26 de junio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Internacional

Bolsonaro queda a un paso de la presidencia

La victoria del ultraderechista fue muy superior a lo que vaticinaban las encuestas

EFE
BRASILIA, BRASIL, lunes 08 de octubre 2018, actualizada 10:38 am

Enlace copiado

El ultraderechista Jair Bolsonaro obtuvo ayer un 46 % de los votos en las elecciones presidenciales en Brasil, pero se quedó a un paso del poder y disputará una segunda vuelta el 28 de octubre con el progresista Fernando Haddad, que logró el 29 %.

La victoria de Bolsonaro fue aplastante y muy superior a lo que vaticinaban las encuestas, pero los cuatro puntos porcentuales que le faltaron postergarán la definición, que, de acuerdo a los sondeos, pudiera no ser tan fácil como la primera vuelta celebrada ayer.

Todas las encuestas publicadas hasta antier sábado decían que en caso de una segunda vuelta, Bolsonaro y Haddad estarían empatados en torno a un 45 % de los votos, aunque los resultados de ayer presionan al candidato del Partido de los Trabajadores (PT).

Si fuera el caso, se mantendría entonces el clima polarizado que ha primado en la campaña para la primera vuelta, en la que el líder de la ultraderecha se ha adueñado casi por completo del campo conservador y sumado apoyo de las influyentes iglesias evangélicas.

Bolsonaro, un capitán de la reserva del Ejército, tocó diana hoy temprano en su casa y fue el primer candidato en dirigirse a votar, en su primera aparición en público desde que el 6 de septiembre fue acuchillado durante un mitin, lo que le causó graves heridas que lo mantuvieron hospitalizado durante tres semanas.

"Creo que no habrá segunda vuelta. Estoy con mucha fe y esperanza y trabajé mucho para eso", declaró el candidato, un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985) conocido por declaraciones de tinte machista, racista, homófobo y xenófobo.

Se equivocó en su primer pronóstico, pero aún así, confirmados los resultados, dijo que "no deja de ser una gran victoria" y pidió a sus seguidores que "continúen movilizados" porque Brasil "no puede dar otra vez un paso a la izquierda" ni "puede seguir flirteando con el comunismo".

También reiteró sus dudas sobre el sistema electrónico que se usa en las elecciones en Brasil, dijo que su equipo recibió "denuncias de problemas en las urnas" y hasta insinuó que ello podría haber influido en el resultado, pero no hizo mención a la posibilidad de denunciar formalmente un fraude.

"Vamos a exigir soluciones para eso", declaró, y se dijo "seguro" de que "si ese problema no hubiera ocurrido y tuviéramos confianza en el voto electrónico, ya tendríamos el nombre del nuevo presidente elegido" en la primera vuelta.

Haddad, por su parte, se ofreció para "unir a los demócratas" de Brasil" y en sus primeras declaraciones tras el cierre de las mesas se refirió de forma indirecta a una de las más polémicas promesas de Bolsonaro, que es liberar la venta y porte de armas para civiles.

"Esta elección pone muchas cosas en juego, muchas cosas en riesgo y vamos con el campo democrático con una única arma: el argumento", declaró frente a cientos de seguidores que lo aclamaban, a pesar de la enorme diferencia de votos en favor del líder ultraderechista.

Ambos candidatos dieron a entender que hoy mismo comenzarán los contactos con otras fuerzas políticas de cara a la segunda vuelta, para la cual la campaña se reanudará en la televisión el próximo fin de semana.

A pesar de la fuerte polarización en que se sumergió el país en las semanas previas a las elecciones de ayer, la jornada transcurrió con una casi total normalidad y sin incidentes mayores.

Así lo subrayó la expresidenta de Costa Rica Laura Chinchilla, jefa de la primera misión de observación de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Brasil, quien dijo que esa "normalidad" hasta "contrastó con la preocupación que existía en la campaña".

Según Chinchilla, entre los 40 observadores que la OEA ha desplegado en 13 de los 27 estados del país, no hubo "relatos de problemas que puedan llamar la atención".

Lo único que señaló como "preocupante" fue la masiva difusión de noticias falsas en las redes sociales, lo cual fue reconocido por el Tribunal Superior Electoral (TSE), que garantizó que sus técnicos combatieron ese fenómeno durante toda la jornada.

En opinión de Chinchilla, quien valoró el trabajo del TSE, "el impacto de las noticias falsas entre la población no sólo afecta a los candidatos a la Presidencia", sino que puede llegar a poner en duda hasta "la credibilidad de las elecciones".

