EDITORIAL
FEDERICO REYES HEROLES Martes 20 de jun 2017, 8:46am ... Anterior 8 de 8 Siguiente ...

Tiempo nublado


Es tan enloquecido su ritmo, es tal el frenesí que lo invade; son tantas las consecuencias de sus actos que los balances deben ser recurrentes. Trump, como chivo en cristalería, está rompiendo equilibrios y dinámicas internacionales. No queda claro con qué quiere substituirlos. Todos vamos en el mismo barco, ha dicho Peter Sloterdijk. Reaccionar a tiempo es obligado.

Lo primero fue rechazar el TPP (Tratado Transpacífico) impulsado por Obama como un contrapeso frente al monstruo chino. El liderazgo norteamericano era evidente. Más de 800 millones de consumidores y un mercado 60% mayor al europeo. Otro mundo. Pero Trump no cree en esa expansión, por el contrario, cree en el crecimiento intramuros. De inmediato China y Japón declararon interés por cosechar lo negociado, incluyendo a China en el acuerdo. Otro TPP, otro mundo. Trump cedió el liderazgo unilateralmente. Pero en política los vacíos son ocupados con rapidez. Lo vemos con el Brexit. La Europa posterior a la salida del Reino Unido será diferente: Merkel y Macron, Alemania y Francia a la cabeza, como en el origen del acuerdo comercial que dio vida a la Unión Europea.

Lo advertía Moisés Naím hace unas semanas (El país, 04-06-17), estamos ante el extrañísimo caso de un imperio que cede espacios y liderazgos de manera unilateral. Eso supone la salida de EU del acuerdo de París. La primera potencia económica y científica, da marcha atrás y cuestiona la validez de los postulados del cambio climático ¡y cuestiona a la ciencia! Estados Unidos al lado de Nicaragua y Siria. La reacción global no pudo ser más clara, el mundo se une ante el tema y los liderazgos mudan hacia Europa y probablemente China. De nuevo, otro mundo. La canciller Merkel (bien por la visita a México) llama a los europeos a tomar su destino en sus manos. Resurge la coalición Under 2 MOU que de inmediato unifica a 36 países y 10 estados encabezados por California, en particular por su gobernador quien compromete 100 % de energía renovable en ese estado para 2045. En poco tiempo la coalición suma ya la representación de 1,200 millones de seres humanos de todos los continentes.

Con tres acciones, rechazo al TPP, la actitud hacia Europa y hacia el cambio climático, Trump ha desatado bríos regionales que tendrán consecuencias económicas. Pero los cambios van mucho más allá. Con todo su poderío China no es Estados Unidos, su liderazgo regional y global tropiezan por su sistema de gobierno. Los derechos humanos son una fibra muy sensible en esa latitud. La defensa mundial de las libertades sufre un debilitamiento. Ahí radica una diferencia esencial para el resto del mundo. La cesión de liderazgo económico también conlleva un reajuste político y de principios.

Otra. Qatar es un país muy rico por el petróleo y por sus reservas de gas natural. Su población y territorio son pequeñísimos, 11 mil kilómetros cuadrados y alrededor de 2 millones de habitantes. Ingresos per capita altos y uno de los países más pacíficos del orbe. Pero Qatar es muy relevante para los equilibrios políticos de la región. El papel de la televisora Al Jazeera es un referente informativo crítico de lo que ocurre en el mundo musulmán. Qatar, una monarquía absoluta, ha sido señalado por financiar grupos subversivos y terroristas. ¿Pacífico? Tal y como lo explicara con gran claridad en estas páginas Esther Shabot, ahora Qatar estorba a Trump en su alianza con Arabia Saudita y los Emiratos Árabes. Es el "vástago rebelde" que se interpone en el reacomodo con Irán. Pero el enemigo súbito de los Estados Unidos sigue siendo un buen cliente. De allí la venta billonaria de armamento que fortalece a la industria bélica estadounidense. Financian terrorismo, pero son clientes para los F-15. ¿Qué harán con ellos? Los principios han sido relegados a un segundo plano. ¿Nueva estrategia o veleidad?

No hay sorpresa entonces por el endurecimiento hacia Cuba, aunque lo vistan de principios. Trump fue a Miami a cultivar la simpatía de los grupos más conservadores. Nadie puede oponerse a la liberación de presos políticos y establecimiento de un régimen democrático en la isla. Pero medio siglo de bloqueo y presión externa no logró avance alguno de las libertades en Cuba. La apuesta de Obama fue de mediano y largo plazo, dejar que los cubanos adapten sus instituciones presionados desde adentro por una liberalización que va de los mercados a las conciencias.

Estamos en el umbral de una nueva era que la muerte de Helmut Kohl viene a sellar. El hombre de la unificación alemana y pilar de la europea combinó retos: una Alemania unida en una unión fortalecida. Como Bismark y Adenauer, Kohl sabía que la verdadera fortaleza radica en estar en los otros, no huyendo de ellos. Con Trump hay tiempos nublados, hiperactividad, poca reflexión, pocos principios, muchos miedos y una gran miopía.

Etiquetas: Federico Reyes Heroles

Más de EDITORIAL

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:


Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT 1