas o los irreverentes Carneros.

Ambas escuadras tienen talento de sobra para hacer lo necesario y pelear por el triunfo, sin embargo la clave para ganar radica obviamente en que todos estos argumentos con los que cuentan, puedan ser implementados con disciplina e inteligencia en sus respectivos planes de juego.

De inicio, cara a cara se encuentran dos entrenadores en jefe con un perfil completamente distinto, pues mientras Bill Belichick representa al meticuloso y estudioso head coach, Sean McVay es el atrevido y audaz timonel que no tiene empacho en intentar cosas diferentes sobre la marcha.

De ellos dependerá totalmente que sus escuadras salgan bien preparadas para encarar este trascendental partido y además junto con su cuerpo de asistentes, tendrán la responsabilidad de elegir correctamente las jugadas que marcarán la pauta en el compromiso, tratando ambos de evitar convertirse en los futuros Pete Carroll, Dan Quinn o Kyle Shanahan.

En cuanto a las ofensivas, los Patriotas han lucido como una auténtica aplanadora en lo que va de la postemporada, luego de que en la campaña regular fueran el quinto mejor ataque. En los playoffs, Nueva Inglaterra promedia 511 yardas por encuentro, destacando lo que ha hecho por tierra Sony Mitchel, quien acumula 242 yardas y 5 anotaciones.

El quarterback Tom Brady se ha visto en estas instancias como siempre: ingenioso, ecuánime y capaz para dirigir cada una de las series, las cuales maneja magistralmente con ese sistema basado en la insistencia de los pases cortos. Con esta propuesta, los Pats volvieron locos a los Chargers en el duelo divisional y a los Chiefs en la Final de Conferencia.

La defensa de Los Ángeles debe enfocarse; hombres como los linebackers, Dante Fowler y Mark Barron, además de los tackles Ndamukong Suh y Aaron Donald, tienen por obligación que ejercer presión sobre Brady, pero lo deben de hacer siendo inteligentes. Disfrazar las cargas es la mejor manera de confundir a Brady, así es que el coordinador Wade Phillips, tendrá la complicada tarea de armar la estrategia para que su unidad de contención haga su aporte y así los Rams tengan posibilidad de llevarse el triunfo.

Lógicamente mucho de la historia del Super Tazón se escribirá en la "trinchera", pero también los Carneros deberán ser efectivos para cubrir los recurrentes envíos a la Zona del Flat. Esquineros como Aqib Talib y Marcus Peters, tendrán la encomienda de cuidar a los receptores Julian Edelman y Chris Hogan en sus rutas cortas y largas, mientras que los apoyadores y profundos como John Johnson, se encargarán de neutralizar el daño en los pases de escape a los corredores y al ala cerrada Rob Gronkowski.

Enfocándonos ahora al otro lado, es muy claro que los Rams también presumen de muchas armas. El QB Jared Goff, los corredores Todd Gurley y C.J. Anderson, además de los recibidores Robert Woods y Brandin Cooks, son muy efectivos para lograr puntos.

Luego de ser el segundo mejor ataque en la campaña, la ofensiva de Los Ángeles ha sido algo discreta en los playoffs, pero en los momentos importantes ha aparecido, específicamente en esas victorias sobre Dallas y Nueva Orleans.

Goff debe no sólo llevar a su equipo a concretar anotaciones, sino a alargar las series a la hora de que el balón les pertenezca, pues eso le dará descanso a su defensa y a la vez podría sacar de ritmo a Tom Brady.

Para impedir lo que pretendan realizar en este sentido los Carneros, aparecen en la defensiva de Nueva Inglaterra, las alas Trey Flowers y Adrian Clayborn, los linebackers Kyle Van Noy y Dont'a Hightower, además de los profundos Devin McCourty, Patrick Chung y J.C. Jackson. Todos ellos han jugado de forma excepcional en la postemporada, sobre todo en las primeras mitades de los duelos ante Cargadores y Jefes, aunque después vinieron a menos en los minutos finales.

Esta unidad de los Pats, ha surgido como una potencia para frenar el ataque terrestre (30 yardas promedio en 2 juegos) y se ha combinado para conseguir 6 sacks, una intercepción y un fumble, así es que es seguro que tendrá un papel fundamental en el desarrollo de la confrontación.

En cuanto a los equipos especiales, la ventaja de manera notoria parece cargarse del lado de Los Ángeles, con la potente pierna del pateador Greg Zuerlein en comparación a la de Stephen Gostkowski, aunque ambos cuentan con el oficio para convertir los goles de campo en situaciones de apremio.

En los despejes, también los californianos se ven más sólidos con Jhonny Hekker en relación a Ryan Allen, mientras que en los regresadores de patadas están parejos con JoJo Natson y Cordarrelle Patterson.

Poniendo todo lo anterior sobre la mesa, ¿estarán entonces los Rams listos para dar otro "arañazo" a la vanagloriada dinastía de los Patriots?

[email protected]

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
*
Cargando tendencia...