Nacional lunes 19 de may 2014, 7:37am - nota 4 de 90

Extranjeros viven en el encierro

Por: AGENCIAS/ MÉXICO, DF.
Extranjeros. En el pasado mes de enero, The Lake Chapala Society de Ajijic documentó 80 robos a casa-habitación en domicilios de extranjeros. El temor a la delincuencia está patente entre los habitantes, pues decenas de casas están en venta y los residentes se autoprotegen.


EL TEMOR A LA DELINCUENCIA NO LOS DEJA SALIR DE SUS COMUNIDADES

En las comunidades extranjeras de Ajijic, Jalisco, y San Miguel de Allende, Guanajuato, el temor a la delincuencia se palpa en los muros, postes, fachadas, en decenas de casas en venta y en el ánimo de los residentes que se esmeran por autoprotegerse a la espera de una efectiva acción policial.

Los estadounidenses, canadienses, ingleses, alemanes, y franceses y japoneses, entre otros, se han convertido en "Vecinos vigilantes", "Vecinos en alerta" y "Vigilantes voluntarios" para cuidarse entre sí de los criminales. En ambas localidades, distantes entre sí 400 kilómetros, han equipado sus domicilios con sistemas de alarma, circuito cerrado, videograbación, barras, herrería y alambrado eléctrico.

Terry Vidal, director ejecutivo de The Lake Chapala Society de Ajijic, que agrupa a 5 mil extranjeros en la ribera del Lago de Chapala, considera que este lugar tiene el mejor clima del mundo y se trabaja duro "contra los rateros" para que la comunidad esté tranquila y segura.

"En Ajijic sólo se requiere más vigilancia, más rondines", revira John Rolengs, de 69 años, de Colorado, EU, que desde hace cinco años vive con su esposa cerca del Lago de Chapala. Lo secunda Concha "G", de California, afuera de una estética. "Es necesario tener seguridad en la casa, en las calles, porque hay gente que se ha ido por miedo".

Rubén Morales, guardia privado de La Floresta, comenta que una banda de asaltantes andaba atracando las casas, entonces, la Seguridad Pública del municipio de Chapala ofreció talleres a los extranjeros para integrarlos al programa "Vecino Alerta". También cuidan "casas que están en venta".

Desde hace dos años, la delincuencia trastocó el ritmo de vida del pueblo jalisciense, "a las 8:00 o 9:00 de la noche la gente se encierra en sus casas, cuando antes el lugar era muy alegre en las noches; bastantes canadienses y estadounidenses se han retirado y sus casas las están comprando los mexicanos", relata Carlos López, residente del lugar.

"Hace falta más vigilancia; si corremos a los americanos nos dañamos a nosotros mismos; ¡cuántos jardineros, cocineras, señoras que hacen el aseo se están quedando sin empleo!; a las tiendas de artesanías y restaurantes se les ha caído la clientela", asegura.

En cualquier época del año, los restaurantes cierran entre las 18:00 y 21:00 horas.

 SEMEJANZAS FATALES

Ajijic y San Miguel de Allende tienen en común ser Pueblos Mágicos, habitados en su mayoría por extranjeros jubilados de entre 60 y 80 años de edad, conocidos como "Baby boomers", término que se refiere a la generación de niños nacidos entre las décadas de los 40 y 60 del siglo pasado, cuando en los países anglosajones se registró un "boom" en la tasa de natalidad.

Ambos sitios de Jalisco y Guanajuato también son semejantes en los robos al alza, agencias del Ministerio Público bilingües y una extensa oferta inmobiliaria.

Héctor España Santos, delegado municipal de Ajijic, reconoce que en la comunidad el principal delito es el robo a casa-habitación; en enero, The Lake Chapala Society de Ajijic documentó 80 robos en domicilios de extranjeros.

Además, en febrero pasado, un matrimonio de canadienses fue asesinado en esta comunidad, presuntamente por delincuentes que entraron a robar a su domicilio.

Entonces, el gobernador Aristóteles Sandoval donó dos patrullas y comisionó a un fiscal bilingüe para la comunidad. "Ahora el ambiente es más tranquilo", platica España.

Cada 15 días los visita un fiscal bilingüe y un representante de Derechos Humanos de Jalisco.

Ajijic, es una pequeña comunidad del municipio de Chapala, de calles empedradas y de murales en sus fachadas; está situada en un perímetro de 2.5 kilómetros de largo y más de medio kilómetro (nueve calles) de ancho (desde el pie del cerro de la Chupinaya al Malecón) y a 53 kilómetros al sur de Guadalajara.

En ella habitan entre 5 mil y 7 mil extranjeros en forma permanente, pero la cifra llega hasta 15 mil "Baby Boomers" (retirados) mitad estadounidenses y mitad canadienses en la temporada de frío, en la que se quedan seis meses.

