20 de junio de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
sábado 04 de agosto 2018, actualizada 8:01 am

Enlace copiado

El entre que se han dado en estos días el virtual procónsul de Coahuila, Reyes Flores, y el subjefe del PRI Nacional, Rubén Moreira, representa un adelanto de lo que pudiéramos ver en el arranque formal de la era López Obrador a partir del 1 de diciembre y lo caliente que podrían ponerse las cosas en la provincia. Y es que, como usted ya debe saber, enterado lector, el exgober coahuilense declaró para un medio de la Capirucha del Esmog que, palabras más, palabras menos, su partido va a poner bajo la lupa todas y cada una de las acciones del gobierno de AMLO, como corresponde a una “oposición responsable”. Y aprovechó para lanzar varios dardos a las propuestas pejistas que, según don Rubén, planteaban un escenario de fantasía. La respuesta no se hizo esperar y fue don Reyes el encargado de revirar con igual o más rudeza diciendo que

El exgober carecía de aquello que llaman vergüenza, y que mejor pida que se auditen los recursos usados en su administración estatal. Aunque este primer choque pareciera un hecho anecdótico, en realidad habla mucho del posible escenario venidero. Y es que los diputados federales electos de Morena ya anunciaron que van a meter en su agenda legislativa el tremendo asunto de la deuda estatal que a la fecha sigue dando de qué hablar por los aprietos financieros para el gobierno provincial y la falta de transparencia en el destino de la mitad de los recursos. Además, el tema de la explotación del gas de lutitas con el polémico método de fractura hidráulica (“fracking”), pinta para generar harta controversia entre el próximo gobierno de la República y la administración estatal de Miguel Riquelme, debido a que don Andrés Manuel ya dijo que no está de acuerdo con ese método, mientras que el gober mantiene su apuesta en el sector energético para detonar la economía provincial. Por último, no hay que olvidar que tanto Reyes Flores como el senador electo Armando Guadiana y el diputado federal electo José Ángel Pérez, principales representantes del morenismo en Coahuila, tienen su historia de desencuentros con el moreirismo, ahora riquelmismo. A ver cómo se pone esto.

***

Y ya que hablamos de finanzas públicas estatales, ha llamado la atención de los mal pensados el rezago que registra el gobierno de don Miguel en materia de inversión pública para infraestructura, ya que en los primeros seis meses del año apenas había ejercido el 10 por ciento de lo presupuestado. En contraste, otros rubros ya habían rebasado lo proyectado, tales como viáticos y subsidios, y otros, como propaganda y programas clientelares -perdón, sociales- ya andaban cerca del monto asignado para todo el año. Para las mentes más maliciosas, estos datos reflejan las prioridades del gobierno riquelmista en su arranque, entre las cuales no está el tema de la infraestructura. No obstante, para otros agudos observadores significa una incógnita intrigante, ya que consideran que el gobierno provincial sí está llevando a cabo obras públicas, incluso por encima del monto reportado, pero que probablemente lo que está ocurriendo es que no las está pagando todavía. La gran pregunta es, este caso, ¿cómo se está registrando el pasivo, de corto plazo o circulante? La respuesta no es irrelevante, porque hay que recordar que la deuda con proveedores y contratistas fue una de las grandes broncas de la pasada administración estatal.

