21 de febrero de 2019 notifications search
menu
Columnas la Laguna

'BIEN CHIVA'

MVZ FERNANDO CRUZ CASTILLO
domingo 20 de enero 2019, actualizada 8:23 am


Para la actividad industrial es difícil trabajar con una materia prima que escasea durante más de cinco meses del año y que se concentra en tan sólo tres o cuatro meses.

La mayor disponibilidad de la leche de cabra se ubica en los meses de julio, agosto y septiembre y decrece a partir de octubre en adelante. Esta estacionalidad tan marcada se explica por la predominancia que tienen los sistemas extensivos de producción en nuestro Región Lagunera, sistemas con bajo nivel tecnológico. En este tipo de explotaciones, tanto los partos como la producción se concentran entre los meses de diciembre y marzo, la mayor parte de las crías se mantienen con sus madres por la casi total inexistencia de sistemas de crianza tecnificados, de manera que la leche empieza a aparecer para el comercio a partir de mayo o junio, coincidiendo en ese momento con la llegada de las lluvias y la abundancia de forraje.

Este nivel de ganadería en la producción primaria se conoce como la fase más baja de la tecnificación y representa un gran problema para el desarrollo exitoso de la industria.

Hasta el momento, la industria dulcera tiene que almacenar grandes cantidades de leche de cabra en forma de "pasta", con la finalidad de contar con esta materia prima durante los meses en que la producción de leche disminuye. Lo anterior aumenta significativamente las necesidades de capital de trabajo y de infraestructura especializada para mantener sus inventarios y poder así cubrir sus programas de ventas durante los meses de invierno.

Los mayores volúmenes, se presentan de mayo a septiembre (5 meses de abundancia) que son los meses considerados como la época de lactancia. Después se presentan 7 meses de escasa producción, período en que la industria presenta dificultades para contar con un abastecimiento regular. La relación máxima presentada es de 3.25:1, es decir que la producción del mes de alta producción (julio) es igual a 3.25 veces la producción del mes más bajo (diciembre). Existen soluciones técnicas para distribuir mejor la producción a través del año. Se puede separar a los cabritos de sus madres y alimentarlos con leche de vaca o sustitutos, o bien ampliar la época reproductiva. Por ejemplo, se pueden lograr relaciones de 2:1 en granjas con un buen manejo técnico, comparadas con unidades en sistemas extensivos con relaciones hasta de 7:1.

Todas las acciones anteriores podrán ser bien adoptadas en la medida que la industria incentive dichos cambios tecnológicos en sus proveedores, mediante el ofrecimiento de precios diferenciados de acuerdo a la calidad, higiene y entrega de la leche, o sea, mejor distribuida durante el año.

Por lo cual se les sugiere el innovar y actualizarse en los aspectos reproductivos del ganado caprino, con la finalidad de lograr una producción mas estable y lograr los mejores precios de la leche, la que también soporta los embates de la oferta y la demanda, logrando los mejores precios cuando hay escasez.

Otro aspecto que bien puede contribuir a la implementación de sincronizar los empadres, es el precio que el Gobierno Federal esta pregonando como nuevo precio de garantía de pagar a $8.20 el litro de la leche, ya sea de cabra o vaca.

Ojalá y Dios quiera y no sea una promesa de campaña, porque se ha escuchado que ese precio será solamente para la leche que acopia Liconsa, (actualmente SEGALMEX) ya que en la Región Lagunera esa empresa Gubernamental no compra leche. Supuestamente ese precio esta vigente desde el 1 de enero de este año.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...