18 de junio de 2019 notifications
menu
Columnas Deportes

La Columna de Rosell

Rafael Rosell
domingo 03 de febrero 2019, actualizada 10:15 am


Enlace copiado

Domingo de Súper Tazón y además con puente incluido, la fiesta es irremediable. El Super Bowl ya pasó desde hace tiempo de ser un juego de futbol americano donde dos equipos disputan el campeonato, no, ahora es ya motivo de reunión te guste o no la NFL. Los bares trabajan a su máxima capacidad, los fifís que poseen quintas o jardines amplios organizan con los amigos tremendos fiestones, donde todos están invitados.

Por cierto, la última encuesta arrojó que las mujeres ataviadas con prendas de los Steelers son por mucho las más sexys, y no es cuestión de apreciación yo tengo mis números.

Una vez más los insoportables Patriotas están en el súper domingo, por tercera vez consecutiva y decima primera de su historia, han ganado cinco y perdido cinco, si Tom Brady pierde hoy habrá igualado a Jim Kelly de los Bills como los mariscales de campo en haber perdido más Super Bowls con cuatro. En su primera aparición en la edición veinte perdieron su primer SB, el Mariscal de Campo de Nueva Inglaterra era Steve Grogan y cayeron ante los Osos 46-10.

Los Patriotas últimamente se han convertido en "Los Milagrosos", es increíble la manera en la que han llegado o ganado la gran cita, para no irnos muy atrás en el tiempo, Súper Tazón 49 contra los Halcones Marinos de Seattle, 28-24 ganando Pats, un minuto y seis segundos para terminar el partido, primera y gol para Seahawks en la cinco de Nueva Inglaterra, Marshall Lynch acarrea el balón un poco más de cuatro yardas para dejarla a treinta centímetros de la anotación, viene segunda y gol, Lynch estaba en pleno modo bestia, imparable, dásela otra vez y a celebrar, no, un coach de la experiencia de Pete Carrol enloquece y manda jugada de pase que es…interceptado, de milagro ganan los Patriotas.

Super Bowl 51, al terminar el tercer cuarto Atlanta le ganaba 28-9 a los Patriotas, Nueva Inglaterra de manera milagrosa remonta y termina ganando en tiempo extra 34-28, solo un milagro explica semejante reacción.

Final de Conferencia contra los Chiefs, Tom Brady es interceptado con el marcador 24-28 en favor de Kansas City y solo un minuto en el reloj, game over y los Jefes al Súper Tazón, no, el linebacker de los Chiefs, Dee Ford tiene su mano derecha cruzando la línea de scrimmage a la hora en que Brady saca la jugada, los árbitros marcan offside y anulan la jugada, ¡la mano¡ solo la mano, los centímetros que mide la mano de Ford fue lo que evitó que Kansas fuera al Super Bowl.

Echemos un vistazo a los últimos triunfos de los Pats en el Super Bowl: en la edición 36 contra precisamente los Rams ganaron 20-17, en el 38 a las Panteras 32-29, en el 39, 24-21 a las Águilas, en el 49, 28-24 a los Halcones Marinos y en el 51, 34-28 a los Falcons, con excepción del partido contra Atlanta en todos los demás la diferencia no ha sido mayor a 4 puntos. Al final de cuentas lo que importa es quien gana el partido y no importa el marcador, de acuerdo, pero la cantidad de milagros que los dioses del emparrillado han regalado a los Patriotas es muy probable que se hayan agotado.

Tengo excelentes amigos que son Pats, incluso un compadre al cual acompañe viendo por la tele la humillante paliza ante los Osos en 1985. Lo consolé y le dije no importa compadrito ya volverán a un Súper Tazón, mientras me reía por dentro y pensaba, ¿Cuando los Patriotas de Nueva Inglaterra van a volver a llegar a un Super Bowl ? Pues estos méndigos regresaron diez veces más. No quiero que los Pats ganen porque igualarían a mis Steelers con seis trofeos Lombardi, pero si Brady y Belichick vuelven a encontrar la manera de sobrevivir y terminar ganando como John McClane en Die Hard, me alegrare muy discretamente por ellos.

[email protected]

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...