Verdades y Rumores

EDITORIAL EL AGENTE 007

Quien ya no ve lo duro, sino lo tupido, es el devaluado presidente del RIP, perdón, PRI estatal, Rigoberto Fuentes, y no es para menos, ya que los últimos reportes de nuestros subagentes infiltrados en lo más profundo de las filas del revolucionario institucional nos comentan sobre el tremendo berrinche que hizo en días pasados cuando removieron a su brazo financiero Fernando López de la coordinación “clientelar”, también conocida como la oficina administrativa de la Secretaría de Inclusión y Desarrollo Social del Estado, para nombrar en su lugar a Miguel Sáenz, quien es de toda la confianza del gobernador Miguel Ángel Riquelme y el operador político en La Laguna de Xavier Herrera, hasta ahora la apuesta más firme del tricolor para recuperar Torreón en futuras elecciones. Por lo que dicen, el buen Rigo sabe que sus días como presidente estatal del tricolor serán grises y austeros, y con esta estocada no le quedará más que irse a consolar amargamente a su ostentosa hacienda ubicada en la Flor de Jimulco.

Además en los tiempos de la cuarta transformación el exgobenador de Coahuila Rubén Moreira, que tanto presumía tener el control de su partido en el estado e influyó en la designación de don Rigo, terminó apoyando con su voto y el de otros dos priistas del estado, Martha Garay y Fernando de las Fuentes, las reformas constitucionales que permitirán por primera vez en el país la revocación de mandato.

***

Luego de que los diputados coahuilenses se cuadraran con Morena, algunas voces dijeron que se trataba de una estrategia para que el presidente no fuera tan estricto con el estado al momento de la asignación de los presupuestos federales, y conservar la buena relación con el partido en Palacio Nacional. Sin embargo, algunos mal pensados de esos que nunca faltan miraron con sospecha la votación en San Lázaro, y afirman que don Rubén tiene un afán particular en quedar bien con el presidente López Obrador, no vaya a ser que en uno de sus arranques le dé por cumplir con su promesa de campaña y revise con lupa los sexenios de los hermanos Moreira, más cuando en los Estados Unidos está por iniciar el juicio contra el empresario Juan Manuel Muñoz Luévano, que tan nervioso tiene a un buen sector de la clase política de nuestro estado, ¿será?

***

Y quienes tuvieron que acudir al músculo político de las buenas relaciones fueron los comerciantes del bulevar Constitución, que invitaron al secretario del ayuntamiento, Sergio Lara, a una reunión para expresarle las incomodidades causadas por el nuevo recaudador del municipio de Torreón, Aldo Villareal Murra, a quien desde la oficina de Ordenamiento Territorial y Urbanismo le dio por clausurar espectaculares a diestra y siniestra, incluyendo al negocio del panista Sergio Gómez, esposo de la exregidora y actual directora de pensiones Ángela Campos; los comerciantes aseguran que don Aldo les pide 728 pesos por anuncio aun cuando lo tengan al interior del negocio, más el refrendo de 135 por año; no vaya a creer, estimado lector, que las clausuras fueron por ordenar la contaminación visual que tanto adorna nuestras calles, sino por no cumplir con los altos estándares estéticos que en tiempos de recaudación se vuelven más estrictos. Lo curioso es que de poco sirvió el respaldo de doña Ángela, quien hace parte del círculo cercano del eterno candidato Guillermo Anaya, relación que le causó que la congelaran y de la secretaría cercana a la oficina del alcalde la mandaran con menos voz que voto a lidiar con los asuntos de pensiones; y la pregunta de todos fue que dónde dejaron el principio político de que “entre bomberos no se pisan la manguera”.

