14 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Doctor en Casa

Entre la culpa y el beneficio

Verdades sobre la lactancia

ANGÉLICA SANDOVAL
Torreón, Coahuila, jueves 27 de septiembre 2018, actualizada 12:06 pm

Enlace copiado

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la alimentación para los niños pequeños por medio de la leche del seno materno, es la forma ideal de aportar los nutrientes que estos necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. En este sentido y para que las mujeres puedan amamantar, es fundamental que dispongan de información, del apoyo de su familia y del sistema de atención de salud.

Una de las recomendaciones de la OMS, es que la lactancia materna sea exclusiva durante seis meses, es decir, no proporcionar al lactante otros alimentos o bebidas, ni siquiera agua. A partir de entonces, se sugiere continuar con la lactancia materna hasta los 2 años, como mínimo, y complementarla adecuadamente con otros alimentos inocuos.

Carlos Araujo Arche, coordinador de Salud Materna y Reproductiva en la Jurisdicción Sanitaria VI de la región Lagunera, explica que el mejor sistema de alimentación para los bebés es la lactancia materna debido a que trae consigo diversos beneficios tanto para los pequeños como para las madres, ya que les ayuda a espaciar los embarazos y reduce el riesgo de cáncer de ovario y de mama.

¿Los niños amamantados tienen menor riesgo de padecer cáncer?

Cierto.“El mismo sistema inmunológico bloquea el desarrollo de células malignas gracias a la leche materna. Los niños que son amamantados se enferman menos, tienen menos probabilidad de tener cáncer y obesidad, esto siempre y cuando se cumpla lo que dice la OMS; lactancia materna exclusiva por seis meses, pura leche materna, ni agua, ni nada. Después de los seis meses, se recomienda el inicio de alimentos diferentes a la leche, ya sería el alimento complementario más la leche materna”, explicó el doctor.

Son más propensos los que reciben alimentación por leche de fórmula.

Cierto. Araujo Arche explicó que aquellos niños y niñas que no reciben leche humana, tienen más posibilidades de enfermarse durante los primeros años de vida; pueden padecer sobrepeso y obesidad e infecciones intestinales y respiratorias, por mencionar algunas.

¿Los niños amamantados tienen un mayor coeficiente intelectual?

Cierto. “Es cierto porque la leche materna tiene más concentración de zinc, un elemento muy importante para el neurodesarrollo. Es importante que las futuras madres acudan a lugares donde se les pueda proporcionar información adecuada, veraz, científica en cuanto a las características que tiene la leche materna”, agregó.

En su portal de Internet, la Secretaría de Salud Federal explica que mientras que la leche materna es protectora, los métodos alternativos de alimentación infantil aumentan el riesgo de infección, debido sobre todo a que la contaminación lleva a un mayor consumo de organismos patógenos. La mala higiene, especialmente en la alimentación con biberón, es una causa importante de gastroenteritis y diarrea en la infancia. La dependencia también explica que la fórmula para niños y la leche de vaca son un buen vehículo y medio de cultivo para organismos patógenos.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...