22 de mayo de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Puede demostrar

No hagas cosas buenas...

ENRIQUE IRAZOQUI
viernes 11 de enero 2019, actualizada 7:10 pm


Hay que aclarar que todo parece muy simple cuando la carestía por acá no ha llegado. Salvo un reporte en el poblado de Gregorio García, municipio de Gómez Palacio, Durango, a La Laguna no ha llegado el desabasto de las gasolinas y diésel, tal como está sucediendo en Guanajuato, Hidalgo, Jalisco y hasta en la Ciudad de México.

El gobierno del presidente López anunció días atrás que tomarían acciones para detener el robo de combustible a Pemex, que según sus cálculos ascendían a 65 mil millones de pesos anuales. Para tales efectos, el gobierno decidió cerrar los ductos donde se transporta el combustible y hacerlo a través de pipas. Esto evidentemente ha causado efectos negativos en la distribución de las gasolinas, por lo que muchas estaciones de servicio no han sido resurtidas quedándose sin producto para su venta, obligándose se a cerrar temporalmente.

Aunando a las complicaciones para surtir las gasolineras, las redes sociales han contribuido para generar un incremento a la demanda ocasionando compras de pánico, generando las largas filas para la adquisición del carburante y al producirse una demora en la recarga del mismo, mas estaciones se quedan sin inventario para su venta y la espiral de la percepción del desabasto continúa creciendo.

Muchas voces se han manifestado señalando que el gobierno de López se ha equivocado en la estrategia ante el huachicoleo. Nadie por supuesto se puede oponer a que las nueva administración federal ponga manos en el asunto en detener quizá el robo más sistematizado que sufría el Estado Mexicano, como lo el de las gasolinas y diésel.

Los 65 mil millones que al año se roban de PEMEX sugiere por supuesto una red de complicidades desde adentro de la paraestatal, pasando por policías locales, estatales y federales que al menos consintieron que el crecimiento desorbitante de la ordeña a Petróleos Mexicanos. Pero aunque nadie se ha atrevido a señalarlo, todo el combustible robando para su venta, evidentemente ha encontrado compradores, y de esos aún no se ha dado a conocer lista alguna.

El cálculo del robo equivale aproximadamente al 10% del consumo total de gasolinas en el país, es difícil imaginar que ese volumen se venda en tambos o garrafas como lo muestran los medios nacionales que es una práctica común en algunas carreteras del estado de Puebla, pero hay que insistir: ¿quiénes venden ese 10% del gasolina a los consumidores finales en México? eso es un tema muy caliente que con el paso de los días se podrá ver si es verdad que Andrés Manuel López Obrador está decidido a combatir como lo ha prometido cientos de veces, la corrupción.

Aquí está la primera gran oportunidad del presidente de demostrar que cumplirá su palabra y que él si será distinto al prianismo fastidió hasta la saciedad a la mexicanos. En estos días López puede de pasada ganarse el respeto de miles de ciudadanos que pensamos que sus políticas populistas y clientelares, como cancelar el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México; otorgar subsidios a los jóvenes ociosos con el dinero de los impuestos de los que sí trabajamos o anunciar un tren en el península de Yucatán denominado Tren Maya sin respaldo de un estudio de factibilidad o siquiera de impacto ambiental, no será otra cosa más que un camino al retroceso del país. Pero si el combate al huachicol es real y de fondo y caen peces gordos, al menos eso podrá facilitar para evitar más resistencias y polarizaciones estériles, porque millones de mexicanos lo que queremos es un buen gobierno y si este no comienza por la honradez, no importa si sea de derecha o izquierda, no puede serlo. AMLO puede demostrar que él si puede.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...
Cargando más noticias...