***

Para no levantar incomodidades, el Cabildo del Ayuntamiento de Torreón aplicó la máxima “al que madruga...”, pero no porque llegaran a trabajar muy temprano, sino porque decidieron en una sesión extraordinaria, y en lo oscurito, aprobar el alza al transporte público, aprovechando además que viene el puente y así se evitan las preguntas y reacciones de la incómoda prensa. Como era de esperarse, todos los regidores del Acción Nacional votaron a favor del incremento de la tarifa, ante los reclamos de algunos ciudadanos que expresaron que como los ediles nunca se han subido a un camión, pues desconocen las lamentables condiciones en que estos torturan, perdón, transportan a los cuidadnos; sin embargo, el único que se abstuvo fue el panista Ignacio García, pero no porque se pusiera en los zapatos del ciudadano que ahora tendrá que pagar más por un pésimo servicio, sino porque como es dueño de un buen número de concesiones de taxis no quiso que se malinterpretara un posible conflicto de intereses, como pasó cuando los malpensados sugirieron que por ese motivo andaba tan enérgico promoviendo los operativos contra Uber, no vaya usted a pensar mal, estimado lector. Otro de los detalles que causaron bastante molestia, dicen los presentes, fue el tonito burlón de la presidente de la comisión de Vialidad y Movilidad Urbana, la también panista Ana María Betancourt, quien un día antes desestimó el estudio presentado por un grupo de jóvenes universitarios, quienes argumentaban que los concesionarios del transporte público maquillaban las cifras de pasajeros para solicitar el alza en el costo del pasaje, y muy considerada con los pobres dueños de los camiones, doña Ana María incluso sugirió que el pasaje costara 15 pesos en lugar de los 13 que se aprobaron.

***

Durante la rebatinga política, las diferentes vertientes mostraron sus posturas, y por primera vez hubo un “priamor” lagunero, luego de que los tres incipientes morenistas coincidieron con los cuatro sobrevivientes priistas para rechazar el aumento, pero esta unión no fue suficiente para hacerle frente a la cargada panista encabezada por el alcalde Jorge Zermeño, quien además arremetió contra don Nacho, el panista más priista, ahora el morenista más… ya sabe usted, diciéndole que él mismo había votado en otras administraciones los aumentos al pasaje sin que hubiera pensado mucho que digamos en los usuarios, solo que ahora, por ser de oposición, lo llevaba a la cancha política. Aun cuando entre el público hubo varias voces que pedían detener este aumento, los oídos de los dizque “representantes ciudadanos” fueron sordos. Y la pregunta siguió siendo la misma: ¿cuándo fue la última vez que los ediles del PAN se subieron a un autobús destartalado de Torreón? Aunque eso de pensar más en los dueños de los camiones que en el ciudadano no es exclusivo del PAN, ya que Saltillo tampoco se quedó atrás, y su cabildo, de mayoría priista, aumentó a 13 pesos su tarifa al transporte público, que porque es un proyecto de modernización. Vaya viernes negro para los ciudadanos de a pie.

***

Luego de que la Comisión Federal de Electricidad presumiera su estatus de “intocable”, en plena cuarta transformación, y sus representantes en la provincia de La Laguna despreciaran los diálogos con las administraciones públicas por el tema de la falta de pago y los insensibles cortes de luz que dejaron a miles de laguneros sin agua, parece que la única que logró darles una acalambrada, como es su costumbre, fue la alcaldesa de Gómez Palacio, Leticia Herrera, quien no se tentó el corazón en cortarles el agua y el drenaje a las oficinas de CFE. Y aunque el susto les duró apenas medio día, lo cierto es que a diferencia de Torreón, donde el alcalde Jorge Zermeño, por más que hizo circo, maroma y teatro, no le quedó más remedio que “colgarse” de la luz, en la hermana república de Gómez la empresa federal se topó con pared, vaya, con doña Lety, y tuvieron que doblar las manitas y empezar a hablar de diálogo. Nuestros subagentes disfrazados de diablito nos comentan que incluso todos se echaron la bolita para hablar con el municipio, no querían hacer enojar a la edil, que salió a defender a sus ciudadanos y demostró que, por más federal que sea la empresa, sí se puede tener criterio en ciertas acciones. Incluso dicen que las declaraciones del senador Armando Guadiana, quien además es el mero mero de la comisión de energía en el senado, sobre la necesidad de diálogo entre CFE, que muy calladita se tenía la deuda millonaria que tiene con el estado de Coahuila, y los municipios afectados por las altas tarifas, fue dicha después de ver el enojo de la alcaldesa de Gómez, ¿será?

Tendencia
Noticias relacionadas
Además lee