23 de enero de 2019 notifications search
menu
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
sábado 01 de diciembre 2018, actualizada 9:23 am

Habrá sido por el inicio de la Cuarta Transformación de la República del AMLOve o por el cada vez más complicado escenario del PRI en el país y el estado, pero cuentan que el primer informe de gobierno de Miguel Riquelme no tuvo el mismo arrastre visto en años anteriores. En el Congreso local, el gober decidió romper con la línea que siguió su antecesor, Rubén Moreira, quien se quedaba a escuchar los planteamientos de los partidos y hasta les respondía. Don Miguel prefirió sólo acudir a leer su mensaje y de inmediato trasladarse a la Ciudad Universitaria del Arteaga, en donde ofreció también su discurso con invitados especiales. En uno y otro recinto el común denominador fue un poder de convocatoria menos masivo, algo que a los priistas, y sobre todo a don Miguel, que ha sido operador político a ras de tierra, les agrada presumir.

Entre los asistentes más reconocidos estuvo Roberto Campa, como representante del hasta ayer preciso Enrique Peña Nieto; la presidenta nacional del tricolor, Claudia Ruiz Massieu; el exdirigente priista Enrique Ochoa; el exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y la senadora Beatriz Paredes. Llamó la atención que no se percibiera la presencia de exmandatarios estatales, como los hermanos Moreira, Enrique Martínez o Rogelio Montemayor, algo inusitado para este tipo de actos, pero que sí acudieran, en cambio, personajes como los diputados federales expanistas Luis Fernando Salazar y José Ángel Pérez y el senador morenista Armando Guadiana, quienes hace apenas unos meses lanzaban duras diatribas contra Riquelme. En cuanto al discurso político, los subagentes cuentan que el gober fue más bien conciliador y hasta condescendiente con el nuevo gobierno federal que hoy inicia sus funciones. Pero quien fue menos sutil fue el dirigente estatal del PRI, Rodrigo Fuentes, que en la reunión del Consejo Político de la víspera al informe, arengó a la militancia al decir que si don Miguel necesitara en el futuro alzar la voz frente al gobierno de López Obrador para defender la soberanía de Coahuila, no dudara en pedir el apoyo del priismo estatal. Es decir, a velar armas. En cuanto a los panistas, la principal oposición en el Congreso, el discurso se centró en golpear en el punto débil del Estado desde hace tres sexenios, las finanzas, principalmente por el asunto de la megadeuda, la falta de justicia y voluntad de esclarecer el caso, y los extraños manejos del presupuesto en el primer año de gobierno, en el que se percibe un rezago en inversión pública y, en contraste, sobregastos en rubros como asesorías. Por lo demás, no a pocos llamó la atención que el gober usara la palabra transformación como uno de sus lemas para sintetizar el primer año, misma que el preciso Andrés Manuel utiliza para representar su administración.

***

Y ya que hablamos del gobierno federal lopezobradorista, cuentan que en la recta final de la transición se le hizo bolas el engrudo al nuevo partido oficial, Morena, con las iniciativas que debían sacar para antes de la toma de protesta. Principalmente la que causó más controversia fue la eliminación del fuero, la cual se quedó atorada a medias en la Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión debido a errores de cálculo de los morenistas. Y es que si bien la propuesta fue avalada en lo general, ya en lo particular los demás partidos pusieron trabas y candados para dejar vigente el fuero, de tal manera que aquel servidor público de elección popular que sea investigado por cualquier delito pueda seguir en el cargo y sólo hasta que haya una sentencia sería separado de sus funciones. El resultado dejó tan insatisfechos a los morenistas que advirtieron que enviarían una nueva propuesta en enero para sustituir el Frankenstein que quedó. Pero lo más interesante del asunto es que López Obrador se molestó tanto por la mala jugada que les dijo a los legisladores de su partido que mejor ya no enviaran las otras iniciativas pendientes hasta que pase la toma de protesta, no vaya a ser que la vuelvan a regar. Como que eso de andar mandando demasiados mensajes encontrados dentro del mismo partido ha comenzado a cobrar la factura por la confusión que se está generando y que tiene a muchos en vilo al filo de la butaca.

***

A punto de terminar el año y con un nuevo gobierno federal encima, son raquíticas las expectativas porque en La Laguna de Durango y concretamente en Gómez Palacio se vuelva realidad el sueño de que haya obras relevantes o por lo menos, se echen a andar algunas que ya se ejecutaron pero que siguen en la “congeladora”. Tal es el caso del Hospital de Especialidades que, construido desde la pasada administración estatal, no ha sido terminado ni equipado para atender a más de 300 mil personas que demandan el servicio en esta zona, como si no fuera urgente. Esta obra sigue atorada por travesuras en el manejo de los dineros que no ha sido sancionado en lo financiero ni administrativo, mientras que los usuarios del viejo hospital siguen enfrentándose a la deficiente atención que reciben y los pacientes con cáncer se ven obligados a ir hasta Durango para recibir radioterapias. Otro caso es el de las obras con recursos del Fondo Metro, de las que solo uno de 10 proyectos ha sido autorizado por la Federación mientras que las otras siguen en lista de espera; entre las más destacables figura la construcción de un puente vehicular elevado sobre uno de los cruces ferroviarios más conflictivos de Gómez Palacio. Y qué decir de los 250 millones de pesillos que se esperaban para ampliar el centro de monitoreo C4 y equipar a las ciudades con sistemas de videovigilancia; simplemente el compromiso de la Federación por aportar estos recursos no se cumplió y ahora el gobierno estatal deberá partir de cero en las gestiones ante la nueva administración, aunque tienen la esperanza de que se dé continuidad al acuerdo ya establecido y la aportación se haga efectiva el próximo año. Soñar no cuesta nada.

***

Los que están de plácemes son nada menos que el ultrapriista de hueso colorado y expresidente del tricolor en Gómez Palacio, Fermín Cuéllar González (quien además también es el XV regidor en la actual administración municipal que preside Leticia Herrera) y la ultrapanista y jefaza del Gabinete estatal del Gobernador José R. Aispuro Torres, Rosario Castro Lozano. Resulta que ambos de ahora en delante seguramente habrán de pasar mas tiempo juntos del que quisieran ya que la hija de doña Rosario y el hijo de don Fermín decidieron unir sus vidas en matrimonio en una elegante pero muy discreta y familiar recepción. Y es que sin duda si juntaban a todos los que vinieran de parte del novio y todos los que vinieran de parte de la novia se habría conformado de una vez el PRIAN antes de los tiempos electorales. Uy, lo que se habrá de contar en las cenas familiares venideras, en fin... “Qué saben Fidel y Clinton del amor”, cantaba el antipoeta Arjona.

***

Una verdadera partida de pin pon es la que juegan el Simas y la Conagua cada vez que el agua de las presas deja de correr por los canales de riego. Y es que ninguna de las dependencias se hace responsable del desastre en el que se convierten los acueductos por la enorme cantidad de basura y aguas pestilentes que se estanca por días. Los vecinos de las colonias aledañas, principalmente a la altura del Nudo Mixteco, ya no saben a quién acudir para que se corrija tal desbarajuste. Las molestias son múltiples: olores nauseabundos, pésimo aspecto, plaga de mosquitos y otro tipo de fauna nociva, como roedores. Algunas personas irresponsables, al ver el cochinero, lo hacen más grande y arrojan todo tipo de basura al canal. Incluso, dicen, han llegado a tirar ahí muebles viejos, dando una impresión de que en este pueblo no existe ley alguna. Pobre ciudad.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...