“mecanismo de la mente” (16ª parte)

ValoresGerman de la Cruz Carrizales

“mecanismo de la mente” (16ª parte)

PUBLICIDAD

Escrito por German de la Cruz Carrizales 16 de julio de 2018
Valores Familiares
“mecanismo de la mente”  (16ª parte)

Continuación…

Ahora vamos a ver qué situación positiva podemos sacar de estas conclusiones:

 a). Si la mente nos crea todo lo que pensamos, ¿por qué no pensar puras cosas positivas? b). Si ahora sabemos cómo manejar este poder, ¿por qué no ponernos metas en nuestra vida, que nos lleven a lograr grandes beneficios? c). Si ahora comprendo cómo me puede manejar una “idea” en el subconsciente, ¿por qué no hacer una lista de las cosas que queremos? (positivas, claro está)

Hace varios años que manejamos el tema del liderazgo en las empresas con el fin de desarrollar equipos de alto rendimiento, y en él desarrollamos una dinámica en donde bajo un estado alterado de conciencia (relajación profunda) le pedimos a los participantes que se imaginen la empresa ideal, como sería su relación con sus jefes, con sus compañeros, con sus clientes, como se imaginan la empresa de la que su familia se sentiría orgullosa, y lo empiezan a disfrutar a visualizar en su subconsciente, después de volver de ese estado les decimos: Walt Disney decía, si lo puedes soñar, lo puedes hacer. Albert Einstein decía, si lo puedes dibujar, lo puedes entender, entonces los participantes lo empiezan a dibujar en una hoja de papel y logramos bajo ciertas circunstancias y trabajando ciertas técnicas, el propósito de cambios de actitud pero convencidos, pues es diferente hacer las cosas porque las “tenemos” que hacer, a hacerlas, porque “queremos” hacerlas.

Esto tiene aplicaciones ilimitadas, en relaciones familiares, de pareja, laborales, económicas, de salud y evidentemente imagínese que pasa con una persona que está embarazada durante los nueve meses de gestación, ¿qué cantidad de pensamientos y situaciones no vivirá?

Por lo tanto usted señora que me lee ahora, si está embarazada, está esperando a su hijo, es buen tiempo para empezarse a imaginar a un niño bonito, muy sano, muy inteligente, con un porvenir esplendoroso, etc., y verá como al correr del tiempo, esos pensamientos de seguro serán realidad.

Todas las cosas del universo material y visible tienen su origen en lo espiritual e invisible, en el mundo de los pensamientos y las ideas.

El mundo de los pensamientos es el mundo de las causas, el universo material es el mundo de los efectos. La naturaleza del efecto depende de la naturaleza de las causas, lo que uno vive en su invisible mundo de los pensamientos, eso realizará, a no dudarlo, en su mundo material y visible; y si quiere establecer diferentes condiciones en éste, debe antes hacer el cambio en él primero.

Fragmento del Artículo,  De Corazón, segunda parte, (publicado el 16 de septiembre del 2005 en “El Siglo de Torreón” de la columna Familia Sirviendo a la Vida).. - bueno ahora si quieres hacemos la oración. Claro que sí, dije, me pidió que cerráramos los ojos, los cerré, pero tuve que abrirlos de inmediato porque cuando cerré los ojos sentí que el piso había desaparecido de mis pies, abrí los ojos, vi el piso. Cuando vi a la gente que estaba en el restaurante, vi a la gente, pero no veía el exterior de la gente, su superficie, su piel, su vestimenta. Veía la realidad ontológica que llaman los filósofos y es la realidad del ser que va más allá de las apariencias. Entendía que esa gente que estaba ahí eran mis hermanos. Y creo que Él vio mi expresión porqué me dijo –esto que estás viendo es más verdadero que la realidad a la que estás acostumbrado- cierra los ojos. Cuando me tomó las manos, desapareció toda sensación, yo no sé si pasó un año, diez, cincuenta, una eternidad, tres segundos. La sensación de tiempo desapareció en mí y me sumergí en una sensación de eternidad. Cuando volví a abrir mis ojos, Él me estaba viendo y tocándome. Entonces pensé –yo le tengo que preguntar si es Jesucristo –.

El conocimiento y uso de esta verdad, ayudaría a sacar a millares de personas del abismo de la desesperación y obtendrían salud, vigor, abundancia; así como a quienes gimen y lloran la enfermedad, la flaqueza, la pobreza, la tragedia y la miseria.

