19 de febrero de 2019 notifications search
menu
Torreón

'Celebran fiesta diocesana'

TORREÓN YA TIENE NUEVO OBISPO EN LUIS MARTÍN BARRAZA BELTRÁN

GUADALUPE MIRANDA / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, jueves 30 de noviembre 2017, actualizada 8:46 am

Torreón tiene un nuevo obispo. Se trata de Luis Martín Barraza Beltrán, quien ayer recibió su Ordenación Episcopal de manos del nuncio apostólico, Franco Coppola para lo cual se preparó "una fiesta diocesana" muy al estilo de los laguneros, de acuerdo con José Guadalupe Galván Galindo, quien ayer se convirtió en obispo emérito de la ciudad.

La última vez que Torreón vivió una celebración similar, fue en el 1958 cuando don Fernando Romo, fallecido el 2007, recibió su Ordenación Episcopal, tras ser designado como primer Obispo de Torreón por el entonces Papa Pío XII.

Pero en esta ocasión la celebración fue diferente. El recinto no fue un sitio sagrado como anteriormente marcaban las normas litúrgicas. Fue en el Coliseo Centenario que lució abarrotado por fieles católicos de los municipios que conforman la Diócesis que son: Torreón, Matamoros, Viesca, San Pedro de las Colonias y Francisco I. Madero. Pero también viajaron de Chihuahua, de donde don Luis Martín, es originario y de donde era el responsable Seminario Arquidiocesano hasta el mes de octubre.

En punto de las cinco de la tarde, monseñor Luis Martín acompañado por arzobispos, obispos y por el nuncio apostólico, hizo su entrada hasta el altar que se instaló en el redondel. Unas seis mil personas (de acuerdo a cifras de los organizadores) lo esperaban con emoción.

Con aplausos y porras, fueron recibidos.

Antes de comenzar la ceremonia de ordenación, se presentaron uno a uno, los obispos y arzobispos, muchos de ellos eméritos. Entre los más ovacionados está el arzobispo emérito de San Luis Potosí, Luis Morales, quien además fuera el segundo Obispo de Torreón; también José Fortunato, obispo de la Diócesis de Gómez Palacio, así José Guadalupe Torres, primer Obispo de la Diócesis de Gómez Palacio.

Pero quien se llevó las porras y los gritos de "Lupito, Lupito", fue el ahora Obispo emérito de Torreón, José Guadalupe Galván, quien dirigió unas palabras a su sucesor y a la comunidad lagunera.

"Le damos la bienvenida a mi sucesor, Luis Martín Barraza Beltrán, cuarto Obispo de Torreón", dijo Galván Galindo, en medio de aplausos.

"Desde que supimos que tú eras el nuevo Obispo de Torreón, quisimos preparar como lo hacemos los laguneros, con un ambiente de fiesta, una fiesta diocesana para recibirte y así lo estamos expresando. La Diócesis de Torreón con su presbiterio, con sus religiosas, con sus seminaristas, laicos y autoridades de los cinco municipios… querido hermano, querido amigo, Luis Martín todos estamos formando esta Diócesis de Torreón, yo ya como emérito, sigo formando parte de esta querida Diócesis de Torreón siempre estando a tus servicios, respetando todo la autoridad que tienes… seas bienvenido", agregó.

Después se realizó la presentación del "elegido" por un grupo de sacerdotes encabezado por Rodolfo Reza. Ellos se dirigieron al ordenante principal, en este caso el Nuncio Apostólico, a quien se le presentó el mandato apostólico, que es la carta hecha por el Papa Francisco, en donde lo nombra como el nuevo Obispo de Torreón, y en donde le explica el compromiso que adquirirá al aceptar su nueva encomienda dentro de la Iglesia Católica.

Tras su presentación, el nuncio realiza un interrogatorio en donde "el elegido es previamente examinado ante el pueblo, sobre su fe y sobre tu futuro ministerio".

Al término, monseñor Franco Coppola ofreció su homilía. En ella, dijo que la fecha 29 de noviembre es para él una fecha especial, porque "es el segundo aniversario de un milagro".

Compartió que aquel tiempo se encontraba en una de las repúblicas más pobres de África, en donde se vivía un conflicto entre cristianos, que representaban cerca del 70 por ciento de la población, y los musulmanes, que no eran más que el 15 por ciento. No había leyes, más que las de ellos. Estaban en guerra.

Fue el primer asunto que el Papa trató en su primer año de ordenación. La lucha se volvía cada vez más encarnizada. "Empezaron todos a aconsejar que el país no era seguro", para el nuncio reconoció que fue un reto preparar una visita del Papa Francisco en medio de un ambiente hostil.

En los preparativos, se tuvo un acercamiento con los musulmanes, quienes vieron positiva su visita, debido al apoyo que había mostrado el Sumo Pontífice para parar los ataques contra Siria, un país musulman, "que venga", dijeron.

Todos los medios se hicieron posibles para la visita. "Cuando el Señor quiere, se hace". Y así fue. Un 29 de noviembre del 2015, el Papa Francisco llegó a África, a un sitio en donde se tenía las condiciones necesarias para garantizar su seguridad. Su visita fue "como una muestra de que Dios no se ha olvidado de ellos".

ORDENACIÓN

Al término de la homilía dio inicio el ritual de Ordenación Episcopal. Es con la invocación de todos los santos, a quienes se les pide orar por el nuevo obispo. En señal de entrega total, monseñor Luis Martín Barraza se postró boca abajo a espaldas de las autoridades religiosas presentes.

Después se realizó la imposición de manos, por parte del nuncio en la cabeza de monseñor, es en ese momento en el que es recibe el grado Episcopal. Después cada uno de los obispos ahí presentes, realizó lo mismo.

Acto seguido, se hizo entrega de las insignias episcopales, que son: el anillo, la mitra y el báculo, en señal de su ministerio pastoral. Después el nuncio lo invita a sentarse en su cátedra de la Diócesis de Torreón, Ataviado como Obispo de la ciudad, los fieles estallaron en júbilo con aplausos y porras. Fue con un ósculo de paz, como se dio por terminado el ritual de Ordenación Episcopal.

Casi al final de la ceremonia, el obispo Luis Martín Barraza, realizó un recorrido por la parte baja del Coliseo para dar la bendición a los presentes.

Al final, ofreció su primera alocución como cuarto obispo de Torreón. En él destacó la fe, la comunión y misión que tiene, "el Señor me invita a caminar y salir de mí mismo para ponerme en sus manos y del Evangelio".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...