20 de mayo de 2019 notifications
menu
Cultura Archivo

1914: Muere Abundio Martínez, de los compositores más olvidados pero sobresalientes del país

UN DÍA COMO HOY...

NOTIMEX
CIUDAD DE MÉXICO, jueves 27 de abril 2017, actualizada 5:21 pm


En condiciones de extrema pobreza y víctima de la tuberculosis fue hallado muerto hace 103 años, el 27 de abril de 1914, el compositor mexicano Abundio Martínez, músico de origen otomí, a quien se le ubica por temas como La barca de oro, pero que dejó un vasto y versátil legado.

Valses, danzas, marchas, polkas y pasos dobles integran las más de 200 piezas de su autoría que han llegado a ser interpretadas por sinfónicas de México y Europa, lo que con el tiempo lo han colocado como uno de los compositores mexicanos más importantes de finales del siglo XIX y principios del XX.

Abundio Martínez nació en una casa humilde en el barrio de Santa Bárbara, en Huichapan, Hidalgo, el 8 de febrero de 1875, cuando esa localidad aún pertenecía al Estado de México.

Cuentan sus biógrafos que su padre se desempeñó como carpintero, al mismo tiempo que dirigía la banda de música del pueblo, a finales del siglo XIX, época en la que Abundio tuvo que aprender el oficio de su padre, y fabricando cajitas y costureros de madera obtenía algún dinero para apoyar a su familia.

Su padre fue director de la banda de Huichapan y gracias a sus conocimientos musicales, pudo enseñarle a su hijo a tocar diversos instrumentos, entre ellos el violín, la flauta, la guitarra y el piano; además de escribir y leer música, señala un sitio de biografías difundidas por la Secretaría de Educación Pública (SEP).

De joven, Martínez participó en la banda de su pueblo, igual que como lo había hecho su padre, por lo que también obtuvo ganancias monetarias por cada vez que se presentaba con el conjunto musical del pueblo de Huichapan.

Al morir su padre, Abundio y sus dos hermanas, Soledad y Dolores, se mudaron a la capital del país, buscando trabajo ante la precaria situación económica en la que vivían.

Los jueves por la noche y los domingos en la mañana, Martínez salía a tocar en la explanada de la Alameda Central; allí comenzó a dar a conocer parte de su obra escrita, gracias al talento de la banda que interpretaba su música.

Con la invención del fonógrafo, Martínez pudo vender algunas de sus obras, pues a la gente le gustaba su música, ya que tenía un estilo y relatividad melódica que no decaía en ninguna parte, había riqueza de matiz en la armonización y elegancia en los cambios de tono.

De acuerdo con otros datos biográficos disponibles, se destacó en la creación de valses, danzas, marchas, polkas y pasos dobles, tales como Noche apacible, Hidalguense, Las cuatro danzas, Ana gloria y Onda cristiana.

Para muchos expertos de la música, es admirable el trabajo de un hombre como él, ya que, a pesar de no tener una influencia directa de la música de Europa del siglo XIX, Martínez demostró poseer talento nato en la creación de aclamadas obras.

Una de sus piezas más importantes es el vals En alta mar, dedicado a Carmelita Romero Rubio, esposa del presidente Díaz; sin embargo, el único reconocimiento que tuvo del presidente fue un "gracias", sin compensar el trabajo artístico de su connacional.

Después de una vida dedicada a la música, el maestro Martínez falleció en la Ciudad de México en 1914, a causa de una tuberculosis que se fue agravando, cubierto por la más completa miseria y con 22 pesos en el bolsillo.

Con el fin de difundir la obra del músico huichapense, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo ha publicado las obras Apuntes sobre la biografía de Abundio Martínez, de Fernando Rubio Lugo, y Arpa de oro. Catálogo de composiciones de Abundio Martínez, de Enrique Rivas P.

El primer libro se ocupa de la vida del compositor, considerado hidalguense, aunque su nacimiento ocurrió cuatro años antes de que se creara el estado.

Cuenta la difícil vida de la familia y del compositor y narra cómo en medio de ese ambiente Abundio no cedió a la mala fortuna y cultivó siempre el gusto por la composición. Un relato por demás dramático y escrito con profunda admiración y como un leal homenaje al músico originario de Huichapan.

De acuerdo con un artículo biográfico publicado por el diario digital elindependientedehidalgo.com, el segundo libro presenta un catálogo de las obras compuestas por Abundio Martínez y da referencias que las acompañaron o las caracterizan, tales como los géneros a los que pertenecen, las dedicatorias, que casas las editaron y en dónde pueden consultarse, entre otros datos.

El prolijo trabajo de Abundio Martínez aún espera muchas horas de investigación en el Archivo General de la Nación, donde, según señalan estudiosos, se resguardan sus obras como patrimonio de la nación.

En busca de reivindicar su talento, en enero del 2016, los restos mortales del compositor huichapense fueron depositados simbólicamente en la Rotonda de Hidalguenses Ilustres en la capital de Hidalgo, pues no pudieron localizarse en el panteón de Dolores de la Ciudad de México, donde había sido sepultado.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...
Cargando más noticias...