21 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

No llores más Argentina

Actitudes

JOSÉ SANTIAGO HEALY
viernes 27 de noviembre 2015, actualizada 9:44 am


Enlace copiado

Lo que ocurrió el pasado domingo en la sensible nación de Argentina no es cualquier cosa, las repercusiones serán amplias y profundas para toda la América Latina.

Mauricio Macri, bonaerense de 56 años, ingeniero civil de profesión, empresario, exdirigente deportivo y político de derecha, se convertirá en el próximo presidente de Argentina para el periodo 2015-2019.

Experto en segundas vueltas electorales, Macri se llevó por casi tres puntos porcentuales al candidato oficialista Daniel Scioli y a diferencia de lo que ocurre en otros países como México, asumirá el poder el jueves 10 de diciembre, es decir a menos de tres semanas de los comicios.

Macri ha tenido una vida empresarial y política azarosa y llena de altibajos, pero con una perseverancia fuera de serie ha conseguido salir adelante y alcanzar sus metas.

Luego de trabajar en varias empresas privadas y otras familiares, Mauricio vivió su primera experiencia aterradora en 1991 cuando fue secuestrado durante doce días y liberado mediante un pago de rescate por seis millones de dólares.

Lo más traumático fue descubrir meses después que los autores del plagio eran agentes de la Policía Federal, por fortuna fueron arrestados y condenados a penas de diez años a prisión perpetua.

En 1995 ya como destacado empresario, Macri asume la dirigencia del Club Boca Juniors, uno de los más populares y poderosos de la Argentina. Durante su gestión que se prolongó hasta el año 2007, el equipo obtuvo 17 títulos, entre ellos 11 internacionales, para convertirse en el presidente de club con más campeonatos.

Boca Juniors fue además el mejor equipo de América del Sur durante la década de 2000 a 2010.

Por su exitoso paso como dirigente del futbol profesional ganó popularidad en la capital argentina de ahí que en 2005 brincó a la política para ser elegido como diputado nacional de Buenos Aires.

Dos años después -en el 2007-se convirtió en el jefe de gobierno de Buenos Aires y luego de un primer período fue reelecto en 2011 por cuatro años más.

En varias ocasiones mostró su deseo de buscar la presidencia de su país, pero fue hasta marzo del presente año cuando oficialmente se lanzó en pos de esta aventura electoral. Con su partido Propuesta Republicana, del cual fue fundador, Macri unió fuerzas con dos partidos más para formar la alianza "Cambiemos" con la que finalmente logró la victoria el pasado domingo.

Macri es el primer candidato presidencial desde 1916 que gana una elección fuera de los partidos tradicionales la Unión Cívica Radical y el Partido Judicialista, pero además es el que más votos ha conseguido -casi 13 millones-superando incluso a Cristina Fernández de Kirchner.

El presidente electo romperá con la hegemonía Kirchner que habrá durado doce años en Argentina, cuatro de Néstor y ocho más de su esposa Cristina.

Este dúo político metió a la Argentina en un lance izquierdista que sumió al país en graves problemas económicos de crecimiento y desarrollo. Basados en un populismo estéril, los Kirchner se aliaron al eje socialista de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Cuba.

Macri llegará al poder sin los compromisos de los partidos tradicionales y con un plan de apertura económica y democrática.

No es tampoco la panacea ni una garantía de que Argentina emergerá de las cenizas, en primer lugar porque los sectores de la izquierda harán hasta lo imposible por bloquear su mandato y porque además Macri recibirá acusaciones y denuncias al por mayor cada vez que intente combatir las acciones del kirchnerismo.

Macri tampoco es una perita en dulce, ha tenido errores crasos como político y seguramente los seguirá teniendo como presidente.

Sin embargo, lo importante es que finalmente el cambio llega a la llorada Argentina cuya trayectoria política en las últimas décadas ha sido por demás inestable y trágica.

Desde las épocas dramáticas del peronismo con todo y su famosa Evita Perón, hasta los años del estancamiento de los Kirchner, sin olvidar las funestos tiempos de la dictadura militar y los frívolos momentos del gobierno de Carlos Menem.

Por algo dicen que el tango y el llanto van siempre de la mano en la añorada Argentina.

 APUNTE FINAL

Vaya, vaya: por fin la ley en México se aplica a un alto funcionario como Arturo Escobar, subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación, debido a un presunto delito electoral. Desde su nombramiento, el exdirigente del Partido Verde Ecologista de México fue muy cuestionado por la opinión pública. Se trata sin duda de otro duro revés para la imagen del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...