Nosotros
Gildardo Contreras Palacios Domingo 23 de jul 2017, 12:30pm ... Anterior 18 de 18 Siguiente ...

Viesca, Coahuila; noticias y antecedentes de su origen y fundación

Placita frente al lado norte de la Iglesia, con el busto del Presidente Juárez al centro. c.a.1990.

SIGLOS DE HISTORIA

Parte III. - La Repartición de Tierras

Para: Lic. Francisco Emilio de los Ríos Hernández. In Memoriam

Una vez que los naturales de Parras se hicieron presentes ante el alcalde mayor Prudencio de Basterra, el 24 de julio de 1731, dicho señor recibió el escrito presentado por los parrenses, se cercioró que estuviesen allí las 49 familias y los solteros involucrados en el acto de fundación, y mandó que se hiciera el nombramiento del gobernador y demás autoridades que deberían regir los destinos del nuevo pueblo, con objeto de pedirles juramento y entregarles las insignias de mando. Por la tarde noche en la incipiente y primitiva iglesita, se realizó algún tipo de vísperas para celebrar otro día, la festividad del Apóstol Santiago, con danzas y oficios religiosos celebrados por el señor cura de Parras, don Manuel de Valdés, fiesta que culminaría con la fundación del pueblo, aún sin nombre propio.

Al día siguiente 25 de julio, como a las siete de la mañana, el citado Alcalde Mayor, hizo juntar de nuevo a los pobladores, volvió a pasarles lista y se les preguntó por el nombre que querían se pusiese a su nuevo pueblo, todos en forma unánime, dijeron que nombraban por patrones de su pueblo a San José de Gracia y a Santiago Apóstol.

Posteriormente, el alcalde Basterra procedió al nombramiento del gobernador y demás autoridades, que tendrían a su cargo la dirección del nuevo pueblo, los favorecidos para dichos cargos fueron, el capitán don Simón Fernández de Barraza como gobernador; don Lázaro Gabriel y don Juan Agustín como alcaldes; don Antonio de la Cruz y don Melchor Rey serían regidores; como ministro quedó don Gregorio de los Santos y como fiscal se nombró a don Esteban Zacarías. Dichas personas durarían en sus cargos dos años más o menos, "para que con las varas de la real justicia cuidasen y velasen por su pueblo, procurando evitar los pecados públicos, y guardando en todo tiempo el modo y costumbre que tiene el cabildo de Parras para el gobierno de sus indios".

Don Prudencio de Basterra, notificó a los nuevos funcionarios sus respectivos cargos, quienes por su parte, "habiendo oído y entendido dijeron que aceptaban y aceptaron los empleos a que han sido electos y juraron por Dios Nuestro Señor y la señal de la Santa Cruz en forma de derecho, que se les recibió a cada uno de por sí, de usar bien y fielmente sus empleos y que atenderían y mirarían con la mayor conservación de su pueblo y alivio de sus pobladores...".

Inmediatamente, el alcalde Basterra entregó la vara de mando a don Simón Fernández de Barraza, en su calidad de primer gobernador del pueblo de San José de Gracia y Santiago del Álamo; aún y cuando se supone que todo aquellos hechos que hemos estado relatando se estaban efectuando en el Álamo, la crónica histórica escrita de ese día, dice que posteriormente la comitiva pasó al Álamo, que debió ser un sitio reducido y específico, que se conocía con aquel apelativo; allí había una mesa y sobre ella una cruz, la cual tomó el señor cura don Manuel de Valdés, la entregó a Francisco Xavier de Alvarado, quien a su vez como portador de la imagen, encabezó una procesión, hubo repique de campana, se cantó la letanía y se llegó a la iglesia, en donde el señor cura Valdés, volvió a tomar la cruz, la puso sobre el altar, e inmediatamente se ofició una misa solemnísima en la que intervino la capilla de los músicos de Parras. Toda aquella ceremonia, se dio en verdadera posesión del nuevo pueblo y para ello, se levantó el escrito correspondiente en el que dieron fe: al alcalde mayor Prudencio de Basterra y los testigos Sebastián de Acuña y Joseph Rafael de Alvarado.

