Nosotros
El Siglo de Torreón Domingo 17 de sep 2017, 4:14am ... Anterior 12 de 20 Siguiente ...

PIÉNSALE PIÉNSALE


CAMBIAR TODO UN SISTEMA CORRUPTO

La diaria relación de casos de corrupción e impunidad en las diversas áreas de la administración pública no es ya una novedad. Últimamente, están en la mira de los medios informativos el socavón en obra recién inaugurada e investigaciones que destapan la cloaca de la corrupción desde los más altos niveles en la administración pública ("La gran estafa"). Pero son sólo lo último de una larga lista. ¿Por qué no pasa nada? ¿Por qué no hay renuncias y despidos? ¿Por qué no hay un descontento generalizado (aparte de comentarios de café en las redes sociales)? ¿Por qué no se encarcelan a todos los culpables?

Esta interminable sucesión de escándalos de corrupción e impunidad no se va a quitar metiendo a unos cuantos o a muchos a la cárcel; porque la corrupción es parte de todo un sistema que atrapa con su maquinaria destructiva. Sin duda, todos los que se han beneficiado con este sistema deberán pagar sus fechorías, resarcir el daño hecho y regresar con creces lo que se han robado, pero de nada servirá esto, si van a llegar otros a hacer lo mismo. No basta un fiscal autónomo, unas elecciones limpias y una ley anticorrupción, si no forman parte de toda una transformación.

Pero el sistema es poderoso y no va a caer tan fácilmente, se defiende cambiando estrategias y creando falsas esperanzas. El cambio que urge no se va a realizar si no es con un proyecto de transformación real y que en verdad sea para mejorar. No se trata de vestir de seda a la misma mona o de cambiar de canción para seguir bailando el mismo ritmo; este cambio requiere participación comprometida de todos y esfuerzos extraordinarios de organización y acción social, ante un sistema poderoso que se resiste a caer. Esta transformación empieza con una verdadera conversión personal, ya que el sistema ha entrado en la conciencia de todos envenenándola con sus mentiras y manipulaciones.

Ya se frotan las manos quienes buscan heredar las canonjías del sistema que los ha alimentado; obnubiladas sus mentes con la perspectiva del poder, cuentan con la apatía y desesperanza de quienes creen tener controlados con la misma maquinaria que maneja dinero, leyes, empresas, medios de comunicación y armas; con ellas crean miedo, ignorancia, tristeza o enajenación. Las competidas elecciones del año próximo deberán marcar un cambio, aunque muchos desesperanzados no creen que se logrará, y lo más grave es que tal vez tengan razón. Lo que sí es innegable es la necesidad de transformación del sistema; si este cambio no sucede, no significa que no sea necesario.

¿Cuál será la respuesta de una lucha y resistencia que es reflejo de otras luchas y resistencias en otras latitudes del mundo? No es fatal el rumbo; hay alternativas, espacios organizativos y estrategias encaminadas a la transformación de este sistema, que sabemos pone al centro los intereses de las corporaciones y en la ganancia y acumulación del capital. El efecto de Trump en el comercio, en los derechos humanos y en las relaciones internacionales, sitúa a México en la mirada internacional; en la renegociación de los tratados comerciales será crucial internacionalmente el rumbo que tome la nación mexicana. ¿Alcanzaremos a percibir la responsabilidad que conlleva para cada uno de nosotros las acciones que encaminen, detengan o retrasen este cambio? Al encontrarnos en una encrucijada en un mundo roto y confuso, las acciones en México se ubican como uno de los acontecimientos políticos importantes, lo que nos obliga a reflexionar hacia dónde y cómo queremos seguir. ¿Nada cambiará? ¿Será sólo una coyuntura más creada por el mismo sistema? ¿Seguiremos la misma senda? ¿O más bien estamos en el tiempo propicio para desenmascarar las mentiras que nos han sido impuestas por décadas?

Se trata de asumir cada quien este momento oportuno para superar contundentemente (con esfuerzo, dedicación, trabajo, organización, compromiso, sacrificio, cambios de actitudes…) el sistema que aunque caduco, se sostiene por la pasividad de quienes renuncian a su responsabilidad histórica. Tenemos la oportunidad de proponer otros caminos, otras formas de ser. La corrupción, impunidad y pasividad tienen que ser extirpadas como quien se libera de un cáncer. Hay otras formas de ser en el mundo que no destruyen. Otro modo de cooperar entre nosotros. Otros modelos de relaciones humanas que dignifican. Hoy existe ciertamente la posibilidad de generar cambios que nos permitan tener y proponer nuevas alternativas en solidaridad y justicia que pongan en el centro la dignidad de las personas y sus derechos, en estrecha relación con la Madre Tierra y con los bienes comunes.

Es posible una transformación de factores estructurales que reviertan eficazmente nuestra situación ante la naturaleza contaminada, ante el irracional consumismo, ante la desigualdad social, ante la corrupción y la impunidad; es posible ver el futuro con esperanza y liberación en medio de esta crisis. La alternativa es estar peor de lo que ahora nos lamentamos. Para esto, urge denunciar y ser conscientes de cómo se estructura la impunidad y la corrupción para atacar toda la estructura y no sólo algunas consecuencias. Urge desenmascarar las nuevas maneras en las que ésta estructura se reinventa.

Hoy las víctimas de este perverso sistema nos demandan más compromiso ético y político, nos exigen unirnos estratégicamente para construir un nuevo sistema. Podemos lograr cambios profundos, si no renunciamos a nuestra capacidad de pensar y razonar y no nos desentendemos de la ética en la política. La escala nacional será necesaria para la internacional. Los actores sociales somos cada uno de nosotros, que hoy emergemos para repensar y construir otro mundo más humano. Darnos cuenta de la violencia y estrategias de este sistema de opresión nos ayudará a desmantelarlo y proponer nuestras estrategias comunes, creativas y esperanzadoras.

  Por: Arturo Macías Pedroza




Más de Nosotros

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:


Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT