12 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Internacional

Un joven dirigirá futuro de Francia

INSISTIÓ EN QUE LA TAREA QUE QUEDA POR DELANTE ES 'INMENSA', Y PIDIÓ A SUS ELECTORES SU RESPALDO

EFE
PARÍS, FRANCIA, lunes 08 de mayo 2017, actualizada 9:47 am

Enlace copiado

El presidente electo de Francia, Emmanuel Macron, celebró ayer su victoria ante sus seguidores y subrayó que lo conseguido desde que lanzó su movimiento político, hace poco más de un año, "no tiene precedente ni equivalente".

"Lo que hemos hecho desde hace tantos meses no tiene precedente ni equivalente. Todo el mundo decía que era imposible. ¡Porque no conocían Francia!", subrayó Macron en la Explanada del Louvre, en un discurso cargado de emotividad ante decenas de miles de personas.

El joven político socioliberal, de 39 años, insistió en que la tarea que queda por delante es "inmensa", y pidió a los que han votado por él que vuelvan a respaldar en las legislativas de junio a su plataforma política para "construir una mayoría (de gobierno) verdadera, fuerte, una mayoría del cambio al que el país aspira".

"Esta mayoría de cambio es lo que espero de vosotros en seis semanas, porque os sigo necesitando", señaló.

Macron, que rindió homenaje a sus "compañeros de ruta", a su "familia" y a sus "allegados", advirtió de que lo que vendrá ahora "no será todos los días fácil, la tarea será dura".

Prometió a su auditorio que les dirá la verdad, que les protegerá y que su objetivo es unir y reconciliar.

Macron llegó al escenario levantado ante el Louvre en una secuencia de una escenografía muy cuidada, bajo los acordes de la Oda de la Alegría, himno oficial de la Unión Europea, basado en la Novena Sinfonía de Beethoven.

Allí recordó que el Louvre "recorre nuestra historia, del Antiguo Régimen a la liberación de París" de la ocupación nazi, y dijo que esta noche "Europa y el mundo nos mira" porque "esperan que defendamos en todas partes el espíritu de la Ilustración (...) Esperan que seamos nosotros mismos".

El presidente electo reconoció que una parte de los que le dieron su apoyo hoy lo hicieron pese a no estar de acuerdo con sus ideas, "sólo por la República, contra el extremismo". Su mensaje para ellos fue: "Protegeré la República".

Igualmente se refirió a los que sufragaron por su rival Le Pen, que "han manifestado enfado, desconcierto, a veces convicciones".

A ellos les dijo que hará todo lo posible para que dentro de cinco años "no tengan ninguna razón para votar al extremismo".

 LE DAN SU VOTO

El 43 % de los votantes del radical de izquierdas Jean-Luc Mélenchon en la primera vuelta de las presidenciales francesas y el 45 % de los del conservador François Fillon se decantaron en la segunda ronda ayer por Emmanuel Macron, según un estudio del instituto demoscópico BVA.

El 33 % de los votantes de Mélenchon se abstuvieron, pero entre quienes fueron a las urnas un 65 % dieron su papeleta a Macron -ganador de la elección-, un 14 % a la candidata ultraderechista, Marine Le Pen, y el 21 % restante optaron por un voto blanco o nulo.

Eso significa, en primer lugar, que los votantes de Mélenchon no se comportaron como lo anticipado por la consulta lanzada por su movimiento, la Francia Insumisa, entre sus seguidores entre las dos vueltas.

De entre sus 243.128 participantes (de los más de 7.06 millones de votantes de Mélenchon el 23 de abril), el 36.12 % se pronunciaron por el "voto blanco o nulo", un 34.83 % por Macron y el 29.05 % por una abstención. No se daba la opción de respaldar a Le Pen.El líder izquierdista no había querido dar una consigna de voto para la segunda vuelta, más allá de pedir que se impidiera que la aspirante ultraderechista llegara al poder.

El instituto demoscópico indicó que entre los votantes de Fillon, que en la primera vuelta quedó en tercera posición con 7.21 millones de votos (un 20.01 %), un 27 % se abstuvieron.

