Columnas Social
M.V.Z. FRANCISCO NÚÑEZ GONZÁLEZ Domingo 25 de feb 2018, actualizada 10:30am ... Anterior El Siglo 2 de 5 Siguiente ... El Siglo

Pequeñas especies

El Siglo

UNA REUNIÓN DE CINCUENTA AÑOS

Acabo de tener el privilegio de volver a ver a mis amigos después de medio siglo que egresamos de la primaria del Colegio Mijares, generación 1962-1968. Algunos de ellos nos conocimos desde el jardín de niños hace cincuenta y siete años. Tal vez un día llegamos a cruzar nuestro camino, pero con el paso del tiempo, el pelo cano, o ya sin él, los anteojos, las arrugas o el bastón, no permitió que nos reconociéramos, en cambio nuestras compañeras siguen siendo bellas como antaño. No cabe duda que recordar es volver a vivir, esa reunión trajo a mi mente pasajes que estaban borrados completamente.

Que rápido se fueron los años y que temprano se nos hizo tarde. Los recuerdos, las anécdotas, la bromas, el primer amor y ahora los nietos, mantienen nuestro espíritu juvenil a pesar de nuestra edad que está más que agradecida. Que gusto me dio ver convertidos a mis amigos de ayer, en triunfadores, profesionistas, hombres de bien, aquellos valores que llevamos de nuestra familia y la educación que nos dieron nuestros maestros, cobraron frutos en los hombres de hoy.

Fuimos inquietos y traviesos, otros serios y estudiosos, pero todos respetuosos, recibíamos clases en la mañana e íbamos a casa encargando tarea los maestros y regresábamos en la tarde a la escuela. Recordamos gratamente a la subdirectora del colegio, la señorita Miriam y su memoria privilegiada, conocía santo y seña de cada alumno de cientos que asistíamos al colegio, que después de treinta años que no la veía me saludó por mi apellido preguntando por mi padre, como olvidar aquellas tablas gimnásticas del evento del diez de mayo en el estadio infantil con el Profesor De Pablos, salían a la perfección utilizando solo su silbato, cuando salíamos con gusto en los bailables folclóricos siempre y cuando la pareja fuera de tu agrado, los exámenes públicos de fin de año que era todo una tradición y el gran evento que todos esperábamos, la cena de gala de graduación en el lujoso restaurante ya desaparecido "El Apolo Palacio". No había distinciones para el alumnado por parte de los maestros y directivos. Recuerdo que en tercer año de primaria, empezábamos a utilizar el bolígrafo y teníamos de uniforme camisa blanca y pantalón beige, al probar mi bolígrafo empecé con una línea en el brazo del compañero que tenía de banca, él hizo lo mismo en mi brazo pero con la línea más grande, después fueron múltiples rayados en la cara, al pantalón y a la camisa. Al enterarse la maestra envió a lavarnos, no comprendimos la orden y lavamos también nuestras prendas puestas, llegamos al salón escurriendo y otro regaño más. Hago la aclaración de que la amonestación fue igual, pues aquel compañero de travesura era nada menos que el nieto del subsecretario general de educación pública a nivel nacional, el Profesor Federico Berrueto Ramón en el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz. Para mis compañeros que están haciendo el favor de leerme, ya imaginan el amigo de travesuras a quien me refiero, omito su nombre, pero lleva el mismo apelativo que su querido abuelo.

La cereza del pastel de la reunión fue la asistencia de nuestra querida maestra María Antonieta, de tercero, quinto y sexto de primaria. Igual de bonita como cuando nos impartió clases a sus diez y siete años de edad, recién egresada de la normal superior de Saltillo. Que Dios la bendiga y la siga guiando con el don de su gentileza y el respeto a sus alumnos. Debo ser honesto y decir que se veía mejor que muchos de nosotros.

Que importa los años acumulados, sino lo que nuestro corazón siente y a nuestra edad está más que agradecido, cobrando la recompensa la dicha inmensa de ser abuelos, que mejor compensación para nuestros hijos que reeditar los yerros a los hijos de nuestros hijos haciendo las paces con el pasado, ya no pensamos en lo que carecemos sino por lo que tenemos agradecemos: Familia, Amigos y Hogar. Tenemos los años que necesitamos para decir a la vida: ¡Vida, estamos en paz!


Más de Columnas Social

... Anterior El Siglo Siguiente ... El Siglo


- IMP
El Siglo
El Siglo0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
El Siglo
COMENTA ESTA NOTICIA
El Siglo
Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE El Siglo

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT