Internacional
EFE Miércoles 22 de nov 2017, 10:07am ... Anterior 8 de 24 Siguiente ...

Mugabe dimite como presidente

Sorpresa. Los parlamentarios celebraron al conocer la dimisión de Robert Mugabe a la presidencia de Zimbabwe. (EFE)

HARARE, ZIMBABWE

Acorralado por el Ejército, los ciudadanos y hasta por el mismo partido que cofundó, Robert Mugabe puso ayer fin a 37 años de reinado sobre Zimbabwe al presentar su dimisión, en un desenlace impensable hace apenas dos semanas.

Mugabe dimitió para evitar la ignominia de ser cesado, mientras se celebraba una sesión conjunta de la cámara baja y el Senado en la que tanto el partido gobernante, la Unión Nacional Africana de Zimbabwe-Frente Patriótico (ZANU-PF) de Mugabe, como la principal formación opositora, el Movimiento por el Cambio Democrático (MDC-T) iban a aprobar el proceso de su destitución.

El presidente del Parlamento, Jacob Mudenda, interrumpió la sesión por una carta urgente que le habían hecho llegar, firmada en el palacio presidencial. Cuando pronunció las palabras "notificación de dimisión", todos los diputados y senadores estallaron en júbilo.

"Yo, Robert Gabriel Mugabe, por la presente ofrezco formalmente mi dimisión como presidente de Zimbabwe con efecto inmediato", indicaba la misiva que puso fin oficialmente a esta caída a cámara lenta de un jefe de Estado que, a sus 93 años, parecía decidido a retener el poder el máximo tiempo posible.

De hecho, la sorpresa fue total, ya que en la noche del domingo, en su última aparición televisada y la primera desde que los militares tomaran el control del país la semana pasada y lo confinaran en su residencia, Mugabe no sólo no dimitió, sino que pidió una vuelta a la normalidad en el país y el inicio de una nueva etapa sin espíritu de venganza.

No quedó claro si se refería a una etapa con o sin él al frente, pero lo cierto es que se abre una nueva era en un país, que durante mucho tiempo fue identificado por la comunidad internacional como el cortijo personal del que muchos consideraban un dictador.

Las calles del país se hicieron eco de la noticia de manera inmediata: empezando por los que se concentraban ante el Parlamento con carteles de "Mugabe, vete ya", en apenas minutos se formó una fiesta para la que muchos habían estado esperando tanto tiempo.

El popular magnate mediático Trevor Ncube, propietario de cabeceras independientes como NewsDay, puso voz a la alegría en su cuenta de Twitter: "Estoy tan emocionado. Nunca pensé que vería este día. Mugabe ha dimitido durante mi período de vida. Este es un paso hacia el Zimbabwe que queremos. No será fácil".

Gritos de alegría y bocinazos de automóviles, banderas de Zimbabwe y abrazos, cánticos y bailes dieron la bienvenida a una noche que se antoja larga y que precederá a un día en el que Zimbabwe tendrá, por primera vez desde su independencia en 1980, un nuevo líder.

Los expertos apuntan como sucesor a Emmerson Mnangagwa, el mismo vicepresidente que Mugabe destituyó el pasado día 6 por "deslealtad" y cuyo cese, forzado por la ambiciosa primera dama, Grace Mugabe, que soñaba con heredar la presidencia tras la muerte de su marido, desencadenó la intervención militar.

El objetivo del nuevo Gobierno será reconducir una economía totalmente atrofiada por la nefasta política de los últimos años, que provocó que el país perdiera hasta su propia moneda tras la terrible hiperinflación de 2008.

La caída de un dictador

Tras casi cuatro décadas en el poder, desde 1980, las horas de Mugabe como presidente zimbabuense comenzaron a estar contadas el martes pasado cuando los tanques marcharon en dirección a Harare y se hicieron con el control del país, además de poner bajo arresto domiciliario a Mugabe y su familia.

El detonante de la crisis fue la destitución hace dos semanas del exvicepresidente Emmerson Mnangagwa -un incondicional del partido y veterano de guerra a quien se había opuesto la esposa de Mugabe, Grace, con la vista puesta en la vicepresidencia-.

Sólo una semana después de su salida del Gobierno, los altos mandos de las Fuerzas Armadas anunciaron que tomarían "medidas correctivas" si continuaban las "purgas" en el partido.

La imagen de Mugabe se ha ido transformando con el tiempo, al pasar de ser visto inicialmente como un héroe de la independencia a ser acusado de recurrir al fraude electoral y a la represión de los opositores para mantenerse en el poder.

En el proceso electoral de 2008, al menos 200 seguidores del opositor Movimiento por el Cambio Democrático (MDC) fueron asesinados y miles de personas torturadas en una ola de violencia que sumió al país en una profunda crisis. Entonces Mugabe subrayó que "sólo Dios" podía apartarle del poder.

Nacido el 21 de febrero de 1924 cerca de Harare, Mugabe, hijo de un carpintero y una maestra, se formó en escuelas maristas y jesuitas hasta convertirse en profesor, y estudió varias carreras -la de Derecho entre ellas- a través de cursos por correspondencia.

El estadista comenzó su lucha política a los 36 años y militó en varios grupos en la incipiente lucha independentista zimbabuense del Reino Unido, por lo que fue encarcelado en 1964.

Mugabe pasó una década en prisión, se vio obligado a vivir en el exilio y fue uno de los firmantes de los "acuerdos de Lancaster House", que enterraron a la antigua Rodesia y dieron pie a la nueva República de Zimbabue, que vio la luz en 1980.

En las primeras elecciones, se convirtió en el jefe de Gobierno de la naciente república, cargo que fue abolido en 1987 para crear el de presidente, el puesto que ha ocupado hasta la fecha tras varias elecciones de dudosa credibilidad.

Durante su mandato, Mugabe tomó decisiones muy polémicas, como las expropiaciones, iniciadas en el año 2000, de miles de granjas a propietarios blancos en una reforma agraria caótica, a fin de distribuir la tierra entre la población negra del país.

Países celebran salida

La renuncia de Robert Mugabe, que estuvo 37 años en la presidencia de Zimbabwe, suscitó el martes el beneplácito de diversas naciones occidentales, al tiempo que la ONU pidió calma a la población del país africano. La primera ministra británica Theresa May afirmó que la renuncia de Mugabe da a Zimbabwe "una oportunidad para construir un nuevo camino libre de la opresión que caracterizó al régimen del gobernante".

Por su parte, la embajada de Estados Unidos en Zimbabwe dijo que la dimisión "marca un momento histórico" para el país africano y felicitó a todos los zimbabuenses por alzar su voz. En la ONU, el portavoz adjunto del secretario general Antonio Guterrez dijo que éste pidió a los zimbabuenses "mantener la calma y la moderación" tras la renuncia de Mugabe.

Felicidad

Los ciudadanos de Zimbabee recibieron:

⇒ Con un estallido de euforia la decisión de Robert Mugabe de dimitir como presidente.

⇒ Pese a que el país vive una grave crisis política desde que la semana pasada los militares se alzaran contra el Gobierno, la noticia llegó por sorpresa.



Mugabe dimite como presidente

Sorpresa. Los parlamentarios celebraron al conocer la dimisión de Robert Mugabe a la presidencia de Zimbabwe. (EFE)

Mugabe dimite como presidente

Legado. Robert Mugabe ha sido uno de los más polémicos e influyentes líderes de África. (EFE)

Mugabe dimite como presidente

Júbilo. Gritos de alegría inundaron la capital. (AP)


Etiquetas: ROBERT MUGABEZimbabwe

Más de Internacional

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:


Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT