La plurifuncionalidad de Olmos

Crónicas de oscuridad y urbanidadluis hernández aranda

La plurifuncionalidad de Olmos

PUBLICIDAD

Escrito por luis hernández aranda 10 de enero de 2011
General

En 1994 durante el Mundial de futbol celebrado en Estados Unidos, Miguel Mejía Barón entonces director técnico de la Selección Nacional puso de moda el término plurifuncional. El cual lo había acuñado desde un año antes en la Copa América celebrada en Colombia.

Con dicho término Mejía Barón trataba de explicar que había jugadores capaces de, según él, jugar en diferentes posiciones sin importar cuál era su especialidad. El caso más famoso fue el del ex santista Ramón Ramírez, quien era un creativo natural de la media cancha, sin embargo, Mejía Barón lo hizo jugar de lateral. Al mismo tiempo se casó con algunos jugadores y sin mayor pudor en el primer partido del mundial alineó como titular a Antonio "el Cadáver" Valdez.

Dieciséis años después el término plurifuncional de Mejía Barón es rescatado por el alcalde de Torreón, Eduardo Olmos, quien después de un año de gobierno cambia sólo de silla a ciertos directores sin modificar de fondo su "sistema de juego".

Antes de su primer informe Olmos había anunciado una "limpia" en su equipo de trabajo, una "sacudida" que sólo quedó en un leve zangoloteo. De esta forma y a pesar de tener muchas quejas por su pobre desempeño, Armando Cobián ex titular de Atención Ciudadana, no dejó de cobrar en la "sagrada nómina" y pasó a ser director de Radio Torreón.

Esto a pesar de que Dulce Pereda, ex directora de la estación, estaba haciendo un buen papel. ¿Por qué cambiar lo que funciona?, ¿por qué si alguien no da los resultados se mantiene en la alineación titular o mejor dicho en la nómina municipal?

Más surrealista aún resultó el otro cambio que anunció el alcalde el pasado jueves, cuando dijo que Arturo Lozano dejaba la dirección de Obras Públicas para ahora ser director de Desarrollo Urbano en sustitución de Miguel Algara quien pasó a ser el titular de Obras Públicas. Es decir que la "limpia" se limitó a un cambio de oficina, cuando ambos directores tienen en común un pobre desempeño en el primer año de la administración que encabeza Eduardo Olmos.

Se dice que en política la percepción es realidad y dichos cambios fueron tomados por el grueso de la población como una burla.

En contraparte y sin hacer declaraciones tan contundentes, la alcaldesa de Gómez Palacio, Rocío Rebollo, ya mandó a su casa a varios directores por el pobre desempeño que tuvieron en una administración que apenas lleva cuatro meses. De esta forma a principios de enero Rocío Rebollo cambió a los titulares de la Procuraduría de la Defensa de la Mujer, del Instituto Municipal de la Vivienda y del Instituto Municipal de Cultura.

Además nombró a Paul Jorge Ramírez Rivas como nuevo secretario del Ayuntamiento en sustitución de Guillermo Aragón Rodríguez, quien se había caracterizado por tener un desorden en las sesiones de Cabildo. Habrá que ver cómo funcionan los cambios, pero al menos la alcaldesa fue congruente, ya que al inicio de su administración advirtió que tres meses era tiempo suficiente para ver qué funcionario realizaba bien su trabajo. En contraste, a un año de haber iniciado Eduardo Olmos su gestión como alcalde, parece que le duele tomar decisiones ejecutivas y afectar a los amigos que ostentan una dirección municipal.

El primer año de la gestión de Olmos se caracterizó por la falta de control de su equipo de trabajo, el líder no apareció y cada quien llevó agua a su molino dejando a un lado el beneficio de los ciudadanos. En este año parece que la historia se repetirá, ya que hasta el momento la filosofía del alcalde es cambiar para seguir igual.

Olmos debe aprender de Mejía Barón, quien debido a su terquedad de poner a Ramón Ramírez como lateral y defender su filosofía de jugador plurifuncional perdió la final de la Copa América contra Argentina, cuando Batistuta le ganó la espalda con suma facilidad al ex santista.

Pero sobre todo en este juego de metáforas el alcalde debe recordar que Mejía Barón pasó a la historia por no atreverse a hacer cambios y no meter a Hugo Sánchez a jugar contra Bulgaria en el Mundial del 94. No hacer cambios le salió muy caro a Mejía Barón y lo mismo le puede pasar al alcalde Eduardo Olmos.

General, 4,748 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD

Suscripción por correo

¿Te gustaría recibir los escritos de luis antes que nadie? Suscríbete, es gratis.

luis hernández aranda Blog de luis hernández aranda

Más escritos

PUBLICIDAD

ver más escritos de luis hernández aranda

PUBLICIDAD

Noticias populares ahora