El partido ultraderechista francés Frente Nacional (FN) criticó al presidente electo, Emmanuel Macron, por haber iniciado la celebración de su victoria electoral bajo los acordes del Himno de la Unión Europea, basado en la Novena Sinfonía de Beethoven, y no con la Marsellesa.

"Primer acto de Macron: matar la Marsellesa e inscribir la Francia eterna, el Louvre, en la Europa federal y su 'himno'.

Resistamos", escribió en Twitter el vicepresidente de esa formación, Florian Philippot.

Como en el resto de mítines políticos, el himno nacional sí sonó, pero al final de su intervención. El más europeísta de los candidatos que aspiraban a la Presidencia francesa ya había avanzado su interés de defender a Francia "y sus intereses", pero también a Europa.

La Explanada del Louvre fue el lugar elegido por el exministro de Economía para congregar a sus fieles, ante los que apareció triunfal y grandilocuente con la Pirámide del célebre museo parisino como fondo.

La imagen del candidato en su llegada ante la ferviente militancia también le valió las críticas del eurodiputado ecologista Yannick Jadot, asombrado, según dijo, por el "faraón delante de su pirámide: ha sido TutanMacron".

Celebran su victoria con el Himno de Europa

Le Pen lidera a la oposición

El euro subió ayer y superó los 1.10 dólares tras la victoria del candidato centrista Emmanuel Macron en las elecciones presidenciales francesas. El euro se cambiaba a las 20:30 horas GMT a 1.1017 dólares, frente a los 1.0986 dólares de las últimas horas de la negociación europea del mercado de divisas de la jornada anterior.

La moneda única llegó hasta los 1.1020 dólares después de que el candidato socioliberal Macron obtuviera el 65 % de los votos, frente al 35 % de la ultraderechista Marine Le Pen, según las primeras proyecciones de los institutos demoscópicos.

El mercado de divisas había previsto la victoria de Macron, que señala que "puede comenzar un nuevo capítulo en Europa", según el economista jefe de UniCredit Research, Erik Nielsen.

La candidata ultraderechista a la presidencia de Francia Marine Le Pen se estrelló una vez más contra su "techo de cristal" y cosechó una dura derrota contra el socioliberal Emmanuel Macron, aunque se autoproclamó líder de la oposición al nuevo presidente.

Pese a que su resultado estuvo por debajo de las expectativas, que la situaban en torno al 40 %, Le Pen obtuvo unos 11 millones de votos, el mayor número de votos conseguido por una candidatura de extrema derecha en Francia.

Eso le permitió decir, en el discurso en el que reconoció su derrota apenas unos minutos después del cierre de los colegios, que el resultado logrado fue "histórico y masivo" y asegurar que, ante la descomposición de los partidos tradicionales -que por primera vez no tuvieron candidato en la segunda vuelta- en sus espaldas recae la responsabilidad de liderar la oposición.

"Ahora somos la primera fuerza de oposición a Macron, cuya política va a ser muy dura, porque se ha optado por la continuidad", señaló Le Pen, aclamada por un modesto grupo de incondicionales en un complejo hotelero en París.

Ni socialistas ni conservadores tienen, a su juicio, legitimidad para contrarrestar al nuevo presidente, porque "se han desacreditado" al mostrarle su apoyo en la segunda vuelta para frenar su conquista del Elíseo.

Para articular esa oposición, Le Pen, de 48 años, anunció un "profunda renovación" de su movimiento político, que transformará en una "alianza de patriotas" que ella encabezará con la vista puesta en las legislativas de junio próximo, que se han convertido en el nuevo campo de batalla electoral en Francia.

Récord negativo

Los electores hicieron sentir su enojo:

⇒ Casi un 12 % de los votos en las elecciones presidenciales francesas fueron blancos y nulos.

⇒ Lo que significa un récord en los comicios en Francia durante la V República.

⇒ Según las proyecciones de los institutos demoscópicos, el nivel de participación de ayer fue el más bajo en una segunda vuelta de unas presidenciales desde 1969.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...