Cuando era estudiante de medicina, en la Escuela Médico Militar, en la ciudad de México, D.F., mis papás tenían una casa en la ciudad de Querétaro, Qro., y frecuentemente iba a darle una vuelta y a cobrar la renta. El inquilino que se llamaba Miguel, muy entusiasta me decía cada vez que iba, te voy a llevar a cenar con unas amigas gitanas que tengo, y por una u otra razón no se daba la dichosa cena. Pero llegó el día que se dieron las cosas y me pude quedar ese fin de semana en Querétaro, Qro., y fuimos al dichoso restaurante de las gitanas tan mencionadas. Me las imaginaba como usted se las imagina justo ahora, con sus atuendos y vestimentas propias, pero a diferencia de ello, eran unas mujeres muy guapas, muy bien vestidas y lo que menos pensaría era que fueran gitanas, y en ese elegantísimo restaurante, menos. Yo no sé si es mito o verdad lo de la lectura de la suerte de las gitanas, pero al llegar al restaurante, Miguel le dice a una de ellas, -léele la suerte al doctor- ella muy bien educada y con mucha cortesía, me dijo: -venga conmigo doctor- y nos fuimos a una mesa un poco apartada y me instruyó, -si acaso llega alguien, nos tomamos de la mano, como si fuéramos novios, para disimular- a lo que asentí, no recuerdo exactamente, que mano me tomó primero, pero me empezó a decir todo mi pasado como si hubiera leído una biografía mía, me quede sorprendido incluso por el fallecimiento de un miembro de mi familia que acababa de acontecer. Me pidió que le diera la otra mano y me empezó a leer el futuro, me mencionó de la cantidad de viajes que haría en el futuro, de mi fortuna y muy importante que mi misión era con las masas, y coincidencia o no, eso lo he traído en mi mente todo este tiempo y he tenido contacto con muchísima gente aquí en Torreón, Coah., en muchas ciudades de la república mexicana y en el extranjero. Le he mencionado que directamente a través de los seminarios o conferencias que imparto frecuentemente, he tenido a más de trescientos mil estudiantes a esta fecha. Y no tengo idea de la cantidad de gente que me ha seguido a través de los programas de radio que he tenido en “Valores Familiares” en la comarca lagunera o por la televisión a través del programa “Valor es” aquí en la comarca, en muchas partes del país, el sur de Estados Unidos y el cono sur (Patagonia) de donde hemos tenido noticias, felicitaciones y correos electrónicos de nuestros temas. Ahora a través de la columna de “Familia Sirviendo a la Vida” que escribo desde el 2004 todos los viernes y tampoco no tengo idea de la cantidad de personas que me leen cada viernes a través del periódico localmente o por Internet en Alemania, Inglaterra, Irlanda, España, Francia, Estado Unidos, Canadá y Colombia de los que tengo conocimiento. Y bueno ahora que he concluido este libro donde comparto estos temas que son experiencias de vida pues está hecho de casos reales.

De esta manera mi mecanismo, sin darme cuenta, empezó a jugar las piezas para que al final se cumpliera aquello que en 1977 me profetizará aquella gitana en la ciudad de Querétaro, Qro., México aquello que ya estaba en mi subconsciente.

Tal vez una de las razones por las que a veces no podemos pensar en algo positivo para nosotros, se debe a que no nos amamos, no nos creemos merecedores de bienes ni afectos positivos. Alguna vez alguien le ha dicho: ¡Qué bonito traje o vestido traes! Y cual es generalmente la respuesta que damos. Pero si hace mucho que lo tengo. ¿A ti te parece? A mí no. Si me quedara más holgadito se me vería mejor, etc., es decir, no podemos aceptar las lisonjas porque creemos que no las merecemos.

Por lo que le voy a pedir que haga algunos ejercicios para que ese amor hacía usted le dé el suficiente valor y pueda pedir grandes cosas en la vida.

Cuando alguien le halague con una frase o un gesto, acéptelo con un “muchas gracias” o “cuanto me alegra que usted píense así”, “le agradezco en verdad”. Si hay alguien por quien sentir amor, admiración o respeto, dígaselo de frente “te amo”, “te admiro”, verá como la gente no está lista, así como no lo estaba usted.

Parece frente al espejo y dígale a la imagen que tiene frente a usted: “Como eres guapo(a)”, “como estas bien”, “como eres inteligente”, “como eres simpático”, “como te amo”, “como te aprecio”, es decir que su mente empiece a condicionarse a que usted es la persona más importante para usted. Enamórese de la persona más importante del mundo “Usted mismo(a)”. Ya lo dice la Biblia “nadie puede dar lo que no tiene”, dese amor, llénese de amor a manos llenas para poder darlo a los que tanto quiere. Continuará…

Dios te bendice y te acoge!!!

Despertar…es.

“La esperanza es algo bueno, tal vez lo mejor. Y lo bueno nunca muere. Estaré deseando que estas palabras te encuentren, y te encuentren bien”.  A la luz de nuestras familias, decía Jesús, “No me digas que me amas, dime como vives”. “La familia que ora unida, permanece unida”. INICIATIVA LAGUNA un proyecto de valor y de valores para los laguneros y el MUNDO!!! Estoy a sus órdenes en la dirección electrónica: www.facebook.com/iniciativalaguna.comarcalagunera/ A través de Twitter: @Germandelacruzc Lo invito a visitar mi blog con más de 450 artículos de su interés: www.familia.blogsiglo.com 

 
“QUIEN NO VIVE PARA SERVIR, NO SIRVE PARA VIVIR”
Germán de la Cruz Carrizales
                                                                          TORREON, COAH. MÉXICO

                                                                                         MMXVIII

Valores Familiares, 943 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD