20 de junio de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
miércoles 01 de agosto 2018, actualizada 9:44 am

Enlace copiado

Tremenda polémica la que se desató el fin de semana pasado por el convite nupcial de la hija del líder sindical magisterial Carlos Ariel Moreira, hermano de los exgobers Humberto y Rubén que se celebró en la colonial San Miguel de Allende, Guanajuato. Las fotos sociales fueron compartidas en redes sociales por familiares y amigos de la pareja, entre los que figuró el actual secretario general del PRI, pero no el expresidente nacional del tricolor, y así como comenzaron a circular, los dardos emponzoñados comenzaron a ser lanzados por usuarios que se identificaron como maestros de la sección 38 del SNTE. Los profes manifestaron su enojo por lo que consideraron un derroche de dinero en medio de una de las peores crisis por las que atraviesan las clínicas y hospitales del magisterio en Coahuila.

Incluso hubo quienes señalaron a don Ariel de haber cometido varias travesuras que habrían repercutido en la merma de recursos del magisterio y que, no conforme con ello, ahora desplegaba gran pompa y boato para el bodorrio que, dicen las malas lenguas, habría costado varios millones de pesillos. “Quién iba a pensar que la sección 38 hasta para bodas daba”, espetó por ahí un quejoso en las redes sociales. Corre la especie que el jolgorio incluyó hospedaje por tres días, además de almuerzo, comida y cena, servicio a cuartos y bebidas nacionales e importadas para un total de 250 invitados. Pero la reacción del líder sindical a las críticas no se hizo esperar. Dicen que don Ariel respondió también a través de redes sociales y de forma velada acusó a su hermano Humberto de estar detrás del golpeteo y le aventó varios dardos también con harta ponzoña. Cuentas las lenguas de doble filo que el exgober Moreira I también hizo lo propio y en una supuesta carta atribuida a él lanzó diatribas diversas contra sus hermanos Ariel y Rubén, en un capítulo más de la guerra interna del otrora clan más poderoso de la provincia, y que no tienen empacho en ventilar públicamente.

***

De entre los personajes coahuilenses neomorenistas, hay uno que aún no da color respecto a su integración en el proyecto del futuro preciso Andrés Manuel López Obrador. Se trata del famoso “Corcel Negro”, Javier Guerrero García, expriista y exsuspirante a la gubernatura de Coahuila. Como usted recordará, memorioso lector, luego de ser subsecretario de Sedesol en el gabinete del todavía preciso Enrique Peña Nieto y de buscar ser candidato del PRI a la Silla Máxima de la provincia, don Javier decidió abandonar su partido de toda la vida para irse por la libre en pos del gobierno estatal. Pero las cosas no le salieron como lo planeó y, al final, según la voz de algunos críticos y criticones, terminó contribuyendo a la pulverización del voto de la oposición al moreirismo, con lo que el PRI pudo hacerse con el triunfo nuevamente en la elección de 2017. Tras meses de lucha postelectoral, ahora sí unido a Guillermo Anaya, el Corcel Negro desapareció de la escena, pero sólo por poco tiempo. Su regreso lo hizo como coordinador de Morena en Coahuila, nombramiento que obtuvo una vez arrancada la campaña presidencial. Dicen que su función principal fue la de convocar y convencer a empresarios y notables del priismo “rebelde” para que se sumaran al proyecto del Peje. Debido a su incorporación tardía, no se sabe qué tanto le toca del buen resultado que obtuvo AMLO en Coahuila y, por ende, se desconoce la ascendencia que pudiera tener dentro del reparto de cargos que sigue haciendo el próximo Gran Tlatoani de la República. Pero nuestros subagentes disfrazados de matracas vinotino nos reportan que ya hay varias propuestas para don Javier y que la que más se oye es que podría convertirse en el enlace del próximo gobierno con el Poder Legislativo federal, dadas sus cualidades de interlocución y la experiencia que también tiene como parlamentario. No obstante, todavía faltan varios meses para el arranque de administración y no se descarta que se den cambios y acomodos.

