Protestan refugiados con huelga de hambre por situación inhumana en Bosnia

Internacional EFE

Centenares de refugiados de un improvisado campo en Vucjak, en el noreste bosnio, se encuentran en huelga de hambre por segundo día consecutivo para protestar por la situación inhumana en la que se encuentran, sin agua, electricidad y sufriendo una ola de frío y nieve.

Los vehículos de la Cruz Roja de la cercana ciudad de Bihac que suelen traerles comida regresaron sin que los inmigrantes accedieran a recoger su porción diaria en ese campo improvisado construido sobre un vertedero y rodeado de campos de minas de la guerra en Bosnia (1992-1995).

"Su huelga dura desde ayer, boicotean tomar comida y agua. La situación es igual de dura que en los días pasados", declaró a Efe Selam Midzic, secretario de la Cruz Roja de la ciudad de Bihac, que asiste a los inmigrantes en Vucjak.

"Ayer había algunos anuncios de que se clausuraría el campo, pero todo ha quedado en ello, no hay en este momento indicios de que así sea", indicó Midzic.

Representantes del Consejo de Europa pidieron el martes la evacuación urgente del campo de Vucjak y alertaron de que si no se toman medidas puede haber muertos debido al intenso frío y el mal tiempo.

En el campo -del que las autoridades bosnias se han desentendido- numerosas tiendas de campaña han sido derribadas por el peso de la nieve, que ahora se ha derretido y ha convertido el lugar en un lodazal.

El agua y la humedad han empeorado también la situación higiénica del lugar, mientras que los refugiados tratan de calentarse con pequeñas fogatas.

Algunos inmigrantes pisan por el lodazal en chanclas, sin ropa ni calzado adecuado, a temperaturas que estos días caen bajo cero.

Varios han salido del campo con botes de plástico y se encaminaron por la carretera hacia Bihac en busca de agua.

En el campo hay ahora unas 600 personas que esperan una ocasión para tratar de pasar la cercana frontera de Croacia con la intención de alcanzar algún país rico de la Unión Europea.

La ONU calificó en varias ocasiones el campo como "absolutamente inadecuado" e "inhumano", y advirtió de un agravamiento de la crisis humanitaria.

El campo de Vucjak fue creado en la pasada primavera, ante las protestas de los ciudadanos de Bihac por la presencia de inmigrantes de Afganistán, Pakistán, Siria, Irak y otras regiones en las calles y parques. También la UE ha pedido el cierre y la evacuación de Vucjak.

Las autoridades del cantón noroccidental de Una-Sana, el más afectado por la crisis migratoria en Bosnia-Herzegovina, reclaman desde octubre al Gobierno central bosnio la urgente reubicación de los refugiados de Vucjak, sin obtener hasta ahora una respuesta.

Desde el año pasado, unos 50,000 inmigrantes llegaron a Bosnia-Herzegovina, y la gran mayoría pasaron por el cantón de Una-Sana, en el que ahora, según datos policiales, hay unas 5,000 personas refugiadas.

Por Vucjak pasaron unos 15,000 migrantes desde que ese campo fue creado como uno temporal para aliviar la presión sobre los otros centros de acogida en esa zona noroccidental.

Las autoridades de Bihac y cantonales rechazan la clausura de Vucjak hasta que el Gobierno central proporcione las capacidades de alojamiento en otras regiones del país para realojar a los inmigrantes.

Centenares de refugiados de un improvisado campo en Vucjak, en el noreste bosnio, se encuentran en huelga de hambre por segundo día consecutivo para protestar por la situación inhumana en la que se encuentran. (ARCHIVO)

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA