EDITORIAL
EL AGENTE 007 Miércoles 4 de ene 2017, 7:30am ... Anterior 4 de 10 Siguiente ...

Verdades y rumores


Es temporada de chapulines, ajustes y acomodos en Coahuila. Como se esperaba, esta provincia ha iniciado caliente el año en cuanto a suspiros frustrados y aspiraciones encendidas se refiere. Desde hace meses se venía hablando que uno de los calefactos más probables para pelear por la minialcaldía de un año en Torreón era Rodrigo Fuentes. Pero resulta que a don Rigo lo sorprendieron poniendo la estructura de desarrollo clientelar -perdón, social- al servicio del jefazo con licencia Miguel Riquelme, durante una posada navideña de coordinadores de programas. Los subagentes disfrazados de despensas con gorgojo comentan que ese hecho le puso las suficientes piedras en el camino como para que el primer priista del estado decidiera hacer un cambio. Y no es que para el PRI moreirista haya estado mal lo que hizo Fuentes, sino más bien lo que caló hondo fue que no tuvo el cuidado necesario para evitar ser exhibido de esa manera.

Algo así como “pena no es robar, sino que te cachen”. Fue así que en la ruta al séptimo piso del Invernadero Mayor pusieron al primer regidor del ayuntamiento, Miguel Mery, quien ayer ya solicitó la debida licencia. Pero el panorama no pinta del todo agradable para don Miguel. Y es que, una vez que sea ratificado oficialmente como candidato, muy probablemente tendrá que enfrentar a Jorge Zermeño, de quien se dice que ya casi es un hecho que será el ungido del PAN para recuperar la alcaldía. Pero en el caso de que Mery ganara, el gusto de ser el jefe de la Perla de La Laguna le durará muy poco, ya que no podrá reelegirse porque el PRI tiene otros planes para la elección a la alcaldía de tres años. Así que se sacrificará, como lo ha venido haciendo durante años, en espera de ser compensado más adelante. En cuanto a don Rigo, ayer renunció a la Sedeso para poder registrarse como aspirante, otra vez, a una diputación local por un distrito de Torreón, en donde, dicen, tendrá la encomienda de trabajar en sectores populares para juntar votos para don Miguel.

***

A propósito de Riquelme, esta semana se resuelve la incógnita de si alguno de los representantes de los otros grupos priistas del estado va a cometer la osadía de desafiar al candidato del gober Rubén, ya que el 5 de enero es el último día para que cualquier funcionario público que aspire a participar en la elección de junio renuncie a su cargo o pida licencia. Con la autodescalificación del diputado federal Javier Guerrero, quien decidió irse por la libre, sólo quedan la senadora Hilda Flores y el también diputado federal Jericó Abramo Masso, quienes gozan de mayor ascendencia en la capital provincial que don Miguel. De doña Hilda se comenta que, aunque ha sido muy cercana al Profe Humberto, ahora ha procurado vincularse más con el grupo del embajador Enrique Martínez además de buscar poderosos padrinos en el Congreso y la Presidencia de la República. De don Jericó, se sabe que sigue siendo un incondicional del “Improcesable” al grado de ser de los pocos que se atreven todavía a defenderlo en público. Sin embargo, ninguno de los dos ha dado color en estos días, pero habrá que ver si no dan la sorpresa de último minuto.

***

Entre que son peras o son manzanas, el que no pierde el tiempo es el alcalde con licencia de Torreón. Cuentan los subagentes que don Miguel ya está prácticamente instalado en la Peronera Capital para trabajar por levantar sus números ahí ya que no son lo que él quisiera en estos momentos. Dicen los que saben que en donde tendrá que trabajar mucho Riquelme es en convencer a la élite empresarial y política saltillense, que suele ser más regionalista incluso que los laguneros más regionalistas. Y es que a los integrantes de ese selecto grupo, que cuenta con poder suficiente para hacer valer su influencia, de plano no les late la idea de que sea un oriundo de la comarca quien se siente en la Silla Máxima del Palacio Rosa, no han dejado a nadie ajeno desde don Braulio, allá por los tiempos de López Mateos, haga cuentas. Además, algunos de ellos mantienen algunas diferencias con el moreirismo, por lo que andan en busca de otros perfiles que les llenen más el ojo para apoyarlos. Pero esto parece no amilanar al ungido por el gober Rubén y dicen que ya trasladó a su equipo más cercano a la Urbe de Adobe para que le echen la mano en lo que necesite. Al respecto, corren fuertes versiones de que en parte de la estructura estatal hay cierto desconcierto e incomodidad porque ya recibieron la mala noticia desde arriba de que, gane quien gane la elección, esta será la última administración en la que cobran. O sea que para ellos no habrá huesos aunque el PRI llegara a conservar el poder provincial. El aviso ha llamado la atención de propios y extraños por lo que consideran un error de cálculo. En vez de mantener la esperanza de quienes aún están insertos en la estructura y, en consecuencia, ponerlos a competir en hacer méritos, les cortan las alas con mucha anticipación al grado de que varios ya hasta incluso andan pensando seriamente en cambiarse de bando. ¿Tendrá que ver esto con las filtraciones que han puesto en aprietos al proyecto sucesorio? Lo cierto es que no son pocos los que dicen que dentro del propio gobierno estatal está germinando una semilla similar a la que terminó por descarrilar el proyecto de Jorge Herrera Caldera en Durango o de César Duarte en Chihuahua. Mientras tanto, eso sí, don Miguel trata de no descuidar los liderazgos priistas en Torreón, ciudad en la que se le vio muy activo el fin de año visitando domicilios en colonias populares. No vaya a ser.

***

En la oposición, quien ya arrojó la toalla fue el alcalde de Monclova, el panista Gerardo García, que luego de haber avisado que iba a pedir licencia dijo que siempre no, y que se quedaría a terminar su gestión. Dicen las malas lenguas que de plano en las encuestas nunca despegó y que se conformó con lo que le prometieron. Pero el que no pierde la esperanza de poder colocarse en una buena mesa para pelear por un hueso en 2017 ó 2018 es el alcalde de Acuña, el udecista Lenin Pérez. Éste solicitó permiso ya, con lo que esta semana se suma al grupo de los suspirantes “licenciados”, en el que también se encuentran el alcalde de Saltillo, Isidro López, y el senador Luis Fernando Salazar. Pérez están prácticamente descartado para encabezar el bloque opositor que plantaría cara al moreirismo en junio próximo. No obstante, quiere demostrar que tienen algo de arrastre y que si no es bien ponderado por el CEN del PAN, entiéndase seducido, puede causar mella y complicar la alternancia. Y es que unque no tiene posibilidad alguna de triunfo, si se lanza como candidato de la UDC pudiera restarle unos unos tres puntos al PAN en el norte del estado, en donde es más fuerte que cualquier aspirante albiazul. Y en un escenario de alta competencia como el que se espera, tres puntos es un abismo. Por otro lado, cuentan que si bien lo más probable es que el ungido por el jefazo nacional del PAN, Ricardo Anaya, salga de la dupla de Guillermo Anaya y Salazar, hay quienes no descartan a don Chilo. Y es que, de oficializarse el abanderamiento de Riquelme, el edil saltillense pudiera convertirse en la última opción de la élite capitalina para no perder los privilegios de contar con un gobernador emanado de sus filas. La decisión se conocerá, dicen, alrededor del 15 de enero. Siga en sintonía.

***

Del otro lado del río Nazas, así como ya se dieron las primeras salidas en la administración municipales de Gómez Palacio, en Lerdo ya comienza a hablarse de posibles cambios. Y es que, según los maldicientes, quien no está dando el ancho es nada menos que el director de Obras Públicas, Juan José Jiménez Varela. Algo pasa en este municipio que regularmente Obras Públicas ha sido el talón de Aquiles de todas las pasadas administraciones. ¿La razón? Que todos los funcionarios que han tenido el honor de dirigir esta dependencia no ostentan mayor mérito que el de ser amigo, compadre o recomendado de quien se sienta en la silla presidencial o de sus mas allegados. El caso del joven Juan José no es la excepción. Ya en tiempos del ex alcalde Luis de Villa se dio el caso de que el director de Obras Públicas, Arturo Rodríguez, entró por mera recomendación de Marina Vitela en sus tiempos como diputada. Ahora la recomendación para doña María Luisa González Achem, presidenta municipal de la bella Ciudad Jardín, vino de alguien mucho mas cercano... nada menos que del presidente del DIF Municipal, Samir Rivera, retoño de la alcaldesa a quien sin duda no puede decirle que “no”, siendo Jiménez amigo de hace muchísimos años del mandamás del DIF. El asunto no sería tan criticable si no es porque en la práctica “Juanjo” parece carecer de tablas para ocupar tan importante encomienda en la cual recaerán gran parte de las críticas al gobierno de doña María Luisa y de la propia Entidad de Auditoría Superior del Estado si se equivoca. Para muestra un botón: la Plaza de Armas, ubicada frente al emblemático edificio de la Presidencia Municipal, sede de la nieve Chepo, área del Paseo Peatonal Sarabia (en el que se invirtieron varios milloncillos de pesos del gobierno federal), lugar visitado diariamente tanto por lerdenses como por otros laguneros, sigue dando lástimas por el estado que guarda.


Etiquetas: verdades y rumores

Más de EDITORIAL

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:


Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT