26 de junio de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
miércoles 16 de enero 2019, actualizada 7:47 am

Enlace copiado

En un ejemplo de cómo la política y el deporte están más unidos de lo que normalmente se cree, resulta que la afición beisbolera de La Laguna va a poder seguir disfrutando del rey de los deportes en el Estadio de la Revolución gracias a un cuasi decreto presidencial. Sí, leyó usted bien, sorprendido lector. Nuestros subagentes disfrazados de petos y caretas nos reportan que esta historia se remonta a noviembre de 2018 cuando se llevó a cabo la convención de dueños de equipos de la Liga Mexicana de Béisbol, en la que acordaron rasurar el número de novenas de 16 a 12, con la desaparición de las escuadras de las sedes de Puebla, Aguascalientes, León y Torreón. Desde entonces se empezó a manejar la información de que los Algodoneros del Unión Laguna ya no jugarían más en el parque de pelota de la Unidad Deportiva Nazario Ortiz Garza...

Hasta que llegó Andrés Manuel López Obrador a la Silla del Águila en diciembre. Resulta que, según los subagentes, el nuevo Gran Tlatoani, aficionado de hueso colorado a la pelota caliente, ordenó -perdón, sugirió- a quienes manejan la Liga Mexicana que hicieran hasta lo imposible por mantener el número de equipos y que, incluso, buscarán la manera de aumentar las sedes en un futuro no muy lejano. El problema es que como el beisbol es más un asunto de nostalgia y gusto que de auténtico negocio en México, no aparecían los empresarios que quisieran adquirir las franquicias de las que sus propietarios buscaban deshacerse. Fue entonces que don Andrés, desde el dugout, mandó varias señales a sus procónsules para que hicieran las gestiones con los gobiernos estatales para que apoyaran en la búsqueda posibles nuevos dueños. Así, con la línea del preciso marcada, dicen que el gober Miguel Riquelme le llamó a su amigo Alejandro Irarragorri, propietario del club de futbol Santos Laguna, para que le echara la mano con ese “pequeño” asunto, petición que llamó la atención del Guerrero Supremo porque en sus planes no figuraba comprar a los Algodoneros. Dado el interés del gober y el preciso, y luego de varias gestiones con patrocinadores y el propio gobierno estatal, don Alejandro aceptó echarse ese trompo a la uña, dicen que con la promesa de recibir los consabidos estímulos fiscales y apoyos que compensen el desembolso. Cuentan que entre hoy y el viernes se darán a conocer los detalles del esquema bajo el cual operará el equipo lagunero de beisbol en esta su nueva etapa.

***

En asuntos municipales, cuentan que algunos problemas ha tenido la flamante directora de Fomento Económico, Andrea Salmón, para sumar esfuerzos a su importante encomienda de construir una estrategia eficiente de atracción de inversiones, algo que su antecesor, Fernando Jaime, no pudo hacer. Y es que según nos comentan los subagentes disfrazados de tazas de café, los primeros acercamientos que ha tenido con jefes de otros departamentos del ayuntamiento de Torreón no han rendido muchos frutos que digamos, ya que algunos de ellos han manifestado en corto que no comprenden muy bien cuál es la propuesta en sí o la consideran poco adecuada para una ciudad como la Perla de La Laguna. Pero no sólo dentro de la administración municipal ha enfrentado resistencias, sino también en el gremio empresarial, en donde se sabe que son fuertes los celos con personas que consideran que no tiene las credenciales suficientes como para sacar adelante una chamba tan relevante. En medio de todo esto, se oye en radiopasillo que la decisión de quitar a Jaime de esta cartera no fue producto de un análisis sobre los resultados, sino que más bien fue una medida derivada del escándalo de la licencia otorgada a un casino para que volviera a operar en la localidad cuando en el estado están prohibidos esos giros. Entre que son peras o son manzanas, lo cierto es que urge que la administración municipal haga algo para reactivar la inversión privada en la ciudad, ya que a Torreón no le fue nada bien en este rubro en el año que se fue.

