'BIEN CHIVA'

Columnas la Laguna FERNANDO CRUZ CASTILLO

El diagnóstico de las enfermedades zoonóticas, es una responsabilidad de los organismos que para tal fin fueron creados, llámese, salud animal de la SAGARPA, Comisión para la prevención de las enfermedades exóticas (CPA), SENACICA, CONASA, Ellas son las encargadas de la vigilancia epidemiológica zoosanitaria, el cual es un trabajo complejo y costoso, que debe de presupuestarse acorde a la importancia de la actividad ganadera del país, resguardando la salud animal y humana, así como el tratar de incrementar la producción pecuaria en concertación con las asociaciones de productores.

Las zoonosis son infecciones que se transmiten entre los animales y el hombre, por contacto directo o indirecto. El humano puede enfermar por consumo de productos o subproductos pecuarios contaminados. Estas infecciones se asocian con serias dolencias, tanto en humanos como en animales, así como los incrementos en los gastos sanitarios. En algunos casos, los cuadros son difíciles de diagnosticar, los tratamientos farmacológicos no son muy eficientes y la infección, en algunos casos, puede ser mortal.

Por otra parte, uno de los objetivos primordiales en la producción caprina, es lograr que los alimentos sean inocuos y aptos para el consumo humano, en este sentido las normas modernas y actuales de producción abordan cuatro temas centrales: la inocuidad alimentaría, el impacto ambiental de la producción, el bienestar de los trabajadores y el bienestar de las cabras; acorde con lo anterior, la inocuidad de los alimentos está determinada por la identificación y el control de los puntos críticos de la producción, así como con la trazabilidad demostrable a lo largo de la cadena productiva. Teniendo en cuenta la importancia del factor sanitario en proceso productivo, se han realizado acuerdos internacionales, de diferentes órdenes, referentes a la detección, control y erradicación de zoonosis, tratados a los cuales también nuestro país está sujeto.

Los agentes etiológicos de las zoonosis pueden ser virus, bacterias, hongos y parásitos, que específicamente, en el caso de la producción caprina, los agentes infecciosos conocidos se pueden agrupar de la siguiente forma:

a).- virus y clamidias: Clamidiasis, ectima contagioso, artritis encefalitis caprina (CAEV), fiebre aftosa, rabia, scrapie.

b).- Bacterias: brucelosis, corinebacteriosis, ántrax, dermatofilosis, estreptococosis, clostridiosis, leptospirosis, listeriosis, salmonelosis, paratuberculosis.

c).- Parásitos: áscaris, fasiolasis, sarna, miasis, toxoplasmosis, tricostrongiliasis, hidatidiosis, cenuriosis. Algunas de estas zoonosis se presumen particularmente graves debido a la severidad de la patogenia inducida en el humano y a la dificultad diagnóstica que representa.

En el caso de los virus, un método de diagnóstico relativamente económico y útil es la detección de anticuerpos o de antígenos, con técnicas como las aglutinaciones, la fijación de complemento y el ELISA.

Para las enfermedades de origen bacteriano, la evaluación de títulos de anticuerpos es un método aceptable así como la detección de antígenos con métodos como el ELISA. Para las bacterias y los hongos un procedimiento es la observación por microscopía óptica, pero no siempre brinda información suficiente para la adecuada identificación del agente infeccioso.

En algunos casos el aislamiento y cultivo de los microorganismos es la técnica de elección, así como la reproducción del cuadro en animales de experimentación, pero deben tenerse en cuenta las exigencias técnicas y los costos inherentes a estos procedimientos.

Debido a la importancia, la complejidad y los costos que tiene el diagnóstico eficiente de un agente infeccioso zoonótico, se han desarrollado protocolos dirigidos a aumentar la sensibilidad y la especificidad, adicionalmente mejorar el valor predictivo de las pruebas, disminuir los costos y el tiempo empleado en el diagnóstico.

En otro aspecto es benéfico y favorable el unirnos por un bien común, que en este caso es la caprinocultura de la Región Lagunera, funcionarios, caprinocultores, técnicos, empresarios y todo el que quiera adherirse a esta causa, ya que si seguimos distanciados se seguirán aprovechando. (En el precio de compra del cabrito, la leche, subproductos y pie de cría).

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA