25 de marzo de 2019 notifications search
menu
Nosotros

ensayo sobre la cultura

ESFUERZO O CONFORMISMO
NOSOTROS, lunes 05 de noviembre 2018, actualizada 4:30 am


Esfuerzo o conformismoEsfuerzo o conformismo

Había, por los años cincuenta, un dicho que se refería a la UNAM : "Inscribirse y no morirse para recibirse", lo cual venía a significar que bastaba con estar inscrito para recibir un título. La mala interpretación del término justicia, hizo que el sistema educativo pasara estudiantes sin estar capacitados para los cursos superiores. Por el hecho de estar, bastaba para que recibieran su promoción. Llegaron a la universidad con grandes deficiencias y eso mismo les impide comprender materias más complicadas. Al final del proceso, obtienes un título sin estar capacitado para ejercer la carrera elegida con lo que seguramente hará del joven un pésimo profesionista.

Facilitar el camino no es la solución. El esfuerzo es el único camino para obtener el triunfo, y si no se promueve, estamos haciendo fracasar la formación de los futuros ciudadanos. El populismo es engañoso; afirmar que todo el que quiera tiene derecho a asistir a la universidad y que se va a abrir la matrícula como sea, no es ser justos. Lo verdaderamente conducente es afirmar que todo el que cumpla con los requisitos necesarios para cursar los estudios superiores lo puede hacer si pasa los exámenes que tiene que pasar y demuestra las capacidades que tiene que tener.

La cultura del mínimo esfuerzo nos está llevando a la bancarrota. La promesa del: te van a dar, generará en el futuro la exigencia del donativo sin tener derecho a él. Hay muchos dispuestos a hacer filas para que las cosas no le cuesten; lo que es gratis, ni siquiera se valora.

Por otro lado, ¿de dónde va a salir la riqueza que va a ser repartida? Seguramente, de lo que obtienen los que sí están dispuestos a esforzarse. ¿Esto es lo justo? Lo dudo.

Lo estamos viendo con el aeropuerto. Según esto, se ha votado para que no se realice, con lo cual, la imagen de México ante el mundo decaerá. Es el principio de conformarnos con cualquier cosa, bajar el nivel de vida de los mexicanos, no preocuparnos por crear nuevos empleos o acciones que los puedan generar. En muchas partes del mundo, el turismo se volvió importante para la economía, y este tipo de construcciones puede generarlo. La gente conformista no piensa en ello; a lo mejor se dejó engañar pensando que en lugar de invertir en la obra ese dinero nos lo iban a repartir. Si nos lo reparten, no generará riquezas, ni empleos, ni nada. Inflación, devaluación, pobreza.

Dicen que en la obra hay corrupción; eso es mal de todo el país. La solución es abatir la corrupción mediante procesos legales, no terminar con una obra que es importante para el país. La manera de repartir los bienes es hacer producir el dinero por medio de fuentes de trabajo.

A todo se acostumbra el hombre: a no tener, a vivir en la miseria, a quejarse, a no poner soluciones a tiempo en sus problemas, a dejarse engañar y a sucumbir. No aprendemos de lo que vivimos. Respóndase a esto: ¿Qué provoca la migración? La falta de empleos en su lugar de origen. A gobiernos que no han funcionado económicamente. La realidad extrema la tenemos en muchos países africanos, cuyas peleas entre facciones han vuelto la vida paupérrima de muchos individuos. Y lo mismo pasa en países latinoamericanos.

Cada vez son menos las personas que están dispuestas a hacer un esfuerzo para salir adelante. Nos vamos conformando y la culpa se la cargamos al destino; y si la culpa no está en nosotros, entonces, nos sentimos incapacitados para resolver el problema. Otro gallo canta cuando sentimos que nosotros somos los culpables, podemos solucionar nuestro problema.

La escuela está obligada a cultivar el esfuerzo para sacar a la persona y al país adelante. Lo demuestran los deportes: quien llega a triunfar es quien entrena a diario varias horas, lo mismo pasa en la música, en la escritura, en cualquier campo, es cosa de hacerlo todos los días buscando retos a superar. Nunca se superan todos los retos porque siempre puede surgir uno nuevo.

Compadecerse de una persona es lo peor que le puedes hacer. El derecho no viene antes que la obligación; primero, hay que cumplir para gozar de la presea. El trabajo es lo que realiza al hombre.

El hombre necesita fuentes de trabajo. Sin esfuerzo, no se van a producir. Si nos conformamos con lo mismo, no se verán necesidades, si esperamos a que nos den, nos van a convertir en un pueblo dependiente de fácil explotación.

No creo que el siguiente gobierno nos lleve por el camino de producir esfuerzos.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
*
Cargando tendencia...