DICHOS DE SOR JUANA

Cultura

Bella y estimulante surge esta máxima de entre las muchas creadas por el genio de Sor Juana. Es similar a un dicho contemporáneo muy popular, el que habla de "ver la luz al final del túnel". Ambos adagios pueden aplicarse en situaciones abrumadoras para significar que pronto concluirán. Hacen presuponer los dos, mediante el sentido figurado, que se permanece en las tinieblas, en la oscuridad de situaciones desesperantes, funestas, pero que a pesar de todo se puede prever, se puede creer inminente el surgimiento de una solución.

Después de aceptar que el significado de los dos dichos es el mismo y puestos a optar entre pronunciar uno u otro en la insufrible situación, se pensaría que cualquiera viene al caso. Sin embargo, insistiendo en la circunstancia que es solamente imaginaria, considerándola un juego, la opción se inclinaría hacia la contenida en los líricos versos de La Americana Fénix por su belleza metafórica, es decir, por su atractivo estético. Hay que imaginarse preso en la negra cerrazón de la noche, con la vista limitada por las tinieblas, cubierto por el intensamente oscuro e ineludible manto natural y llegar al esperado momento en que el horizonte se empieza a esclarecer; despunta el alba, asciende la luz y está muy cerca el sol ineluctable, alegre y tónico cantado por López Velarde.

El adagio de Sor Juana tañe en el auto sacramental El divino Narciso, entre los parlamentos de un personaje llamado Gracia (pero Gracia es una alegoría, no una persona humana, es lo que se entiende en la religión católica como "favor sobrenatural y gratuito que Dios concede al hombre para ponerlo en el camino de la salvación"). En aquella obra, para sugerir que empieza a vislumbrarse una solución, Sor Juana dice: "está muy cerca el sol cuando aparece el alba".

Tendencia
Noticias relacionadas
Además lee