VIDA CAMPIRANA

Columnas la Laguna MVZ MARTHA LOURDES ROBLES ARELLANO

La rabia es una enfermedad de interés en la salud pública y es una enfermedad de tipo zoonotico es decir que es transmisible de los animales a los seres humanos; esta enfermedad es importante para todos, pero muy especialmente dirigida la información para los propietarios de perros sobre todo a los habitantes del sector rural. Esta enfermedad es conocida también como hidrofobia, y en el campo también se le conoce como el "mal".

La rabia es una enfermedad infecciosa, incurable, contagiosa y mortal que se presenta en todos los animales de sangre caliente, incluyendo al hombre, es ocasionada por un virus que afecta el sistema nervioso, este virus se encuentra en la saliva de los animales que padecen esta terrible enfermedad, por lo cual la mordedura es la forma de transmisión más común, ya que también puede adquirirse por contacto de la saliva de un animal rabioso en una herida expuesta. Dentro de los animales silvestres de la región susceptibles a contraer rabia están los coyotes, zorros, lobos, mapaches, tejones, liebres, conejos, ratas, ratones, gatos silvestres, pumas y también los murciélagos que son portadores sanos, es decir, que pueden transmitir la rabia sin que éstos la padezcan; afecta también al ganado como vacas, cabras, borregos, cerdos y caballos, también a los animales domésticos como perros y gatos y estos, son precisamente los animales domésticos en quienes debemos extremar los cuidados preventivos mediante la vacunación, ya que es la manera más efectiva de evitar la rabia en el ser humano, para que de esta forma exista mayor seguridad en las familias por la convivencia que éstas tienen con sus mascotas. Los síntomas son muy diversos, pero los más comunes en el ganado son los siguientes:

Inquietud extrema, pérdida de apetito, cese de flujo de leche y un cambio radical en el comportamiento del animal. A medida que la enfermedad progresa, puede presentarse un período de excitación, el animal puede mugir o chillar en forma extraña y mostrar vicios poco usuales, intentará escapar del lugar donde se le tenga, topeteará, morderá las barras de metal y puede atacar al hombre y otros animales. Se presenta una marcada constipación esfuerzos dolorosos para defecar. Es común, que las heridas del animal las frote y se rasque severamente hasta hacerlas sangrar. Es peculiar de esta infección un apetito anormal, el animal rechazará todas las comidas normales y saludables y masticará madera, piedras paja estiércol, pelo y otros materiales de esa clase.

Las fases finales de la rabia consisten en espasmos musculares, rigidez, debilidad, caminan de una manera tambaleante, hay marcada pérdida de peso, parálisis, y finalmente los animales mueren. Esta fase puede denominarse estado paralítico y pueden presentarse temperamentos furiosos en el curso de la enfermedad. Los síntomas nerviosos o furiosos pueden no presentarse por completo, otros signos también pueden ser la parálisis de los músculos del cuello por lo cual debido a esta parálisis suelen presentarse , salivación abundante en forma de espuma y babeo, por esta misma razón de parálisis no pueden tomar agua y de ahí deriva también el nombre de hidrofobia que de manera equivocada se le atribuye este nombre ya que no es que tenga fobia al agua si no que el animal se ve incapacitado a beber por causa de la parálisis de los músculos del cuello.

Cualquier animal que haya sido mordido, usualmente por un perro, gato, zorro, un lobo o cualquier otro animal y que llegue a presentar o no síntomas sospechosos deberá reportarse inmediatamente al personal de la SSA y la SADER. La saliva de los animales afectados está llena del virus, el cual es capaz de producir la enfermedad.

Amigo lector es importante tomar en consideración lo siguiente:

Tenga extremada precaución con los animales domésticos especialmente, no examinándoles la boca en los que al parecer se están ahogando o aparentan tener algo atorado en la garganta. ¡CUIDADO! puede tratarse de rabia.

Diagnóstico.- En este caso el médico veterinario extirpará la cabeza del animal muerto y será enviado al laboratorio, quien dará un dictamen si es o no rabia, y en caso de ser positivo determinar qué medidas adoptarán las autoridades pertinentes en ese lugar para proteger al resto de los animales y, especialmente a la población humana de esta peligrosa enfermedad si se considera que los animales están expuestos a padecer rabia observe en sus animales los síntomas ya descritos.

Tratamiento.- Una vez que se presenta la enfermedad no existe cura contra la rabia.

Prevención.- La forma más efectiva de prevenir la rabia de los animales domésticos perros y gatos es mediante la vacunación, la SSA recomienda vacunarlos al mes de edad, revacunar a los 3 meses y posteriormente cada año, la vacunación es totalmente gratuita y existe una campaña permanente en cada centro antirrábico de su localidad.

La vacunación en el ganado se realizará confirme al criterio del médico veterinario, por ejemplo aquí en la Comarca Lagunera no es susceptible de padecerla el ganado a excepción de aquellas explotaciones que se localicen en zonas donde aniden murciélagos.

Amigo lector si ha sufrido de alguna mordedura por un perro, un gato, o algún animal silvestre lave inmediatamente con abundante agua y acuda posteriormente al centro de salud más cercano a su comunidad, protejamos nuestra vida y la de nuestra familia a través de la salud de nuestras mascotas.

Afortunadamente las campañas nacionales de vacunación antirrábica canina que cada año lleva a cabo la Secretaría de Salud han rendido frutos positivos y los casos son cada día menos.

Y recuerde que una mascota sana es una mascota feliz y da seguridad a la familia.

"Para conseguir una cosa, es necesario que la mente se enamore de ella".

William Walter Atkinson

Escritor, editor abogado y empresario de origen estadounidense.

'COMUNICAR ES SERVIR'

martharobles59@hotmail.com

COMENTARIOS

Comentar esta nota
Noticias relacionadas
Tendencia
SUCESOS
PORTADA