26 de junio de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
miércoles 24 de octubre 2018, actualizada 9:59 am

Enlace copiado

Es temporada de huracanes... y de festivales culturales y artísticos en Coahuila. Y como nunca puede faltar el detalle anecdótico, en esta ocasión se da como producto de los desencuentros de las autoridades municipales de Torreón y las estatales. Nuestros subagentes disfrazados de afanadores nos reportan que en esta edición del festival Julio Torri, que es la primera en la que les toca a administraciones de distinto color coordinarla, ha fallado la comunicación entre las áreas cultureras correspondientes, lo que ha provocado fricciones de las que saltan chispas. Por ejemplo, nos cuentan que para algunas actividades programadas para la Plaza Mayor ambas instituciones se dividieron el trabajo sobre lo que a cada quien le iba a tocar.

Pero alguien no hizo correctamente su chamba y al cuarto para las 12 no había sanitarios públicos, sillas, vallas y otros elementos necesarios para dar servicio a los asistentes. Dicen que los empleados del ayuntamiento habían quedado muy formales de cubrir esos aspectos pero tal parece que a alguien se le olvidó. Otro caso es que para actividades en espacios públicos más pequeños se supone que el ayuntamiento iba a encargarse de realizar el trámite de los permisos correspondientes, que a dicho nivel de gobierno le compete otorgar. Nuevamente a alguien se le pasó hacerlo y cuando ya estaban con la actividad empezada llegaron policías e inspectores a solicitar el mentado permiso, por lo que los organizadores sólo se vieron los unos a los otros sin poder dar respuesta. Algunos malpensados dicen que eso les pasa a los estatales por confiarse de los municipales, aunque hay también quien dicen que eso les pasa por no tener canales de comunicación más efectivos. No estaría mal que el zar de Cultura municipal, Elías Agüero, y la zarina estatal Ana Sofía García, se tomaran un café de vez en cuando para ponerse de acuerdo.

***

Cuentan que no son pocos los notarios públicos radicados en Torreón que andan haciendo hartos corajes por los problemas que enfrenta actualmente la oficina del Registro Público de la Propiedad en esta ciudad. Y las broncas no sólo tienen que ver con lo inapropiado de las instalaciones físicas, sino más bien con el trato que prodigan y la labor que desempeñan los H. Servidores Públicos de la dependencia estatal. Dicen que un grupo de extraños funcionarios se ha hecho con el control de la oficina, que está a cargo legalmente de Patricia Cháirez, y que son ellos los que toman prácticamente todas las decisiones con lo que se genera un cuello de botella que ha retrasado cualquier trámite. Ciertamente esta oficina nunca ha gozado de buenos comentarios en cuanto al servicio, pero dicen que ahora está peor que nunca y que hasta ahora nadie se ha dignado a atender el reclamo de los fedatarios. En contraste, cuentan que en el Catastro Municipal el servicio ha mejorado notablemente, en rapidez y atención. Claro que frente al fuerte incremento en los valores catastrales que se viene para el año que entra para muchas colonias, ya sería el colmo que además trataran mal a los solicitantes de avalúos y otros trámites.

***

Y llegó ayer el día de la discusión y aprobación de la reforma a la Ley de Servicio Médico propuesta por el gober Miguel Riquelme, que en estos días anda persiguiendo la seda en las tierras del emperador Xi Jinping. Como recordará, memorioso lector, una buena parte de los integrantes del magisterio se rebelaron hace unas cuantas semanas y tomaron la sede del Poder Legislativo local para exigir que se cambiara la ley que, a su ver, era injusta ya que les cargaba la mano en cuanto a las cuotas que deberían pagar por recibir un servicio que deja mucho a desear. Al final, previo desalojo, don Miguel les prometió hacer unos ajustes para resolver el entuerto y, aunque no quedaron los quejosos del todo contentos, dijeron que peor es nada. Pues bien, ayer acudieron algunos integrantes del movimiento magisterial para recibir que no les fueran a hacer madruguete o a dar gato por liebre. Pero cuál fue su sorpresa al ver que un grupo más nutrido de maestros perteneciente al SNTE acudió al recinto, incluso con uniformes, para aplaudir y vitorear a todo aquel diputado que hablara linduras de la reforma propuesta por el gober y denostar y abuchear al que osara cuestionarla. A los maestros disidentes no les quedó de otra mas que guardar silencio y observar que todo transcurriera conforme al guion que marcaron los oficialistas. Por lo visto, también en estos menesteres se da eso del acarreo.

***

Como ya se ha hecho una bonita costumbre, no importa el partido que gobierne en el ámbito federal o municipal, en estos días de interciclo agrícola se han podido observar, pero sobre todo oler, las aguas pestilentes en algunos tramos de los canales de riego que atraviesan Torreón. El ejemplo más fehaciente es el que está antes de llegar al Nudo Mixteco, en donde se pueden ver no únicamente las aguas negras sino también basura, llantas, maleza y hasta restos de muebles lo que no sólo da mal aspecto, sino que sobre todo representa un foco de infección. Y la historia a la hora de las responsabilidades es la de siempre: el Simas dice que la limpieza de los canales corresponde a Conagua y ésta asegura que no son ellos quienes ensucian los tramos. Los subagentes disfrazados de tubos rotos aseguran que dado que se trata de aguas negras, sólo puede ser el organismo municipal el que esté arrojando el líquido infame. A ver si ya se van haciendo cargo, porque en este tema ya están como las mentadas aguas azules del parque industrial de Gómez Palacio, en donde cada vez que llueve, le abre a la llave en una maquila que está por ese sector. Y, como siempre, nadie sabe, nadie supo. Pobre región.

***

Y ya que entramos a asuntos comarcanos pero de aquel lado del Nazas, nos cuentan que las cosas van de mal en peor en la Vicefiscalía ubicada en Lerdo. Y los problemas no sólo tiene que ver con los malos peritajes, o peritajes trucados, que realizan cuando se trata de accidentes en donde han lesionados o fallecidos. Cuentan que en casos en donde debería de haber también una gran sensibilidad por parte de los encargados de las mesas correspondientes, los protocolos y el buen trato suelen brillar por su ausencia. Tal es el caso, dicen, de los presuntos abusos sexuales cometidos por un maestro a unas niñas en una escuela. Según los reportes de los subagentes, las encargadas de tomar la declaración no siguieron el manual establecido para estos casos y permitieron que se llevara el interrogatorio a las presuntos víctimas sin asistencia psicológica y con escasos cuidados en el manejo de las preguntas. Dicen los que saben que esta forma de proceder, digamos, poco diestra, puede derivar en la liberación del supuesto agresor sexual, no necesariamente porque sea inocente, sino porque no se integró bien la averiguación. A ver si el vicefiscal Daniel Rocha se pone ya las pilas, a menos de que falte que alguien le recuerde que él pertenece al “gobierno del cambio” en Durango.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...