***

Cuentan que la incertidumbre impera en las dos principales corporaciones del ayuntamiento de Torreón, esto es Seguridad Pública y Tránsito. De la primera, los subagentes que responden a la contraseña ultrasecreta “Patrullero 777” dicen que las cosas no andan bien debido al reciente reingreso a la Policía Municipal de una de las manos derechas del exjefazo municipal y ahora subsecretario estatal de Seguridad, Adelaido Flores. Cuentan que desde el arribo de dicha persona, ha comenzado una depuración de agentes que en el pasado mes de julio sumó el total de 10, bajo la amenaza de que en agosto habrá otros tantos, con la finalidad de acomodar a gente afín. Dicen que la nueva contratación policial salió por la puerta de atrás en la pasada administración debido a ciertas travesuras que habría cometido, pero que logró seguir cobrando gracias a que alguien del equipo del exalcalde Jorge Luis Morán la mantuvo en una nómina oculta. Cuentan que el regreso en la actual administración zermeñista se dio luego de que la persona mencionada ofreciera información delicada al jefazo de la Policía Municipal, Primo García Cervantes y su equipo, y la terminaron poniendo al lado de unos de los más temidos de la corporación, un tal “comandante Fierro”. Dicen que ellos mantienen alejado a don Primo para hacer sus travesuras y acomodos, mientras le dicen al director que todo marcha sobre ruedas, cuando en realidad se ha impuesto una especie de tiranía dentro de la institución que ha generado temor entre los gendarmes. En el caso de la Dirección de Tránsito, la incertidumbre se debe a las notorias ausencias del jefazo Pedro Luis Bernal, sobre todo en esta época de operativos viales para prevenir accidentes por las vacaciones. Pero los subagentes comentan que precisamente don Pedro Luis anda disfrutando de varios días de asueto en la sorprendente urbe de Nueva York, mientras que por acá corren rumores que el ave de mil tempestades pudiera ser removido de su cargo próximamente, pero no para pasar a vivir en el error, sino para ocupar otra cartera municipal. Así las cosas.

***

Por lo visto las broncas dentro del Simas Torreón y entre éste y el Simas Rural, que no tiene vínculos con el municipio, están generando inconvenientes serios a particulares. Primero están los trabajos que lleva a cabo el sistema paramunicipal de aguas y saneamientio para la reparación de colectores caídos, que proliferan por toda la ciudad. El detalle no es, por supuesto las reparaciones en sí, sino que las realizan en las horas más inapropiadas, es decir, cuando más tránsito vehicular hay. Luego, al concluir las reparaciones, que suelen tardarse no días, sino hasta semanas, la compactación y el recarpeteo -cuando lo hacen, porque no siempre es así- deja mucho a desear, al grado de que, al paso de los días, los hundimientos vuelven a aparecer. Como ejemplo está la calzada Antonio de Juambelz, o la prolongación Bravo, solo por citar dos. Pero tal parece que tras las contingencias de la escasez de agua durante los días más cálidos del verano, ahora el drenaje se ha convertido en el problema central del sistema. Como muestra, el caso de un hotel de reciente apertura ubicado en el Periférico que en los últimos días ha registrado la inundación de aguas pestilentes debido a que el cárcamo que opera a espaldas del inmueble se ha visto rebasado en varias ocasiones. Cuentan que los encargados del hotel ya están desesperados porque nadie les hace caso y en Simas Torreón les dicen que esa bronca le corresponde al Simas Rural, mientras que éste dice que es problema de aquél. O sea, el clásico juego de aventarse la pelota. No obstante, cuentan los subagentes que los trabajadores del sistema paramunicipal no han podido atender la queja debido a las broncas sindicales que se traen. ¿Será?

***

Del otro lado del Nazas dicen que ya salió el peine con el asunto de la nueva privatización del servicio de limpieza de Gómez Palacio. Resulta que, según los subagentes disfrazados de camiones arrumbados, los contratos para la concesión de la recolección de basura, confinamiento y reciclado quedaron en manos de dos empresas que en realidad son una sola y que ambas pertenecen a una persona muy cercana a la familia de la alcaldesa Leticia Herrera. Además, comentan que el asunto estaba más que planchado desde hace meses dado que la firma -o firmas, como usted guste- que resultó ganona es la misma que venía rentando las unidades recolectoras al ayuntamiento para que éste ofreciera el servicio. El arrendamiento por unidad, dicen, rebasaba los tres millones de pesillos al año, por lo que se entiende que le resultara más viable al Municipio entregar la concesión completa al particular. Lo que no cuadra a algunos agudos observadores es que sea la misma empresa que cobraba esa cantidad de dinero por el servicio de arrendamiento, la que ahora ofrecerá el servicio, aunado a la cercanía ya mencionada. ¿No habrá aquí algo parecido al conflicto de interés o privilegios extraordinarios? Conste que es pregunta.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...