20 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Nosotros

Coahuila y sus Hombres / Los indios bárbaros del norte

Dr. Raúl Cuéllar Moreno
domingo 12 de diciembre 2004, actualizada 11:22 am


Enlace copiado

CAPÍTULO 8

Los españoles que llegaron al norte, se consideraban dueños absolutos de la tierra y señores de los indios; los indios también se sentían dueños de su tierra y jamás se sometieron.

Los españoles todos, querían enriquecerse cuanto antes y hacer proezas que les permitieran solicitar por méritos, encomiendas de indios por dos o tres vidas; esto lo creyeron posible porque vieron que los indios del sur por su religión, eran sumisos, verdaderos esclavos. En el sur no se enriquecían por trabajar las minas y la tierra, sino por explotar el trabajo de los esclavos; pero, en el norte se toparon con otros indios, errantes, nómadas, sin religión y sin ninguna cultura. Algunos recibieron sin hostilidad a los españoles, pero cuando éstos quisieron someterlos a la esclavitud, brotó su espíritu libre y la bravura y comenzó una lucha de tres siglos.

?Los indios bárbaros gallardos? como los llamó el poeta Gaspar de Villagrá, nunca se doblegaron y prefirieron la extinción absoluta como en Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas y el colono tuvo que labrar la tierra con sus propias manos.

Se recuerda en Coahuila y Nuevo León al indio ?cuajuco? y al indio ?colmillo? asolando las amplias regiones y causando gran cantidad de daños y muertes.

De infantes veloces se transformaron en jinetes admirables; gracias a las abundantes manadas de caballos salvajes que traídos por los españoles recorrían en tropeles las llanuras de Coahuila, Texas, Nuevo León y Tamaulipas.

Los indios del noreste de México fueron exterminados por el odioso sistema de poner precio a sus cabelleras, ya que trajo numerosos cazadores de hombres; el sistema de encomiendas; la caza de esclavos que vender en las minas de Zacatecas y el centro de México y por la viruela.

Don Martín de Zavala gobernador de Nuevo León, en su largo período de gobernador, repartió encomiendas a diestra y siniestra, agravando el mal hecho por Carvajal y fue tanto el abuso de los neoleoneses que las relaciones de sus excesos y explotaciones, tuvieron eco en la corte de España y figuran hasta en las cédulas reales. La más famosa fue la de mayo de 1689 en que manda la ley que cesen tantos abusos, relatando los desmanes y dice; -?y hurtándoles a los miserables indios sus mujeres e hijos, en ellas hacían lo que contraviene a la Ley de Dios y les quitan a sus hijos e hijas y los sacan de la dicha provincia y los llevan a las ciudades de México, Puebla y Querétaro donde los venden como esclavos?.

Esto continuó en el territorio de Nuevo León y Saltillo durante toda la colonia transformando la región en un continuo teatro de guerra que no tenía fin.

Los indios tlaxcaltecas nunca se mezclaron con los cuachichiles y rayados o cualquier otra tribu chichimeca; trabajaron arduamente sus tierras y hubo que defenderlos mediante litigios que duraron más de un siglo, de la ambición de los españoles y criollos.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...