19 de abril de 2019 notifications
menu
Internacional

Siria condena evacuación de los Cascos Blancos

NOTIMEX
DAMASCO, SIRIA, martes 24 de julio 2018, actualizada 8:42 am

El gobierno de Siria condenó ayer la evacuación de unos 800 miembros de los llamados Cascos Blancos ubicados en el sur del país por parte de Israel, calificándola como una "operación criminal" llevada a cabo con la ayuda de Estados Unidos, Reino Unido, Jordania, Alemania y Canadá.

"La operación criminal llevada a cabo por el régimen de Israel y sus aliados en la región muestra la verdadera naturaleza de los Cascos Blancos, organización de la que Damasco ha alertado el peligro que representa para la seguridad y estabilidad del país y la región", indicó la cancillería a la agencia de noticias SANA.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, anunció la víspera la evacuación de 800 sirios de los Cascos Blancos y sus familias que fueron trasladados a Jordania a petición del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y de otros líderes mundiales.

Los llamados Cascos Blancos fueron llevados a Jordania en una operación que el gobierno israelí aseguró que fue para protegerlos de inminentes amenazas contra su vida, pero, en opinión de Damasco, se dedicaban a realizar una labor propagandística contra las autoridades sirias.

Para el Ministerio de Relaciones Exteriores de Siria, la evacuación de los Cascos Blancos, efectuada en cooperación con Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Jordania y Alemania, revela que estos países apoyaban la labor de los "extremistas".

Denunció que la imagen de Siria "ha sido afectada por el papel destructivo que jugaron los Cascos Blancos, que han estado involucrados en el montaje de los supuestos ataques químicos de los que responsabilizan al gobierno del presidente Bashar al Assad.

Indicó que después de la salida de los activistas de ese grupo de Siria, resulta inaceptable realizar reuniones en la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) y en otras organizaciones internacionales sobre el supuesto uso de armas de químicas en el país.

Agregó que el régimen de Al Assad espera de la OPAQ y de otros organismos que combaten el terrorismo que cambien su enfoque al respecto, ante todo tomando en cuenta que el país árabe no cuenta con armas químicas.

Uno 800 miembros de los Cascos Blancos cruzaron la frontera desde Siria hacia los Altos del Golán, ocupados por Israel, antes de llegar a Jordania durante el fin de semana.

El gobierno de Al Assad ha acusado a los Cascos Blancos, también conocidos como Defensa Civil Siria, de ser una organización terrorista patrocinada por Occidente, incluso el presidente aseguró que formaban parte de la red Al Qaeda.

Los Cascos Blancos surgieron en 2013 con el objetivo de rescatar a civiles en las zonas controladas por los rebeldes, donde sus voluntarios a menudo han trabajado para salvar a personas atrapadas bajo los escombros provocados por los bombardeos del régimen de Al Assad.

Logran escapar gracias a elaborado plan

El teléfono sonó el sábado por la noche. En la violenta zona de guerra que es el suroeste de Siria, con las fuerzas enemigas en camino, los 98 voluntarios de los Cascos Blancos reunieron a sus parejas, hijos y un bolso por persona. En total, 421 personas se encontraron en los dos puntos de reunión desde donde cruzarían hacia la libertad.

Para cuando cruzaron, ya eran 422. Una mujer entró en labores de parto y dio a luz mediante una cesárea de emergencia. Su hijo, Nairouz, llegó al mundo a campo abierto y en la oscuridad de la noche, a poca distancia de la frontera con el territorio israelí de los Altos de Golán. Fue tan solo uno de los momentos dramáticos en la complicada operación internacional de rescate de los voluntarios sirios que trabajan en áreas ocupadas por la oposición, llevándolos en autobús a través del acérrimo enemigo de su país, Israel, y hacia el renuente oasis de Jordania.

Fue una travesía repleta de suspenso a lo largo de una zona de conflicto para cruzar una de las fronteras más vigiladas del mundo. No fue sino hasta el último minuto que los involucrados tuvieron la certeza de que la operación se llevaría a cabo.

Junto con ellos, se rescataría a cerca de 400 personas más. La mayoría de ellas no llegó a tiempo a los puntos de encuentro al no poder cruzar los caminos que las fuerzas sirias cerraban por un lado y los combatientes del grupo Estado Islámico por el otro.

En total, ejecutar la evacuación tomó cerca de seis horas, de acuerdo a una persona cercana a la operación y quien accedió a discutir los detalles bajo condición de anonimato ante la delicadeza del tema.

La operación fue planeada por Gran Bretaña, Alemania y Canadá, con el respaldo de Israel, Jordania, Estados Unidos y Naciones Unidas. Alcanzó un nivel sin precedentes de acuerdos y coordinación - algo rara vez demostrado entre los diferentes actores internacionales durante los ocho años de guerra en Siria, en donde algunas de las potencias mundiales se han enfrentado entre sí. El rescate de los asediados Cascos Blancos no estuvo exento de controversia.

Generó preguntas sobre el destino de los otros 3.000 rescatistas del grupo que aún operan en el norte de Siria, que viven junto con más de un millón de civiles desplazados en áreas que aún permanecen bajo control de la oposición y que se prevé sean los próximos objetivos de las fuerzas del gobierno.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...