26 de marzo de 2019 notifications search
menu
Lector opina

Foro del Lector


sábado 16 de junio 2018, actualizada 10:30 pm


Avance o retroceso

¿El país avanza o retrocede? Se va acercando el día de las elecciones y para una gran parte de la población apenas si eso despierta algo de atracción, para otros no significa nada, pero para un reducidísimo grupo lo representa todo.

Las grandes mayorías cansadas de desengaños, abusos, mentiras y promesas incumplidas, además del haberse acostumbrado a una diaria sorpresa de hechos tanto del crimen organizado como de políticos deshonestos; para los de media tabla, quizá su primera elección, en algo pueden resultar benéficas, pero para un puñado de personas por cierto, con muy mala reputación, lo significan todo.

Cosas de la realidad. El pequeño grupo son aquellos del statu quo inamovible, los dueños de las grandes riquezas nacionales tanto materiales como intangibles, por ejemplo: concesionarios de bancos, contratos, concesiones, etc., para ellos sería fatal que las cosas cambiaran en su perjuicio para beneficiar a cualquier otro grupo de la población. Ese pequeño grupo aglutina alrededor de 150 familias, las más ricas de México, dueñas de instrumentos de conciencia, justicia, partidos, y muchas cosas más, simplemente dueñas de grandes influencias en lo social y económico, además de lo político.

Con la problemática actual que pesa como bloque de granito sobre la clase menos favorecida, resulta muy difícil guardar esperanzas de un cambio que dé más igualdad y oportunidades de progreso material y espiritual. Los trajines del Tribunal Electoral, las zancadillas entre candidatos, los medios disfrazando sus hilos ocultos, etc., revelan que una mano poderosa es la que manda. La verdad es clara, ganará el que menos lastime a la clase privilegiada. El otro camino no existe. El candidato que sea, se tendrá que doblegar ante el peso específico de las barreras que le van a aparecer al día siguiente de la elección. De tal manera que primero de julio ya cercano, será una página más de esto que es espejismo y sueño de una mejoría sustancial para muchos.

Será el último día de tranquilidad para el ganador y el primero de su desgaste. La rueda de molino seguirá girando y apenas un milímetro se moverá de este drama en que está metido el pueblo de México. El primer día del nuevo presidente verá el enorme muro que es intocable; todo lo prometido ahí se acaba. Poco a poco le irán llegando los indicios, mensajes y señales: “ con esto no te metas” o te atienes a las consecuencias y empezará la retórica embustera de las realizaciones que sólo existirán en palabras huecas. Las elecciones son sueños que se desvanecerán el primer día del nuevo gobierno. ¿ Cuántos municipios y gubernaturas quedarán en manos del crimen organizado? Cuáles grupos de poder tendrán mano en las futuras decisiones? Los que más aportaron por debajo de la mirada del INE. Así de sencillo.

Miguel Hernández

Ciudadano de Torreón

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
*
Cargando tendencia...