Promesas

Aquí algunas de las promesas que ha dicho Bolsonaro que cumpliría de ser elegido.

=> Privatizaciones: Bolsonaro ha prometido privatizaciones generalizadas en la economía más grande de América Latina, con el fin de impulsar una recuperación para la peor recesión que la nación ha enfrentado en décadas. Además ha dicho que es necesario erradicar la corrupción que se ha extendido en años recientes. Mientras la comunidad empresarial se ha unido alrededor del candidato por estas propuestas, sus detractores han hecho notar que como congresista frecuentemente votó y expuso puntos de vista que son contradictorios.

=> Gastos e impuestos: Bolsonaro ha dicho que haría un fuerte recorte a los gastos para confrontar un déficit presupuestal que se espera alcance 39 mil millones de dólares el año entrante. También ha prometido que recortaría impuestos y simplificaría el código fiscal, aunque no ha dado detalles. Además, ha dado señales confusas: cuando el consejero económico Paulo Guedes --un banquero entrenado en la Universidad de Chicago-- recientemente sugirió reestablecer un impuesto a las transacciones bancarias, Bolsonaro dijo que Guedes había sido citado fuera de contexto y aseguró que no habría nuevos impuestos.

=> Violencia: Bolsonaro, que se ha mostrado nostálgico de la dictadura del país entre 1964 y 1985, ha dicho que quiere flexibilizar las leyes de control de armas para permitir que más personas puedan llevarlas consigo en público. También ha dicho que presionaría para que las fuerzas policiales tengan más libertad para disparar mientras patrullan. La idea de empoderar a la policía, que ya es responsable de altos índices de muertes por disparos, incluso en Río de Janeiro, ha consternado a las comunidades más pobres.

=> Guerra contra la diversidad: Bolsonaro, quien tiene un largo historial de comentarios ofensivos hacia las mujeres, los negros y los gays, ha dicho repetidamente que regresará a Brasil a sus "valores tradicionales". Aunque no ha especificado qué quiere decir con esto, muchos grupos temen que pueda recortar las cuotas raciales en las universidades y frenar los derechos de las minorías, como los transexuales, quienes recientemente ganaron el derecho a decidir el género que quieren llevar en sus documentos de identidad nacional.

El partido de Lula fue el que más gobiernos obtuvo en primera vuelta

El Partido de los Trabajadores (PT), la formación liderada por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, fue la que más gobiernos regionales obtuvo en la primera vuelta de las elecciones de ayer en Brasil, con tres gobernaciones y la posibilidad de conquistar una cuarta.

Los estados de Bahía, Ceará y Piauí, en el empobrecido nordeste brasileño y un viejo reducto electoral del PT, quedaron bajo las alas de la sigla socialista luego de que sus actuales gobernadores garantizaran la reelección, en tanto que la candidata petista al gobierno de Río Grande do Norte, Fátima Bezerra, fue la más votada, pero tendrá que definir el cargo en una segunda vuelta.

No obstante, en la jornada de ayer el PT perdió Acre, uno de sus más antiguos reductos electorales, así como el gobierno de Minas Gerais, ya que el gobernador Fernando Pimentel, que aspiraba a la reelección, quedó en tercer lugar.

En Bahía, uno de los estados más pobres de Brasil, ganó por amplia ventaja Rui Costa, hijo de sindicalista y quien desde muy joven se inició en la lucha social. Tras ser escrutado el 98 % de las mesas, Costa fue reelegido con el 75 % de los sufragios, por lo que no necesitó disputar una segunda vuelta.

Dilma pierde la elección para el Senado

La expresidenta brasileña Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), perdió la elección de ayer para un escaño en el Senado por el estado de Minas Gerais al quedar en cuarta posición con un 15.04 % de los votos, según los datos oficiales con el 93.17 % del censo escrutado.

De acuerdo con los resultados, Rousseff, quien lideraba todos los sondeos previos a las elecciones de ayer, se quedó muy lejos de las dos primeras posiciones que daban derecho a dos asientos en el Senado por ese estado.

Los vencedores para senador por Minas Gerais (sureste) fueron Rodrigo Pacheco, de Demócratas (DEM), quien obtuvo un 20.70 % de los votos, y el periodista Carlos Viana, candidato por el Partido Humanista de la Solidaridad (PHS), quien recibió un 20.34 %.

Rousseff se presentó a los comicios para la Cámara Alta en un intento por volver a la vida política tras haber sido destituida como jefa de Estado por ese mismo Senado a mediados de 2016 por irregularidades en las cuentas públicas.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...