'La Quemada', un espacio privilegiado

Durango DANIEL ESTRADA

La zona arqueológica de La Quemada, Villanueva, Zacatecas, ubicada a unas tres horas y media de la capital de Durango, es un espacio privilegiado para la apreciación de la majestuosidad de la bóveda celeste.

Basta con recostarse con la vista hacia el cielo para comenzar a observar estrellas, constelaciones, planetas, satélites y meteoritos.Al parecer es un vestigio de la civilización azteca en su andar hacia la Cuenca de México.Cuenta con un palacio ubicado en la parte central del cerro y un templo situado en el extremo sur, además del imponente salón de columnas.La zona arqueológica se ubica a 50 kilómetros al sur de la capital de Zacatecas.Los zacatecanos tienen fe en este proyecto, ya que se espera una derrama económica inicial de casi dos millones de pesos, tan sólo en 2017.
La Quemada se convirtió en un espacio de observación sideral, para aprovechar así, la especie de magia envuelve al lugar.El estar tan cerca de la capital, temas como el hospedaje y la alimentación no son problema.Son selectos los días del años con condiciones óptimas para la observación de las estrellas, teniendo en cuenta incluso, que se deben tener reservas con la intensidad de la luz de la luna.

'La Quemada', un espacio privilegiado

8 fotos, La zona arqueológica de La Quemada, Villanueva, Zacatecas, ubicada a unas tres horas y media de la capital de Durango, es un espacio privilegiado para la apreciación de la majestuosidad de la bóveda celeste. »


turismo,la quemada,zacatecas

Basta con recostarse con la vista hacia el cielo para comenzar a observar estrellas, constelaciones, planetas, satélites y meteoritos.

Al parecer es un vestigio de la civilización azteca en su andar hacia la Cuenca de México.

Cuenta con un palacio ubicado en la parte central del cerro y un templo situado en el extremo sur, además del imponente salón de columnas.

La zona arqueológica se ubica a 50 kilómetros al sur de la capital de Zacatecas.

Los zacatecanos tienen fe en este proyecto, ya que se espera una derrama económica inicial de casi dos millones de pesos, tan sólo en 2017.

La Quemada se convirtió en un espacio de observación sideral, para aprovechar así, la especie de magia envuelve al lugar.

El estar tan cerca de la capital, temas como el hospedaje y la alimentación no son problema.

Son selectos los días del años con condiciones óptimas para la observación de las estrellas, teniendo en cuenta incluso, que se deben tener reservas con la intensidad de la luz de la luna.

Comentarios

Fotos más vistas