Aquella magnifica ceremonia se dio ante el nutrido grupo de los nuevos pobladores, sus familias y otras tantas personas venidas ex profeso de Parras para acompañar a sus coterráneos que serían beneficiados con aquella nueva población.

En principio, no se tenía bien definido el lugar exacto para la edificación del nuevo pueblo, y el sábado 28 de julio, el alcalde Basterra ordenó que se viese y reconociese el mejor sitio, y que de acuerdo a los nuevos pobladores, se considerase el más conveniente para el diseño de dicho pueblo, para posteriormente proceder a señalar a cada familia su lote para casa, corral y huerta, "procurando en su repartimiento, la mejor disposición que se pudiese, para rechazar cualquier invasión que intentasen los indios enemigos…" Por un lado estaba la distribución de lotes para casas habitación y por la otra el reparto de tierras de labor y pastoreo.

Después de algunas inspecciones, el lunes 30 de ese mes de julio el alcalde Basterra, con la asistencia del gobernador, cabildo y otra mucha gente, encontraron el lugar más adecuado para hacer el asiento del pueblo. Se hicieron las medidas de la plaza, dando a cada cuadra o acera doscientas y sesenta y cuatro y media varas (221.mts.); en la cuadra del oriente se señaló el lugar para las casas reales, casas de comunidad y cárcel; hacia el sur y con las mismas medidas que el anterior se entregó un lote al gobernador Fernández de Barraza; estas propiedades lindaban con la calle que daba con el cementerio de la iglesia por el poniente; y en las dos cuadras restantes de la plaza se dio acomodo a las tierras de los del cabildo. A partir de allí, se fueron repartiendo los demás terrenos entre el resto de los pobladores, siendo cada uno de ciento treinta y dos varas y cuarto de ancho (110.mts.) por doscientas y cuatro y media varas de largo(170.mts). Junto a la iglesia se le señaló al señor cura Manuel de Valdés, un terreno para casa, huerta y corral con las mismas medidas que a los demás. Resulta extraño, que la crónica de los hechos de ese día, mencione ya el cementerio de la iglesia, el cual en sus inicios estuvo situado en los terrenos del frente de la iglesia, si apenas se estaba realizando el trazo de cuadras y casas del nuevo pueblo. Por otro lado, deseo pensar en mi afán de investigador, y basado en la tecnología actual, que el trazo de aquellos primitivos lotes que se repartieron a los fundadores, se ha mantenido en apariencia hasta la actualidad, basta observar por medio de las tomas satelitales, que el diseño y extensión de la mayoría de las cuadras y lotes del perímetro urbano de Viesca, son similares entre sí, sin entrar en polémica de que algunos de ellos se hayan fraccionado posteriormente. Ello se puede observar en el perímetro comprendido entre la calle de Abasolo por el norte, y el de Castañeda por el sur, y de la Iturbide por el oriente y la Degollado por el poniente, con las cuadras de la plaza e iglesia y lotes circundantes en el medio, a las que se dio otras medidas, respecto al resto de ellos.

Una vez señalado el sitio exacto que ocuparía el pueblo del Álamo, al día siguiente, martes 31 de julio, se procedió a la mesura de lo que serían las tierras de labor y pastoreo como ya anotamos anteriormente; se daría una legua por cada viento (4,828mts) y para ello se tiraría un cordel de cincuenta varas usuales (42.mts). Ese día se principió por el viento del poniente, se empezó, en donde terminaban aquellas primeras casitas que habían edificado las familias pioneras, que se habían trasladado al lugar con un año de antelación, las cuales se situaban atrás de la iglesia, al final de la medida, se colocó una mojonera, colindante con el camino que iba hacia los Hornos, el ojo de agua de Juan Guerra, se situaba en el centro de dicha medida. En los siguientes dos días, uno y dos de agosto, se hicieron las mediciones de los otros vientos, y se tomó como punto partida la mitad del sitio señalado como plaza. El día tres de agosto, el gobernador y cabildo solicitaron al alcalde Basterra, que les diese posesión formal y judicial de las tierras que se midieron, no les bastaba con las diligencias de medición realizadas, sino que debería existir una entrega formal por parte de Basterra, como juez repartidor, quien mandó se les diesen en posesión las tierras señaladas.

