24 de abril de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Midorexia

Diálogo

YAMIL DARWICH
jueves 24 de enero 2019, actualizada 7:41 am


Shane Watson, una periodista inglesa inventó una nueva palabra, neologismo en el idioma inglés, llevado al castellano: Midorexia, para la que utilizó la contracción ´middle´ que se aplica a aquellas personas que están viviendo sus 40 a 50 años de vida y el sufijo 'rexia', que indica una obsesión.

Este nuevo término se utiliza para referirse a la crisis de la mediana edad en algunas mujeres de la vida posmoderna, a quienes les motiva recurrir a modas, lenguaje y tendencias de comportamiento de muchachas menores, buscando sentirse más jóvenes y atractivas.

Se presenta entre aquellas personas que muestran razgos de inmadures psicoafectiva o quienes sufren la desatención de pareja y familia, a la vez que empiezan a encontrar en su persona huellas en cara y cuerpo, dejadas por la edad y el sedentarismo que cobran los años; algunas, resistiéndose a envejecer y por desarrollar fobia a la vejez desarrollan sentimientos de temor, llegando al extremo de cirugías radicales, plásticas y reconstructivas, muchas altamente invasivas. Afortunadamete aún son pocas en La Laguna.

De ellas tenemos ejemplos en artistas famosas y servidoras públicas, quienes por cierto son lo más inadecuado en comporamiento; otras, más equilibradas emocionalmente y ecuánimes, dicen: "de la moda lo que te acomoda", sin dejar de admirar las novedades que les ofrecen los medios en temas de vestuario y maquillajes, pero asimilando su realidad, conforme a edad y condición social. Curiosamente refieren mayor felicidad tanto en su vida personal, familiar y social.

Debo escribir que si las damas, por particularidades propias de su sexo, son las primeras afectadas por la midorexia, algunos adultos varones no quedamos fuera y los podemos observar utlizando coches llamativos, de alta contaminación y consumo de combustible, con vestuario que no corresponde a su edad cronológica, - delatándoles su albdomén - utilizando lenguaje juvenil y visitando antros creados para el mercado de menores. El rídiculo no los detiene.

De nuevo aparece el consumismo, que así como hace presa a jóvenes con la electrónica y computación, también somete a sus caprichos a mayores, utilizando a los medios de comunicación que hoy en día han llegado a la sofisticación de presentar productos e ideas instantáneamente.

Dicen los expertos en comunicación que con los sistemas computacionales y los medios de multimedia de hoy día, una información cualquiera puede dar la vuelta al mundo en menos de una semana; así que ser influenciados - consciente o inconscientemente - con "lo nuevo" en modas, usos, costumbres, hasta consumo de drogas, es cosa de poco tiempo. Sume que nos están condicionando permanentemente a no pensar.

Hoy día, el éxito se mide en banalidades; dejó de ser importante "el ser" y es llevado a términos de urgencia "el parecer", para el caso: verse más joven de la edad cronológica.

La superficialidad en el pensar ha sobrepasado a la reflexión inteligente y así vemos a mayores - ambos sexos - pretendiendo dar impresiones de edades diferentes a las poseídas; el temor a la muerte ha sido desplazado por el de la ancianidad, considerándola mala vida, por la confusión que genera la publicidad engañosa que busca arrancar la mayor cantidad de dinero a los clientes potenciales.

Una psicóloga chilena, Daniela Carrasco, directora del diplomado en Psicosomática y Psicoanálisis de la U. Diego Portales, ha afirmado que "es una libertad que ayuda a las mujeres a sentirse más satisfechas consigo mismas y menos atadas a convenciones sociales". Triste declaración, al considerarla proveniente de alguien "que sabe" y quien niega de entrada a los mayores la oportunidad de vivir su edad con dignidad y felicidad, generando confusión entre lo que es bueno, aceptable y posible, de lo que no lo es, a menos que conozca la fuente de la juventud perseguida por alquimistas y algunos cosmetólogos y nutriólogos modernos.

En contraparte, Shane Watson en ´The Times', escribe: "es la nueva crisis de la mediana edad", de ahí el nombre, que alude a la middle age, la mitad de la vida. Y en un artículo de 'The Telegraph', describe: "Una midoréxica, al cumplir 50, correrá a comprarse su primer par de pantalones de cuero, sin siquiera preguntarse por qué no había usado ese tipo de pantalones antes".

Para nuestro medio sociocultural tal vez sea una exageración, pero de que describe el fenómeno no hay duda. ¿Usted conoce algunas de ellas?

Una buena y otra mala: nuestras mujeres aún viven con el criterio del conservadurismo lagunero; la mala: seguramente sufrirán el embate publicitario y en poco tiempo, algunas, caerán en la tentación de tratar de "maquillar" su edad vivida.

Espero que todas las lectoras sensatas e inteligentes no se vean aludidas, menos aún agredidas; el propósito del diálogo es advertir sobre las tentaciones de la nueva era, dominada por los medios para hacernos consumir a hombres y mujeres. ¿Usted qué piensa?

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...