27 de junio de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
sábado 03 de noviembre 2018, actualizada 8:30 am

Enlace copiado

Vaya lío en el que se metieron las autoridades municipales de la Perla de La Laguna por decisiones cuestionables relacionadas con la celebración del Día de Muertos, una de las principales festividades de los mexicanos. La primera bronca se suscitó con el asunto de la venta de flores que año con año congrega a un número importante de comerciantes afuera de los panteones. Resulta que el jefazo de Plazas y Mercados, Carlos de Lara, concedió el permiso a 400 vendedores de este importante insumo mortuorio para que instalaran sus puestos a las entradas de los camposantos. Con esta medida se da por entendido que las autoridades del ayuntamiento están de acuerdo con el ingreso de flores para decorar las tumbas de los difuntos.

Pero no todos entendieron los mismo, por lo visto. Y es que el director de Salud Municipal, Manuel Acuña, emitió la contraorden de que todas las flores colocadas en floreros fueran retiradas. Cuando se le cuestionó la razón de esta decisión, la respuesta fue que era por motivos de prevención, es decir, para evitar la proliferación de mosquitos transmisores de enfermedades propias del tercer mundo, y que, además, así lo había dispuesto el director de Servicios Públicos, Eduardo Sáenz. Tal parece que las líneas de comunicación fallaron en la Presidencia Municipal -que, por cierto, ayer lució muy sola sin ser día feriado oficial- porque si don Eduardo no quería que se introdujeran flores a los cementerios, ¿por qué no avisó de dicha determinación a su subordinado De Lara, y sí a Acuña, que trabaja en una dirección que no depende de él? Vamos, que no checa permitir que se vendan flores para que luego vayan las autoridades a retirarlas de las tumbas. El otro asunto tiene que ver con el cementerio Jardines del Carmen que, debido a la presencia de humedad en el subsuelo, presenta siempre complicaciones a la hora de permitir el acceso, sobre todo el Diez de Mayo y el Dos de Noviembre. Hasta el año pasado, las autoridades habían determinado cerrar sólo una parte, pero en esta ocasión el director de Protección Civil, Alfonso Mijares, optó por aplicar el cierre a todo el camposanto. El problema es que no se les avisó con tiempo a los deudos ni se les ofreció alguna alternativa y ayer hicieron acto de presencia para consumar lo que todos ya sabían que iba a pasar, es decir, entrar a fuerza al lugar. Como que a las autoridades del actual ayuntamiento no se les da mucho eso de la buena y oportuna comunicación.

***

Y ya que hablamos de comunicación, nuestros subagentes disfrazados de escritorios nos comentan que durante la semana que está por terminar arribaron a distintas direcciones de la Presidencia Municipal misteriosos emisarios de la Auditoría Superior de la Federación para llevar a cabo unas inspecciones correspondientes a observaciones a las cuentas públicas de 2017, es decir, de la pasada administración municipal que inició el hoy gober Miguel Riquelme y terminó Jorge Luis Morán. Una de las oficinas revisadas fue la Dirección de Comunicación Social, en donde los emisarios de la temida ASF exigieron el acceso a la documentación requerida de acuerdo a los informes elaborados por los auditores. Dicen que al ver algunas facturas que aparecían como ya pagadas, observaron que no había comprobantes o testigos, que no fueron presentados, por lo que de ninguna manera se justifica el pago erogado. Cuentan que producto de esta anomalía fueron citados tres exfuncionarios municipales, entre ellos el extesorero Enrique Mota. Las malas lenguas comentan que de este tendedero van a salir varios trapos sucios en los próximos días. A ver.