***

Cuentan que en el ayuntamiento de Torreón parece haber una línea dura en varios niveles de administración incluido el Cabildo. Una línea con la que se desecha todo aquello que no esté dentro de la visión del gobierno municipal que encabeza el panista Jorge Zermeño. Nuestros subagentes vestidos de sillas nos reportan que recientemente una comisión de alumnos y maestros de la Ibero e integrantes de la asociación Renacer Lagunero se reunieron con ediles del ayuntamiento torreonense para presentarles la propuesta del nuevo centro de Torreón, a construirse en los terrenos del actual aeropuerto de la ciudad, obviamente cuando éste deje de operar y funcione uno nuevo, que no se sabe cuándo vaya a pasar. El asunto es que, según reportan los subagentes, la regidora panista Ana María Betancourt fue la encargada de intentar batear a los entusiasmados jóvenes y no tan jóvenes con su propuesta bajo el argumento de que actualmente ni en el futuro inmediato había proyecto alguno de cambiar el aeropuerto, por lo que no tenía sentido andar imaginando cosas antes de tiempo y que casi casi que mejor se dedicaran a otro asunto. Cuentan que los integrantes de la comisión se quedaron helados ante la respuesta de la regidora no sólo por la negativa rotunda a siquiera dialogar en qué consistía la propuesta sino por las maneras, dicen, poco amables que tuvo. Cuentan que el desencuentro fue tan evidente que al final varios de los otros ediles se acercaron a la comitiva ciudadana y estudiantil para ofrecerles una disculpa, tratar de que no se fueron con tan amargo sabor de boca y hacerles ver que sus planteamientos habían caído en tierra fértil. Tal vez doña Ana María tenga razón en sus argumentos, pero lo cierto es que siempre hay formas. Y como dicen, en política, la forma es fondo.

***

A propósito del aeropuerto, algunos subagentes que han estado de visita por estas tierras en fechas recientes nos comentan que les ha llamado mucho la atención la falta de cuidado que se observa en la vía de acceso a la terminal aérea. Entre los “detallitos” mencionados está la maleza crecida de la franja que separa a la calzada Francisco Sarabia del muro que rodea los terrenos en donde se asienta la pista de despegue y aterrizaje. Ahí mismo, es común que se acumule la basura que algunos ciudadanos irresponsables tiran en el lugar pensando que se trata de un basurero al aire libre. Otro punto en contra es el estado de la carpeta asfáltica, que en algunos puntos presenta severo deterioro, sobre todo frente a la propia terminal. También al camellón central le falta algo de mantenimiento y en el crucero en donde está la famosa vuelta inglesa, es común que haya confusión de los conductores que en vez de abrirse a la extrema derecha para dar vuelta o retornarse, lo hacen desde el carril de la extrema izquierda. En suma, falta más atención ahí.

***

Tal y como se había previsto, tras el proceso electoral resurgieron temas que durante las campañas se mantuvieron congelados, y es el caso de la resistencia a que se construya en Gómez Palacio una planta de la firma norteamericana Chemours Company. Y es que a partir de la semana anterior, el llamado Frente Unido de Pueblos en Defensa de la Vida y el Territorio, retomó las reuniones para refrendar su rechazo a la construcción de dicho complejo químico, cuyas obras están suspendidas por misteriosas órdenes de un juez federal, al igual que las del ramal del gasoducto El Encino-La Laguna que atravesaría por la comunidad de Dinamita, del mismo municipio. Esta semana, los quejosos anunciaron que llevarán a cabo una cruzada informativa, en la que no únicamente ofrecerán argumentos para que se concrete este proyecto sino que también darán a conocer un supuesto historial de casos de injusticias laborales y enfermedades en perjuicio de trabajadores de otras empresas que ya operan en el sector de Dinamita, donde hasta hace poco los gobiernos tenían considerada la creación de todo un clúster químico industrial, con la instalación de empresas como Chemours y otras de talla internacional que, por ahora, ya están pensándola dos veces antes de invertir sus capitales en la Laguna de Durango. El estado que guardan las cosas en esta región reflejan que no hubo el suficiente trabajo político para haber acallado desde antes las protestas que esto acarrearía, informando y acercándose a la gente de los alrededores. Además de que, según voces de mal pensados, pudiera haber intereses de otra índole metidos en el tema para frenar el desarrollo proyectado. ¿Será?

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...