Verdades y rumores

EDITORIAL EL AGENTE 007

No cabe duda de que cuando se trata de dejar a su suerte a la ciudadanía resulta lo mismo si el Gobierno es del PAN, PRI o de Morena, porque si en algo coinciden las autoridades municipales de Torreón y el Gobierno de la Cuarta Transformación, es que para ambos el destino de las familias de los policías municipales desaparecidos en los tiempos más difíciles de la violencia se ha convertido en una carga. Y es que incluso, al mismo tiempo en que el presidente Andrés Manuel López Obrador recibía con bombos y platillos a Michelle Bachelet, alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, anunciaba el recorte presupuestal para los colectivos de familiares de desaparecidos, otro punto que no coincidía mucho que digamos con el pomposo discurso del Gobierno federal y sus buenas intenciones; lo que también obligó a que durante la gira de la expresidenta chilena por la provincia coahuilense el superdelegado del Gobierno federal Reyes Flores se anduviera escondiendo de los colectivos locales de familiares de desaparecidos.

Sin embargo, el que tampoco se vio muy bien fue el alcalde Jorge Zermeño, ya que su administración estuvo presionando a las viudas de los policías desaparecidos para que se dieran prisa con el engorroso trámite de declaratoria de presunción de muerte de las víctimas, y de paso ya no siguieran siendo una carga en el presupuesto del ayuntamiento de Torreón. Solo que la iniciativa de don Jesús García Colores, subsecretario de Asuntos Jurídicos del Ayuntamiento, escaló tanto que, como de costumbre, obligó al secretario Sergio Lara Galván a dar reversa a los oficios y presiones a las viudas de los policías, lo que demostró una vez más no solo que la suerte de esas familias no es prioridad para nuestras autoridades, sino también que don Sergio se está convirtiendo en el bombero oficial de la administración de Zermeño, pues no acaba de apagar el fuego en un lado cuando tiene que correr a controlar otro incendio.

***

Por más esfuerzos que hace el Gobierno del estado con sus promociones e incentivos para atraer a los contribuyentes, que tanta falta hacen a las arcas de la provincia, el caos en Recaudación de Rentas en Torreón para sacar la licencia de manejo sigue desesperando hasta a los ciudadanos más pacientes. Nuestros subagentes, disfrazados de ‘viene-viene’, nos comentan que recae el culpable de que muchos conductores estén migrando por su licencia a las hermanas repúblicas de Gómez Palacio y Lerdo: Héctor Estrada, el flamante delegado de Transporte en La Laguna. Varios mandos al interior de la oficina de Recaudación de Rentas en La Laguna ya se “lavaron las manos” y lo señalan como el encargado de entorpecer la medida recaudatoria. Incluso se han multiplicado los famosos coyotes, más conocidos en el bajo mundo burocrático como “gestores”, quienes por una módica cifra de 300 pesillos abordan a los contribuyentes para “ayudarles” a perder menos tiempo durante el trámite.

Pese a que en repetidas ocasiones se ha denunciado esta red de insistentes “gestores” al exterior de las dos oficinas, a nadie parece importarle. Incluso en varias ocasiones los ánimos entre la ciudadanía y los coyotes se han encendido, a tal punto que ha tenido que hacer presencia Fuerza Coahuila, quienes tienen que lidiar con reclamos y molestias ciudadanas por no alcanzar ficha para “cumplir” con su deber, y como solo se gestionan 70 fichas por día, que casualmente aparecen en poder los eficientes “gestores”. Vaya usted a saber, estimado lector, a quién le tocará darle una pequeña llamada de atención a don Héctor, protegido y recomendado de la senadora Verónica Martínez, quien además utiliza sus redes más para promocionar todo lo referente al PRI y al Gobierno de Coahuila que para informar a los ciudadanos sobre cómo agilizar sus trámites.

***

Los que se vieron muy sonrientes y contentos durante el proceso de credencialización de los integrantes de la Fundación Colosio fueron los priístas de Torreón, quienes además de recordar a sus militantes eso de la unidad, las ganas de trabajar por el pueblo y bla… bla.. bla… enlistaron los retos que tienen para resucitar al agónico partido, el evento además de pasarela para lucir las nuevas y transformadas playeras institucionales, sirvió para mostrar que Xavier Herrera Arroyo va con todo por la alcaldía, ya que nuestros subagentes camuflados entre lideresas desilusionadas por las falsas promesas, nos informaron que otro viejo operador del tricolor Miguel Sáenz, andaba pasando lista durante el besamanos y promoviendo las virtudes del actual subsecretario de Egresos de Coahuila, tanto con la militancia como con los viejos y rancios priístas laguneros, a quienes dicen, les agradó el nombre de don Xavier para las muy lejanas boletas a la alcaldía, en parte porque durante los eventos que tuvo el gobernador de Coahuila Miguel Riquelme por estas tierras, siempre se le vio acompañado de don Xavier, lo que fue tomado como un espaldarazo del jefe, y como donde gobierna capitán, los demás hacen caso, los abrazos y saludos se hicieron sentir en unidad, en una especie de despeje de camino electorero ¿será?

***

Quienes no olvidan las viejas prácticas y se están volviendo sus propios enemigos son los integrantes del Movimiento de Degeneración... perdón, Regeneración Nacional. Su pasado “prianista” en muchos de los casos los persigue, y por más que traten de sacudirlo las mañas clientelares con las que operan son las mismas que siempre han caracterizado a la tradicional clase política, también su divisionismo los aleja en pleno proceso electoral en los seis estados que, según ellos mismos, ya tenían en la bolsa por el efecto AMLO, aunque tengan candidatos impugnados o enfrentados entre sí, como actualmente pasa en La Laguna de Durango. Apenas este lunes el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana aprobó los registros de los morenistas Eduardo García Reyes, quien va como candidato a la alcaldía de Gómez Palacio, y de Juan Argumedo, quien busca lo mismo pero en Lerdo, y arrancaron este martes la contienda, cuando desde la semana pasada sus contrincantes ya habían iniciado con la colocación de calcomanías y banderines.

Por otro lado, quien se quedó como “el chinito nomás milando” fue Marina Vitela, quien aspiraba a la candidatura por Gómez Palacio, pero, como en un partido de futbol, “esto no se acaba hasta que se termina”, porque los curulecos de la 4T impugnaron ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación contra la candidatura común por parte de la dirigencia estatal de Morena, así como de los candidatos que se registraron, por lo que la rebatinga electoral, al menos al interior de Morena en Durango, sigue en suspenso, y en calidad de mientras doña Marina sigue ahciendo campaña y diciendo que no todo está dicho. Algunos dicen que lo único que no se trajeron del PRI los ahora morenistas fue la disciplina de obedecer a un solo jefe, o eso de la institucionalidad, por eso no saben de formas y mucho menos de fondo.

Tendencia
Noticias relacionadas
Además lee