 SAN MIGUEL ALLENDE

En San Miguel de Allende, la Agencia del Ministerio Público de atención a Extranjeros recibió 391 denuncias entre marzo de 2011 y marzo de este año; de éstas, 247 son por robo (casa-habitación, transeúnte, de vehículo, con violencia o simple) y 15 por lesiones, según a datos obtenidos en el Portal del Gobierno del estado de Guanajuato.

El municipio tiene 160 mil 383 habitantes (de acuerdo con el censo de 2010) y de éstos, 14 mil son extranjeros, difunde la Presidencia Municipal en su página web, entre ellos de Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, Alemania, Italia, Francia, Suiza y Colombia.

La incidencia de robos a casa-habitación alteró el ambiente en las colonias habitadas por extranjeros: Los Frailes, Balcones, Guadalupe y La Cuevita; en unas han creado redes colectivas de autoprotección.

En Balcones abundan las casas en venta; tienen puertas con sistemas de seguridad digital -como de caja fuerte-, cámaras para filmar, malla eléctrica, protecciones metálicas, cadenas y candados.

San Miguel de Allende, declarada Patrimonio de la Humanidad y calificada por una revista extranjera como "La Mejor Ciudad del Mundo" en 2012 y 2013, sumó 6 mil 845 robos denunciados ante el Ministerio Público, semejante a la cantidad de denuncias por robo el año pasado en los estados de Yucatán (6 mil 120) y Campeche (714), que es de 6 mil 834, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Cheryl Mathews, quien vive con su esposo Leslie Mathews en el Callejón de San Antonio, considera que debe aumentarse la vigilancia en el Callejón de Guadalupe, en donde se siente miedo.

Por la colonia residencial Balcones, aledaña a la colonia San José, situada a unas cuadras del Centro, nadie camina en las calles; en el exterior de una residencia se deja ver la familia de Lucía con sus dos hijos y su esposo, la pareja tiene a su cargo la custodia y guarda de dos casas que el propietario puso a la venta.

"Pues la gente se está yendo, ¿por qué?, no sé; aquí todo está muy quieto", comenta la mujer.

Lucía fija la mirada en un hombre rubio que recorre las calles en una cuatrimoto roja, lo ve cómo se desplaza de un punto a otro por las calles empedradas con un fajo de hojas en la mano; es el único vecino que transita por el rumbo.

En las bardas perimetrales de cuatro casas de la Privada de Revueltas, donde cuida Lucía, se observan letreros en inglés y en español: "For Sale", "Se Vende", dos de las viviendas a las que hacen referencia los anuncios eran ocupadas por norteamericanos, pero ya no están. A 40 metros, en contraesquina con la calle de Revueltas, cuatro casas más están a la venta.

Con un mapa de la colonia dibujado a lápiz, Don "N", de nacionalidad estadounidense, se desplaza en su cuatrimoto por las calles empedradas y se enfila hacia los callejones solitarios.

Comenta que los ciudadanos estadounidenses se están yendo porque "las autoridades municipales no son lo suficientemente enérgicas en el intento de prevenir robos. Creo que la gente siente que el Gobierno no hace lo suficiente para prevenir", recalca.

En la esquina de las calle Cuesta de San José y Revueltas destaca una residencia con bardas color café, su puerta principal de madera con una protección de herrería decorada con dos siluetas de gansos del mismo material y a su costado una cámara de seguridad cuya lente se enfoca hacia el acceso, cuatro cámaras más se observa en la casa.

A cuatro metros de distancia, en un arbotante de alumbrado público resalta un letrero que invita al autocuidado: "Vigilante Voluntario, comunícate al 152-00-22" y en el cual se puede apreciar una imagen caricaturizada de un guardia.

En una vivienda de la colonia Los Frailes, en la salida de la ciudad, rumbo a Celaya, en marzo pasado los ladrones atacaron a una estadounidense que por sus lesiones ingresó a un hospital y denunció el hecho a la fiscalía estatal, a la que se pidió información sobre la indagatoria, pero no hubo respuesta.

No es la única, han ocurrido asaltos y robos en varias casas, señala Óscar Ramírez, quien apunta con su índice una vivienda que está frente a su domicilio, en la calle Fray Miguel, que fue desocupada después del incidente.

Ramírez también puso a la venta la propiedad. Los rateros se metieron a su cochera y sustrajeron el estéreo de su automóvil. El hombre es "Vecino Vigilante", da cuenta de ello en un anuncio sujeto al barandal de acceso a su vivienda.

Ni las cámaras de grabación del acceso al fraccionamiento, ni las instaladas en inmuebles, ni los anuncios de "Vecino Vigilante" en postes y barandales han funcionado para evitar los robos, comenta.

7

MIL

Extranjeros habitan en una comunidad de Jalisco.

2

AÑOS

La delincuencia habría trastocado las comunidades.

→ inseguridad
RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 215 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT