La ausencia de autocrítica en el PAN

Crónicas de oscuridad y urbanidadluis hernández aranda

La ausencia de autocrítica en el PAN

PUBLICIDAD

Escrito por luis hernández aranda 13 de julio de 2009
General

El resultado de las elecciones del pasado domingo 5 de julio, obliga a los militantes del Partido Acción Nacional de todo el país a realizar un ejercicio de autocrítica, donde el principal cuestionamiento deba ser ¿cómo están ejerciendo el poder?, ¿qué errores están cometiendo como Gobierno? Algunas voces afirman que el PAN se ha convertido en una mala copia del PRI, de ahí su debacle.

En la última elección el PAN obtuvo 53 mil 689 votos en el Distrito 6, el cual abarca la mayor parte de la zona urbana de Torreón, y en las casillas del Distrito 5 que están dentro del municipio. La cifra es 55.6 por ciento menor a los 120 mil 888 votos que obtuvo en las elecciones federales de 2006. El descenso también es notable cuando se compara con el resultado obtenido en la elección municipal de 2005, cuando obtuvo 113 mil 745 votos. En ese caso el desplome es de 48 por ciento.

¿A qué se debe esta caída? Algunos militantes la atribuyen a la crisis económica, otros más aseguran que falló la estructura para sacar a la gente de sus casas e invitarlas a votar, los más “críticos” lo atribuyen a las divisiones internas que ha sufrido el partido en los últimos años, donde principalmente existen dos grupos, uno liderado por el senador Guillermo Anaya y otro por el alcalde de Torreón, José Ángel Pérez.

Estas explicaciones tienen algo de verdad, pero sin duda se quedan muy cortas para explicar la debacle del partido. Al ciudadano común muy poco le importan las grillas internas que se vivan en el PAN de Torreón, sólo si esa división le afecta en su vida cotidiana las tomará en cuenta, mientras tanto las ignorará. Al ciudadano promedio lo que sí le importa es vivir en un lugar seguro, ver que a sus impuestos se les da un buen uso, que goza de servicios primarios eficientes, vaya, que tiene un buen gobierno, si esto no es así habrá de manifestarse en las urnas con un voto de castigo.

Los resultados del domingo, así como de los de octubre de 2008, son un mensaje contundente de que la población está molesta con la Administración de José Ángel Pérez. Aunque el alcalde trate de minimizar los hechos al rechazar que la Administración municipal tenga responsabilidad en derrota. Incluso José Ángel Pérez declaró que era “el resultado esperado” (es decir que hasta él estaba consciente con anticipación de la derrota). Atribuyendo el resultado a las divisiones en el partido y a la entrega de apoyos sociales como pintura, tinacos y monederos electrónicos por parte del Gobierno del Estado.

Es decir, todo mundo tiene la culpa menos mi forma de gobernar. La falta de autocrítica del alcalde ha sido una de las principales características de su Administración, donde ha visto complots en todas partes y ni un solo error en su actuar.

Para José Ángel Pérez las divisiones internas son la causa de la derrota, pero no lo son las obras inconclusas, las constantes fallas en el servicio de agua potable, las fallas en el alumbrado público, los baches que hay en todas las calles, la mala sincronización de los semáforos públicos, la mala planeación en el rescate del Centro Histórico, el aumento de robos a casas, a bancos. No cito aquí los problemas del crimen organizado que rebasan a cualquier Administración municipal y son del orden Federal; es cierto, impacta en la imagen del Gobierno, pero también es muy tramposo, como lo hacen ciertos panistas, atribuir cien por ciento a la inseguridad la mala imagen que tiene la Administración municipal. Los problemas del crimen organizado no tienen nada que ver con las fallas en el Simas o que dejen tirada una obra.

José Ángel Pérez también responsabiliza a la derrota a las dádivas que da el PRI, pero ¿acaso el PAN no entrega apoyos también? Vaya, el clientelismo electoral es propio de todos los partidos. Además cómo explicar que una casilla tradicionalmente panista, por ejemplo en Torreón Jardín donde por cierto no funciona la compra de voto por medio de dádivas, en las elecciones de 2006 generó una cantidad de votos de 725 para el PAN y 226 para el PRI. Esa misma casilla el domingo arrojó 447 votos para el PAN y 199 para el PRI. Esto sólo se puede explicar como un voto de castigo y que los panistas históricos están molestos con el ejercicio de la actual Administración.

La derrota del PAN resulta preocupante para la vida democrática en Coahuila, donde el PRI y particularmente el Gobierno del Estado no tendrán contrapesos. Como ejemplo ahí está Durango donde nadie cuestiona lo que diga el gobernador en turno.

José Ángel Pérez está obligado a hacer un ejercicio de autocrítica, reconocer que en su Administración se ha dilapidado el capital político del PAN ganado gracias a las Administraciones de Jorge Zermeño y Guillermo Anaya.

Por cierto, mientras a nivel nacional Germán Martínez renunció a la dirigencia del PAN por ser responsable de la derrota de su partido, en Torreón Manuel Villegas presidente del albiazul en Torreón, lleva dos derrotas al hilo y no ha salido a dar ninguna explicación, ni tampoco ha dejado de cobrar su sueldo. La falta de autocrítica en el PAN de Torreón está allanando el camino del PRI a la alcaldía de Torreón, que como están las cosas no batallará mucho en ganar la elección de octubre.

lharanda@elsiglodetorreon.com.mx

General, 4,497 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD

Suscripción por correo

¿Te gustaría recibir los escritos de luis antes que nadie? Suscríbete, es gratis.

luis hernández aranda Blog de luis hernández aranda

Más escritos

PUBLICIDAD

ver más escritos de luis hernández aranda

PUBLICIDAD

Noticias populares ahora