***

Una vez iniciado el proceso electoral para renovar las 39 alcaldías del vecino estado de Durango, ya se exacerban los ánimos políticos particularmente de quienes militan, simpatizan o de plano se “cuelgan” del efecto AMLO para tratar de convertirse en abanderados de Morena, mejor conocido como “el nuevo PRI”, al que uno que otro empieza a tenerle mucha fe después de que una simple encuesta aseguraba, hasta hace poco, que tenía altas posibilidades de triunfo en ciudades como Gómez Palacio donde siempre ha gobernado el viejo PRI. Esto ha ocasionado que ahora casi todos quieran ser candidatos por dicho partido, el que cabe recordar, no tiene pies ni cabeza sobre todo porque la dirigencia estatal fue prácticamente pulverizada, luego de que al jefazo de ese partido en Durango, Rosendo Salgado, se le retiraran los derechos políticos por haber incurrido en irregularidades en años pasados. Esto, mientras que a nivel municipal tampoco tiene ninguna representación, incluso ni una sede definida. Hasta ahora se han declarado, abierta o veladamente, como aspirantes a la alcaldía de Gómez Palacio por Morena, el expriista Juan Ávalos Méndez, quien supuestamente cuenta con el respaldo hasta de militantes de otros partidos políticos, pero de quien ya se olvidaron que en sus tiempos como dirigente del tricolor declaró la guerra al entonces candidato y actual gober, José Aispuro Torres. Otro de los suspirantes es Emilio Gutiérrez Puente, quien lleva años fuera de la escena política pero ya desfiló por todos los partidos habidos y por haber. También el regidor experredista Omar Castañeda González, en cuyo caso aspira más que nada a conservar posiciones. La actual diputada federal Marina Vitela Rodríguez, quien goza del apadrinamiento de los exgobers Jorge Herrera e Ismael Hernández (quienes en el fondo mueven los hilos de ese partido en Durango). Y completa la lista el exsenador por el PRD, Rafael Palacios Cordero. Pareciera que este último es quien tiene todo el apoyo de la cúpula morenista, pero no precisamente por su talento y capacidad, sino por un oscuro pasado que comparte con el actual líder del Senado, Martí Batres. Resulta que hay versiones de que cuando Palacios fungió como director de Operación de Locatel y Batres era su jefe, tramó la venta irregular de este centro de contacto a varios estados de México e incluso a otros países. Por este motivo, la Contraloría de la Ciudad de México desarrolla una amplia investigación, según dicen.

***

Quizá por ser un Pueblo Mágico, Mapimí tiene el encanto de transmutar a las damas más encantadoras y de autoridad en estas tierras en personajes salidos de la más escalofriantes historias de Halloween. Y es que el pasado 31 de octubre los lugareños fueron testigos del pleitazo que parecía haber salido del averno entre Judith Marmolejo de la Cruz, presidenta municipal de Mapimí, y Verónica Mena, presidenta de la Junta Municipal de Gobierno de Bermejillo. Y es que los subagentes disfrazados de réferis cuentan que en el ring -llámese oficina del DIF local- estaban la priista y mandamás de Mapimí contra la panista y mandamás de Bermejillo trenzadas en una lucha cuerpo a cuerpo donde las largas cabelleras negras parecían estar adheridas al puño de la mano contraria luego de algunas cachetadas (eso dicen los chismosos), de ahí que hubo necesidad de separarlas. “¡Eres una esto... Te va a cargar lo otro... Me tienes hasta (salva sea la parte) y a mí me... quitas la cáscara!” Fueron solo algunas de las palabrotas expresadas con gran euforia en el acalorado diálogo sostenido entre las damas como consecuencia de la duda surgida respecto a quién pagaría y por qué cantidad un templete rentado -vaya usted a saber a quién- con motivo de la feria local que ya había pasado y donde según la alcaldesa de Mapimí se gastaron como 400 mil pesillos y no recuperaron según la presidenta de Bermejillo nada menos que 100 mil. ¿Será? Total que con el agarre que destronó a aquel pleito legendario entre Yuri y Lucía Méndez dicen que el gober José Aispuro (quien tiene como 1,500 cosas más importantes de qué ocuparse) está valorando seriamente mandar a doña Judith y a doña Verónica a Tierra Santa, a hacerle compañía a María Luisa González Achem, presidenta de Lerdo, para ver si se de una vez se les sale el chamuco a todas... Por ahí, en Mapimí, hay voces que claman al gober de la alternancia para que haga un espacio en el presupuesto para mandar de una vez a Doña Martha Castro, ex presidenta de Mapimí y mejor conocida por los mapimenses como “La Chachis”, quien tampoco puede ver a ninguna de las otras autoridades de este Pueblo Mágico... o embrujado.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...