21 de abril de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Consulta, farsas y falacias

Metáfora Ciudadana

LUIS ALBERTO VÁZQUEZ ÁLVAREZ
sábado 03 de noviembre 2018, actualizada 8:21 am


Una "Consulta Popular" es un simple ejercicio social, sin valor ni fundamento jurídico alguno. "Consulta" según la academia de la lengua española (RAE) se define como: "Opinión o consejo que se pide acerca de una cosa"; el que quiere puede escuchar, pero nadie está obligado a someterse a ella.

Muy diferente son los comicios electorales o los plebiscitos; los cuales, llevados a cabo por una institución oficial con autoridad jurídica, sus resultados si obligan a los ciudadanos y al gobierno a cumplir con la decisión ahí expresada. Son muchos los ejemplos históricos de esa figura democrática que se han realizado en el mundo. En los países anglosajones son comunes los "referéndums" que trastocan al gobierno o a las leyes. "Plebiscito" es la palabra latina que utiliza la doctrina jurídica para referirse a un acuerdo popular, jurídicamente válido, igualmente para una decisión democrática sobre un tema legal o acuerdo de gobierno, que no sea electoral.

Ejemplos muy valiosos de plebiscitos son el "SI" que en 1993 convirtió al Distrito Federal en una entidad autónoma con gobierno propio. El "NO" al dictador chileno Augusto Pinochet en 1988 para que dejara el gobierno de ese país, tras su brutal golpe de estado.

El fin de semana pasado, el presidente electo de México llamó al pueblo a una "Consulta Nacional Ciudadana" sobre el aeropuerto de "Babel"; Vayamos a lo esencial: esta consulta carece de valor absoluto. Para que una decisión nacional sea válida, se requiere que sea realizada de acuerdo a la fracción VIII del artículo 35 constitucional y por las instituciones que exprofeso se han constituido para ello. AMLO lo sabía, lógicamente se lo dijeron sus asesores constitucionalistas, pero para nada se interesó nada en cumplir; no le importó porque esta acción, siendo extrajurídica, no viola ese precepto. El INE ha realizado periódicamente "Consultas infantiles y juveniles" especialmente sobre didáctica ciudadana, publica los resultados y jamás ha intentado hacerlos obligatorios, por ello tampoco aplica esos requisitos.

Resulta risible ver como los partidos políticos que siempre han traicionado al pueblo queriendo aprovechar esta oportunidad que les brinda una muy mala decisión de Morena para tratar de llevar agua a su molino. Las dirigencias de esos partidos gritan a todo pulmón sus necedades y falsedades en cualquier foro. Un PRI semimuerto que de pronto quiere resucitar con dirigentes vomitados por la voluntad chupacabrística o la espuria dirigencia nacional actual del PAN dejada ahí por el excandidato presidencial, quien sigue siendo "Ave de Tormentas" en su propio partido.

Corporaciones empresariales con nulo sentido social que se abrogan el derecho a defender lo inexistente. Millonarios que han dado migajas cicateadas de las fortunas amasadas con sueldos miserables a sus empleados e impuestos birlados. Sin embargo, es ingenuo creer que los gigantescos constructores y banqueros se van a pelear con AMLO; ellos saben que Texcoco se acabó, pero ahí vienen Santa Lucía, Toluca, el tren maya; las refinerías y varios millones de tarjetas para los adultos mayores y los becarios. ¡Eso, sólo al principio del sexenio! Podemos apostar y asegurar que grupo Carson, ICA, y otros pocos va a ganar donde quiera que sea el aeropuerto. Los únicos perdedores serán los trabajadores cuyas afores fueron usadas en Texcoco sin su autorización.

Quien sí está sufriendo es el ejecutivo actual: busca amparos disfrazados de controversia ante la SCJN; y, desesperadamente quiere vender su dilapidación económica y ambiental a la iniciativa privada; entonces pregunto: ¿Por qué no se lo vendió a Slim si tiene aún esa capacidad? Porque eso no es cierto, es una falacia más ¿Habrá quien, sabiendo que están presupuestadas y pagadas en demasía las obras y tendrán un altísimo costo de mantenimiento, quiera comprarlas? Confiemos conocer pronto los inmensos fraudes qué hay detrás de esta obra que en otras condiciones nos debería llenar de orgullo y hoy nos llena de vergüenza. Un ejemplo preciso del fraude son los "bonos verdes": (cuatro mil millones de dólares emitidos como deuda); destinados exclusivamente a energía renovable; construcción sustentable, agua, manejo de residuos y demás cadena ambiental; nada de eso se ha construido aún, ese capital debería estar reservado en un fideicomiso; ¿Está? ¿alguien sabe? Así o más claro.

Lo que sí ha dejado esta encuesta es mayor división entre los mexicanos; los pejista terminarán carcajeándose con las decisiones finales, generalmente arbitrarias y los detractores de AMLO, muchísimos de ellos personas honestas y otros que sueñan con un Bolsonaro, terminarán comprendiendo que les llevaron al baile de corrupción priista y fueron utilizados en esta gran farsa.

Quienes fustigan la decisión creyendo que las calificadoras de riesgo pusieron en negativa la calificación de México después de la consulta del aeropuerto en Texcoco; nos quieren ver la cara... Esa falacia es perfectamente conocida; antes de saberse la cancelación, Fitch había marcado a México "negativo" por la deuda de Pemex.

Burla generalizada de AMLO, a "toro pasado" declaró no querer influir durante la consulta con la información de la terrible corrupción

en la construcción del aeropuerto en Texcoco; aquí entran varios factores: 1.- Él sabía que iba a ganar su propuesta, eso acaba las dudas (si las había) sobre el manejo de dicha consulta y 2.- ¿Qué hubiera pasado si ganaba Texcoco?, entonces se iba a callar todo el hedor que envuelve esa podredumbre orquestada desde hace más de una década por el grupo "Atracomucho" quien despojó a los indígenas propietarios de esos terrenos; fraude protestado y acallado brutalmente.

AMLO, cuando sea presidente, tendrá la capacidad legal de decidir, con, sin y hasta contra la consulta, si se construye el aeropuerto en el Popocatépetl o en el lago de Chapala. Ahora sólo tiende garlitos a los involucrados en los miles de millones de corrupción que ha generado esa obra que sigue enriqueciendo a los políticos peñistas que no tienen llene; él, como Díaz y Obregón, escudriñando quien asoma la cabeza para luego cortársela.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...