Para Empezar

Columnas Deportes Manye Castil

Llegó en 2006 con la clara misión de salvar al Santos Laguna que estaba enfermo y condenado. Su estilo de inmediato llamó la atención de todos, no parecía un directivo debutante, siempre en sus palabras lo que reinaba era la seguridad. Aguantó la presión de un descenso que parecía inminente, sostuvo a su técnico y el futbol rápidamente le hizo justicia, salvación, liderato y después su primer campeonato. Algunos trasnochados aún dicen que ese éxito fue por el dinero del Grupo Modelo, a la distancia ya quedó claro que esos éxitos fueron producto de decisiones acertadas en momentos críticos, las primeras piedras de una gestión que nunca se puso límites.

Nuevo estadio e instalaciones de nivel mundial, abrupta despedida del viejo Corona pero lo que hoy tiene Santos como su casa solo lo ha hecho crecer, así como han crecido las y los que le supieron decir adiós al viejo escenario y abrazaron sin rencores al nuevo Corona como su casa, un escenario que de inmediato empezó a escribir tardes y noches históricas, si, este emblemático escenario que hoy es referente de La Laguna y de México fue posible por las gestiones del Presi Irarragorri. Grupo Modelo fue adquirido por un grupo de inversionistas extranjeros que de inmediato anunciaron que vendían al mejor postor sus activos deportivos, volvía la incertidumbre, una cosa es que tu equipo ande mal o muy mal y otra no saber siquiera si seguirá en tu ciudad, Alejandro Irarragorri entró al quite, arriesgando su patrimonio adquirió al ya equipo de sus amores, confió en él y en La Laguna como a veces ni nosotros los Laguneros confiamos.

El inicio de Orlegi no fue fácil, se notó el cambio, hubo confusiones, sigo pensando que el proyecto se pudo comunicar mejor y nos hubiéramos ahorrado muchos desencuentros. Aún así los éxitos deportivos no pararon, siguió habiendo campeonatos, liguillas, finales, también momentos complicados porque hubo torneos muy pobres pero ¿qué equipo no los tiene?

Hoy en emotiva despedida Alejandro Irarragorri deja su puesto como Presidente de Santos Laguna, sus siguientes proyectos ya los tiene en la cabeza y seguramente los va a cumplir, para él el Santos es sagrado y seguirá siendo la trompa de la máquina en donde viaja el equipo albiverde.

Hoy solo resta decir: Muchas Gracias, Presi.

Tendencia
Noticias relacionadas
Además lee