***

Cuentan que poco a poco el gober Miguel Riquelme comienza a perder la paciencia, que trabajó durante 2018, con el gobierno de la llamada Cuarta Transformación. Y es que luego de los tragos amargos que ha tenido por la designación de un procónsul en la entidad y la aparente reducción del presupuesto de participaciones, en estos días le ha tocado lidiar con las broncas ocasionadas sobre todo en la región Sureste por la escasez de gasolina en las estaciones de servicio como consecuencia de la lucha contra el famoso “huachicol”. Hasta antes del tema presupuestario, el tono de don Miguel había sido harto condescendiente con el preciso Andrés Manuel López Obrador, incluso con manifestaciones de apoyo hacia polémicas propuestas como la Guardia Nacional, o resignada aceptación a la creación de la figura de los procónsules. Pero el asunto del presupuesto federal, en donde según el gobierno provincial ningún recurso hay etiquetado para Coahuila, comenzó a despertar la inconformidad. Luego llegó el asunto de la gasolina, y en los primeros días don Miguel descartó que en la entidad hubiera desabastecimiento como en otros 10 estados de la República, incluso cuando algunas estaciones de zonas rurales ya reportaban en La Laguna y en la región Sureste agotamiento del combustible. Para su mala suerte, la bronca se agudizó en Saltillo y alrededores, con decenas de gasolinerías atoradas por la lentitud en el surtimiento del preciado hidrocarburo. Al ver las filas de autos y la inconformidad de los ciudadanos afectados, dicen los subagentes que a Riquelme no le quedó de otra que dejar ver que no está de acuerdo con la estrategia seguida por don Andrés. Y es que el gober jura y perjura que, como a otros mandamases estatales, no le avisaron con tiempo de que la llave de los ductos se iba a cerrar y que la gasolina iba a llegar a las estaciones con una lentitud considerablemente mayor. Incluso alguien le preguntó si ya se había puesto en contacto con el procónsul federal Reyes Flores para coordinar acciones y demás, pero su respuesta fue lacónica y representativa de su humor: ¿Para qué? Luego explicó que la comunicación era con el líder de los gasolineros, Miguel Dainitin, y con las autoridades de Pemex y el gobierno federal en la Capirucha del Esmog para ofrecerles seguridad para evitar el robo de combustible con tal de que reabrieran el ducto. También dijo que, como vulgarmente se dice, lo habían dejado “en visto”, o sea, no le habían respondido nada sobre este ofrecimiento. Y para dar una idea de la distancia que comienza a darse entre ambos niveles de gobierno, don Reyes nada ha dicho sobre lo mencionado y en vez de eso ha organizado una “campaña de información y sensibilización” entre los automovilistas sobre la gravedad del robo del combustible... como si alguien no supiera la magnitud de semejante problema. En fin.

***

Nuestros subagentes que responden a la clave ultrasecreta “Matute” nos habían reportado la semana pasada que había descontento por parte de los policías municipales de Gómez Palacio porque supuestamente no les habían entregado el dinero correspondiente a su ahorro de 2018 y que esta situación también afectaba a otros empleados municipales. No obstante, ha corrido la especie de que estos informes son imprecisos ya que aseguran que ningún funcionario de cualquier nivel se quedó sin su dinero guardado en el cochinito municipal y que sólo quedó pendiente la entrega de la segunda parte del aguinaldo, en un proceso que se viene aplicando desde hace años de pago de la prestación en dos exhibiciones, previos acuerdos. Sin embargo, lo que llama mucho la atención es que los gendarmes gomezpalatinos sí han omitido el envío de los partes informativos a los que están obligados, por lo que sólo quedan dos opciones: o los elementos están buscando pretextos para no hacer su chamba, o su inconformidad es por otras cuestiones inconfesables.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...