las palabras tienen la palabra

Nosotros PARA JUGAR CON LA BARAJA

Para jugar con la barajaPara jugar con la baraja

En verdad no soy muy bueno jugando a la baraja; no importa el juego. Pero sí juego de vez en cuando, y algunas rarísimas veces, hasta gano.

Cuando estoy en medio juego, no puedo evitar pensar sobre el origen del diseño de las cartas, de porqué está tal personaje y sus nombres. Realmente las cartas de la baraja son algo más que simples instrumentos para jugar. Surgen en la Edad Media y representan diversos aspectos importantes de la vida de la época.

Cada carta representa a un personaje, un hecho notable, una situación, o el dominio de un imperio, según los acontecimientos de la época:

Hay un Rey David evocado en la baraja, ese que tiene corazoncitos negros picuditos. Recuerde que estamos hablando de la época medieval, es decir, de la Edad Media y este David era Rey de Francia. Los nombres de los otros reyes que aparecen "retratados" en las cartas correspondientes al número 13, son: Alejandro del imperio griego, el rey de trébol, César del imperio romano el de diamantes y Charles el de corazones que fue rey de Inglaterra.

Ahora, van las reinas: Pallas, reina de la sabiduría la de picas, Judith la de trébol, reina de la fortaleza, Raquel reina de diamantes que representaba a la piedad - pero no al monte de piedad - mientras que la reina de corazones era la diosa Juno o Argine y representaba a la realeza.

A propósito, cuando tenemos que "revolver" las cartas, ¿cómo se debe decir: barajar o barajear? El verbo correcto es barajar, que es mezclar los naipes o las cartas. Sin embargo, ya sabe usted que la costumbre se hace ley, por lo que el verbo "barajear" ya está incluido en el diccionario, como una alternativa para este concepto en países como Cuba y México. O sea, que podemos decir: "barájemela más despacio" o también: "barajéamela más despacio". Como le guste más a usted, se puede.

Sobre el origen de la palabra "baraja", existe una buena dosis de controversia al respecto. Una versión fuerte sostiene que proviene del árabe baraka y que significa "bendición" o "carisma". Sin embargo, existe el otro bando de lingüistas que ponen "el grito en el cielo" cada vez que mencionan esta versión, porque dicen que eso es un verdadero disparate.

La Real Academia, para no meterse en problemas, mejor declara que su "origen es incierto".

Soy don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios: donjuanrecaredo@gmail.com. Twitter: @donjuanrecaredo.

ME PREGUNTA:

Luisa González: ¿A qué se refiere la palabra rupestre? ¿Es algo antiguo?

LE RESPONDO:

Rupestre es lo relativo a las rocas. Las pinturas rupestres se llaman así porque fueron realizadas en piedra.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA:

Si el cielo es tan perfecto como dicen, a mí que me lleven al infierno.

Tendencia
Noticias relacionadas
Además lee