Una muestra para abordar la memoria

Cultura SAÚL RODRÍGUEZ

Una exposición traída a Torreón por parte del Museo de Arte Moderno y que aborda rubros de tintes mnésicos, es lo que se puede apreciar en la muestra Territorios de la memoria (1985-2018) que el Museo Arocena aloja en sus salas desde el pasado 28 de noviembre hasta el 19 de abril de 2020.

La exposición, que ya tuvo lugar en el Museo de Arte Moderno de Ciudad de México del 6 de junio al 22 de septiembre, se gesta bajo la curaduría de José Manuel Springer. Está conformada por 75 piezas de más de 70 artistas y su discurso engloba las transformaciones y los acontecimientos ambientales, políticas y sociales de México en los últimos 33 años.

Territorios de la memoria (1985-2018) intenta preservar la memoria colectiva del mexicano, recordándole los sucesos que más han impactado al país para nutrir la realidad contemporánea. Su recorrido tiene un carácter meramente interpretativo, pues está diseñado para que el espectador genere sus propias perspectivas y conclusiones, tras dar lectura a las obras apoyándose en sus vivencias.

La primera sección incluye temas como la familia, el poder y los modos de relación entre la sociedad y las instituciones. Además, enfoca los cambios que generan la irrupción de realidades como la migración forzada, la corrupción y la violencia.

En la segunda instancia se impregnan las transformaciones ocurridas en los roles sociales y los mitos culturales que diseñan el presente.

Su última parte conforma propuestas que pueden restaurar a la sociedad desde la cultura, como el duelo ante la tragedia.

LAS OBRAS

Las propuestas que forman a Territorios de la memoria (1985-2018) se dispersan en un abanico de disciplinas. Algunas de ellas van desde la pintura, la escultura, pasando por la fotografía hasta llegar al videoarte.

Por ejemplo, la pieza Nuevo Biombo de la Conquista (2011), comprende un biombo sobre paneles de madera, donde una de sus caras retrata una referencia a México-Tenochtitlan, y del otro lado ilustra una realidad más contemporánea con personajes como Joaquín "el Chapo" Guzmán, el poeta Javier Sicilia, Jesucristo en una escena del crimen, migrantes intentando pasar del otro lado del río, muertos, decapitados, etcétera. Todo acompañado del poema Suave Patria de Ramón López Velarde.

Otra obra destacada es la pintura El Valle (1998) del artista contemporáneo Daniel Lezama, en cuyo lienzo se observa a la patria desnuda representada por una mujer. Lezama busca que la desnudez se aproxime a una naturalidad inmune al morbo. También se impregnan metáforas, como una niña orinando en el nacimiento de un río, enmarcado en un telón en alegoría a la puesta en escena que es México.

Respecto a la escultura, Hacha No. 2 (Mexican Head Chopping Tool) (Herramienta mexicana para cortar cabezas) (2011) de Daniel Ruanova, constituye hachas de acero soldadas, cuero, mango de madera y tornillos, cuya morfología perora la capacidad que tiene el hombre para dañar a otro ser humano. Visualmente dispara una crudeza a través de su cabeza de hachas afiladas.

El Museo Arocena albergará esta exposición hasta el próximo 19 de abril de 2020.

Discurso. Se interpretan acontecimientos contemporáneos. (EL SIGLO DE TORREÓN / Erick Sotomayor)

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA