16 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Siglo Nuevo

Tiempos de insultos

Nuestro mundo

MARCELA PÁMANES
jueves 31 de mayo 2018, actualizada 6:17 pm

Enlace copiado

Los memes no me dejan mentir a ese respecto. Los candidatos los coleccionan por montones.

Cuando caemos en la tentación de insultar a alguien es porque ya perdimos la cabeza, ya nos ganó la emoción. Hay descontrol porque no tenemos más argumentos que la descalificación, porque la mejor defensa es el ataque. Lastimamos, hacemos daño, impactamos a alguien con quien tenemos una diferencia.

Hay insultos obvios, los hay pretenciosos, también tenemos directos e indirectos, o bien ingeniosos, o groseros, o que no se toman en cuenta dadas las características del emisor.

El diccionario define “insulto” como una acción que ofende o humilla a una persona. Eso nos lleva a considerar que, al momento de querer insultar a alguien, nos valemos no sólo de las palabras sino también de las acciones. Seguramente, apreciado lector, habrá escuchado frases como “Es un insulto a mi inteligencia” o “Tómalo de quien viene” o bien habrá visto como alguien voltea la cara, entorna los ojos y emite sonidos de fastidio.

Educación, clase y un alto grado de inteligencia son los ingredientes para expresar el enojo de una manera elegante, sutil, y dar en el blanco. Oscar Wilde dejó para la posteridad un buen ejemplo: “No tiene enemigos, pero es fuertemente aborrecido por sus amigos”. ¡Vaya manera de decirle a alguien que nadie lo quiere! La ironía es un insulto endulzado con una cuchara de azúcar.

Si nos fijamos bien, el principal cometido de los insultos, hacer sentir mal al otro, se agota pronto. Me atrevo a afirmar que quien más sufre el insulto es quien lo emite. En él queda una huella que le persigue por largo tiempo, hasta que se perdona por su desvarío y le da la vuelta a la historia. Decía Diógenes: “El insulto deshonra a quien lo infiere, no a quien lo recibe”. Los peores son los más fáciles. ¿A qué me refiero con ello? A emplear el largo rosario de palabras altisonantes disponible en nuestro repertorio. A esta categoría también pertenecen aquellos que descalifican la inteligencia del otro y los que hacen hincapié en algún defecto físico o carencia. Cito algunos: estúpido, idiota, retrasado, imbécil, estulto, ciego, sordo.

¿Por qué me interesa el tema? Porque estamos en tiempos de elecciones y los insultos son materia que abunda, tanto como la cobardía de quien ofende, miente o tergiversa a través de campañas negras y se queda en la oscuridad del anonimato.

Otro modo de insultar, y los mexicanos lo hacemos con frecuencia, es a través de la burla. Los memes no me dejan mentir a ese respecto. Los candidatos los coleccionan por montones. En el caso del aspirante priista apuntan a su vitíligo, padecimiento que ocupa, según fuentes oficiales, entre el tercero y quinto lugar de todas las dermatosis y representa de dos a cuatro puntos porcentuales del total de los pacientes dermatológicos.

Pasa con López Obrador, con las burlas hacia su lentitud para articular respuestas o su carácter mesiánico. Pasa con Margarita, a quien insultan no por sus actos sino por los realizado por su esposo cuando fue presidente. Del Bronco se mofan por sus ideas extremas (cortar la mano a quien roba). A Ricardo le hacen mofa por su inglés o por sus dotes musicales.

Los seguidores de uno y otro bando han caído en el despropósito de la descalificación. Asumen que de ese modo se obtendrá el beneficio de que alguien deje de votar por el contrario.

Quienes tenemos un micrófono o una pluma también somos objeto de insultos. Nos llaman vendidos, chayoteros, corruptos, traidores, vividores, escoria, genuflexos y un largo etcétera. Es muy fácil llamar al todo por la parte y caer en las generalizaciones.

Quien esto escribe, amable lector, aspira a que priven la mesura, el respeto y la tolerancia. Auspiciar relaciones humanas sanas y cuidar nuestras maneras no es un tema a descuidar. El insulto que infringes habla de quién eres.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...