Ese viernes 3 de agosto de 1731, se dio cumplimiento a la solicitud de los nuevos pobladores, y la diligencia quedó asentada con las siguientes palabras: "yo dicho alcalde mayor y juez en cumplimiento del auto antecedente, fui a las dichas tierras y en nombre de su majestad, puse en posesión al dicho gobernador don Simón Fernández de Barraza, de todas ellas, y de las aguas que comprenden dentro de las cuatro mojoneras, paseándole por la mano, el cual arrancó hierbas, tiró piedras, saco y bebió agua del ojo de Juan Guerra, todo lo cual era en señal de verdadera posesión, en nombre del común de su pueblo y de cómo todo lo referido se ha hecho quieta y pacíficamente sin contra alguna, pidió testimonio para en guarda del derecho de dicho pueblo, y yo dicho alcalde mayor y juez, mando se les entreguen originales de estas diligencias... en virtud de la comisión que me dio su señoría para despacho del veintiséis del mes de febrero próximo pasado de este presente año en la villa de San Felipe el Real, así lo proveo y mando... Prudencio de Basterra. Testigo, Sebastián de Acuña. Testigo, Joseph Rafael de Alvarado".

Todavía y respecto al asunto de la fundación, en diciembre de 1731, el gobernador de la N. Vizcaya, Ignacio Francisco de Barrutia, ordenó: "Acomódese este testimonio de las diligencias ejecutadas por el alcalde mayor de Parras, en la erección del nuevo pueblo de San Joseph de Gracia de los autos que los pobladores han seguido sobre los impedimentos que se le ponía en dicha fundación y tráiganse."

La Fundación de Viesca, antiguo pueblo de San José de Gracia y Santiago Apóstol, en los siguientes cien años sería la cabeza de colonización de la futura Comarca Lagunera de Coahuila y vino a ser el inicio de la segunda etapa en la conformación paulatina de lo que posteriormente sería dicha Comarca. Por último, una calurosa felicitación a todos los hijos de esa noble tierra, que el próximo martes 25 estará cumpliendo sus 286 años de vida. Cerramos en el siguiente…

gilparras@yahoo.com.mx www.parrasylalaguna.com


Fuentes:

AHHP.- "Testimonio de las diligencias y posesión del pueblo de San José de Gracia y Santiago del Álamo, ejecutados por don Prudencio de Basterra, Alcalde Mayor y Teniente de Capitán General del pueblo de Parras, villa del Saltillo, sus jurisdicciones y fronteras (incompleto). Documentos citados por el señor Esteban L. Portillo en su interesante obra titulada "Apuntes para la Historia Antigua de Coahuila y Texas". 1886. Archivo Municipal del Parral, Chih.


Si tiene comentarios, escríbanos a: siglosdehistoria@yahoo.com

Viesca, Coahuila; noticias y antecedentes de su origen y fundación

Placita frente al lado norte de la Iglesia, con el busto del Presidente Juárez al centro. c.a.1990.

Viesca, Coahuila; noticias y antecedentes de su origen y fundación

Calle Independencia, frente a la plaza principal. Viendo hacia el oriente. c.a. 1990.

Viesca, Coahuila; noticias y antecedentes de su origen y fundación

Mapa satelital del sector urbano del antiguo pueblo de San José y Santiago del Álamo (Viesca). (Google Earth.INEGI.GOOGLE.3.DIC.2014.)


Más de Nosotros

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT