Nacional domingo 23 de mar 2014, 10:06am - nota 20 de 37

Colosio... el crimen que cimbró a México

Por: Elia Baltazar/El Siglo de Torreón-AEE/México, D.F.-
20 años del magnicidio de Colosio.


Los hechos, los testimonios, las imágenes y las lecturas a 20 años del asesinato del excandidato del PRI a la Presidencia de la República

Su muerte fue una derrota política para el país: Manuel Camacho Solís

La suerte de Manuel Camacho Solís rodó cuesta abajo en Lomas Taurinas. Junto con el cuerpo del candidato asesinado, se desplomó su nombre. Él lo supo desde el momento en que llegó a sus manos la tarjeta que le anunció la muerte de Luis Donaldo Colosio. Estaba en la casa del arzobispo de San Cristóbal, Samuel Ruiz, en medio de las negociaciones con el EZLN. Era en ese momento uno de los protagonistas más relevantes en la escena política, como comisionado para la paz en Chiapas. Pero Colosio muerto acabó con su popularidad. La rivalidad política entre ambos devino sospecha: Él había aspirado a la candidatura del PRI, regateado su apoyo a Colosio y hasta reclamado al Presidente la elección de su sucesor. Desde entonces, cada 23 de marzo, Camacho tiene que volver al pasado para reconstruir las horas y los días que descarrilaron su futuro.

"Se me vino el aparato encima con todo. Hicieron todo lo que pudieron para bloquearme y estuvieron a punto de romperme. Yo estaba dispuesto a morirme, pero no a dejarme. Y no por valentía, sino porque no me quedaba de otra", dice Camacho Solís, hoy senador por el PRD.

¿Temió por su vida en algún momento?

Sí. Pero no me gusta hablar de eso porque no soy una víctima. Simplemente sobreviví lo mejor que pude.

¿Supo de inmediato el costo para usted del asesinato de Colosio?

Sí. En San Cristóbal el Ejército rodeó de inmediato mi hotel. En el velorio de Luis Donaldo la gente me gritaba. Desde el día siguiente de su muerte, todas las columnas políticas eran en mi contra. Usaron mi nombre y me involucraron para tratar de justificar todo ¡Era asqueroso!

En medio de aquel clima de "linchamiento", Camacho temió también por su familia. Creía que sus hijos estaban en riesgo y hubo quien le recomendó sacarlos del país "por las venganzas que pudieran venir". Pero "decidí quedarme"

¿Qué pasó en el PRI? ¿Cómo fueron las horas siguientes?

Fue muy doloroso, independientemente de los intereses políticos y de que al día siguiente muchos ya estaban viendo cómo se posicionaban para la elección. Muchos querían saber qué puestos iban a ocupar luego de que Zedillo llegara a la Presidencia. Pero esas cosas ocurren en la política. Sin embargo, sí hubo un dolor sincero. Al PRI sí le dolió mucho que mataran a su candidato, lo sentían como alguien muy suyo, porque Luis Donaldo era un hombre muy popular dentro del partido. Más popular adentro que afuera, entre los ciudadanos.

Luego vino el pragmatismo dice. "La utilización de Colosio y la estrategia del miedo para ganar la elección".

Pero el triunfo de Ernesto Zedillo no pudo contener la crisis política avivada por la crisis económica que había precipitado el asesinato de Colosio. "Frente al riesgo de tener que enfrentar a la oposición en las calles, Zedillo decidió abrir el espacio político para la competencia electoral y hacer concesiones a la oposición. Esas concesiones no le gustaron al PRI, porque sintió que lo habían entregado. Incluso hay una versión en el PRI de que Zedillo le entregó el poder a Vicente Fox. No que éste ganó la elección, si no que le entregaron el poder. No es verdad, pero ciertamente Zedillo concedió la derrota, la aceptó, y eso para el PRI fue sumamente doloroso".

¿En algún momento la mirada de los priistas se volvió sospecha hacia Salinas?

La fuerza del presidente siguió siendo muy grande hasta el día en que se fue. Los reclamos fueron mínimos. Hubo algunas personas que cuestionaron. Amigos de Colosio que yo creo que sinceramente estaban preocupados y trataban de conectar distintas informaciones para ver si había una explicación del crimen, si había un responsable intelectual. Pero no hubo tiempo ni circunstancias para que alguien dijera 'aquí hay esta responsabilidad'. Nadie lo hizo, nadie con peso.

"Salinas tuvo problemas a raíz de la detención de su hermano Raúl. Pero en esas semanas, en eso meses posteriores al asesinato, todo el mundo pasaba revista con Carlos Salinas. Todos acudían a ver al presidente o al que iba a ser el próximo presidente".

Salinas, sin embargo, fue llamado a declarar. Lo hizo durante 12 horas y respondió 397 preguntas, de acuerdo con el expediente del caso.

¿Confió en la investigación?

Es muy difícil hacer una evaluación sobre una investigación judicial, pero lo que sí podemos decir es que en las investigaciones hubo contradicciones. Sin embargo, nadie ha presentado una evidencia que niegue la validez de esa investigación. Pero el punto no es decir si está bien o mal la investigación, sino qué hacemos frente a éste y otros temas parecidos. Yo creo que el país necesita establecer en la Constitución el derecho a la verdad, porque todos los temas delicados que hay en México nunca se esclarecen.

CONSECUENCIAS

A 20 años del asesinato de Luis Donaldo Colosio, Camacho Solís concluye que esa muerte significó una derrota política para el país, que no pudo desmontar "el régimen autoritario" que hoy prevalece.

Hubo avances, dice, como la reforma política de 1996. "Esa crisis es una causa inmediata de la apertura electoral, de la autonomía constitucional del IFE y, finalmente, de la alternancia de 2000. Sin embargo, esos movimientos en favor de la democracia y la alternancia nunca estuvieron acompañados de una idea clara de transformación de las instituciones políticas para desmontar el régimen autoritario y tener un sistema controlado por la sociedad".

¿Colosio habría podido acabar con ese régimen? ¿Hubiera podido solo?

Yo no digo que Colosio por sí mismo hubiera desmantelado esto. Lo que digo es que las circunstancias políticas que venían de 1988 y que hicieron explosión en 94 obligaban a una corrección en el rumbo del país.

Colosio mismo lo había advertido y tomó una posición de apertura a la democracia, asegura. "Era un hombre muy cercano al aparato priista, que había aceptado todas las reglas del sistema porque pensó que esa era la manera de lograr una candidatura. Estaba muy en la línea de la continuidad de todo eso. Pero cuando él mismo comenzó a sufrir las consecuencias, a ver que había un movimiento social que estaba captando más la atención de lo que él proponía, y que se estaban generando procesos políticos que no había previsto, comenzó a correrse hacia una posición reformista", explica.

Entonces firma, junto con los otros dos candidatos a la Presidencia -Cuauhtémoc Cárdenas y Diego Fernández de Cevallos-, el acuerdo en favor de la paz, la justicia y la democracia, en el cual acepta que se abra el proceso electoral, recuerda Camacho.

"Después viene su discurso del 6 de marzo, en el cual propone la reforma del poder, el control social del poder político, que era un compromiso claro con la transformación democrática de las instituciones. Y luego ocurre la cena en casa de Luis Martínez, en la que él y yo hacemos un acuerdo para impulsar la transición de la democracia".

Ese cambio de posiciones no fue bien visto por "los intereses de la corrupción".

¿A quiénes se refiere?

A los intereses de la gente que estaba metida en los negocios de la corrupción, los que pensaban que no había que negociar con la oposición, los que tenían una desconfianza extrema en los intelectuales libres, los que pensaban que a la prensa había que comprarla y controlarla. No eran intereses laterales, sino una parte esencial del antiguo sistema político.

Entonces alguien ganó en aquellas circunstancias...

Puede ser que algunos les haya ido bien. Se puede decir que a los que llegaron al gobierno les fue bien. Pero yo ni siquiera me atrevería a decir eso. Fue tanto lo que perdió el país que la ecuación es de suma cero. Fue puro perder y perder.

"Hipotéticamente digo que si Colosio hubiera sido presidente, la probabilidad de que hubiera ocurrido una crisis económica a final de año hubiera sido menor, se hubiera abierto más rápidamente el sistema político y sí creo que hubiera logrado un equilibrio frente a la parte puramente tecnocrática de las políticas neoliberales con mayores contenidos sociales. Me parece que hubiera sido mejor para el país que lo que terminamos viviendo.

La campaña del candidato presidencial

-13 de abril de 1992: Luis Donaldo Colosio es llamado al gabinete del presidente Carlos Salinas de Gortari, como secretario de Desarrollo Social.

-28 de noviembre de 1993. Carlos Salinas designa a Luis Donaldo Colosio como candidato del PRI a la Presidencia. Manuel Camacho Solís, se niega a expresar públicamente su apoyo a Colosio.

-1 de enero de 1994. Colosio lleva un mes de campaña. Se inaugura el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. En Chiapas, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) declara la guerra al gobierno de Carlos Salinas.

-6 de enero de 1994. El presidente emite un mensaje en televisión y asegura que "una organización emergió en el estado de Chiapas... Profesionales de la violencia, ajenos a los esfuerzos de la sociedad chiapaneca, asestaron un doloroso golpe".

-10 de enero de 1994. Colosio inicia su campaña como candidato en la plaza principal de Huejutla de Reyes, Hidalgo. En su discurso dice que "los acontecimientos de Chiapas son un llamado a la conciencia de todos los mexicanos; un llamado que nos habla de la urgencia de mayor justicia social, pero también nos coloca frente al absurdo de la violencia". Ese mismo día Salinas designa como comisionado para la paz a Manuel Camacho Solís. Se llegó a decir que sustituiría a Colosio en la candidatura.

-5 de febrero de 1994. En San Pablo Guelatao, Oaxaca, Colosio propone un pacto de cinco puntos que, de ganar las elecciones, impulsaría con las comunidades indígenas.

-25 de febrero de 1994. En un mitin de Colosio en Yucatán, alguien le grita casi al oído: "¡Arriba Camacho!". En el pueblo de Maxcanú, Yucatán, también tuvo que escuchar un estruendoso: "¡Viva el subcomandante Marcos!" La prensa hablaba de "una campaña contra la campaña". Insinúa que se maniobra desde Los Pinos para sustituir al candidato. El presidente Salinas convoca a la dirigencia del PRI para disipar la duda: ¡No se hagan bolas! El candidato es Colosio.

-26 de febrero de 1994. El aspirante del PAN, Diego Fernández de Cevallos, califica de poco serio que Colosio quede comprometido a cumplir los acuerdos a los que puede llegar Camacho Solís con los zapatistas.

-27 de febrero de 1994. The New York Times publica un editorial titulado "La oportunidad de México para elecciones limpias", en el cual plantea que la reforma electoral en México había sido descartada de la agenda política hasta la aparición del EZLN.

-28 de febrero de 1994. "Lograremos que ningún mexicano tenga que recurrir a las armas para ser oído", proclama Colosio en uno de sus discursos.

-6 de marzo de 1994. En el marco de los festejos por el 65 aniversario del PRI, Colosio pronuncia un discurso en la explanada del Monumento a la Revolución. No se presenta Manuel Camacho Solís. En su discurso asegura: ¡México quiere democracia, pero rechaza su perversión: La demagogia!". Para muchos, este discurso marca la ruptura definitiva de Colosio con el presidente Carlos Salinas, aunque otros opinan que sólo se trató de una mascarada.

-16 de marzo de 1994. Los medios dan cuenta de que el candidato presidencial priista fue abucheado en Monterrey, por no querer profundizar en el tema del comisionado para la Paz en Chiapas.

-19 de marzo de 1994. En el 51 aniversario de la expropiación petrolera, Salinas enfatiza que el petróleo es de los mexicanos y para su beneficio.

-22 de marzo de 1994. Luego de tres meses de tensiones, Camacho renuncia públicamente a postularse como candidato.

-23 de marzo de 1994. Colosio recibe dos disparos cuando caminaba entre la multitud para salir de un mitin en la colonia Lomas Taurinas de Tijuana. El candidato planeaba cubrir Sinaloa, Baja California Sur, Baja California y Sonora, su estado natal. Mario Aburto, el homicida, era entonces un hombre de 24 años que fue atrapado instantes después de disparar su revólver. En cuatro años tres fiscales fracasan en la tarea de hacer creer a la opinión pública que sus investigaciones son rigurosas. Salinas quedó registrado como el primer mandatario mexicano sometido a interrogatorio por parte de autoridades judiciales. La investigación del asesinato se prolongó por más de seis años.

-29 de marzo de 1994. En México, Ernesto Zedillo, coordinador de la campaña de Colosio, es designado como candidato sustituto del PRI a la Presidencia.

Horas de incertidumbre

16:00 horas

Procedente de La Paz, Baja California Sur, Colosio arriba en un avión privado al Aeropuerto Internacional General Abelardo L. Rodríguez de Tijuana. Su esposa, Diana Laura Riojas, llega al mismo sitio una hora después.

16:30

El candidato llega en una camioneta Blazer junto con su comitiva a la colonia Lomas Taurinas, ahí lo esperan entre 3 mil 500 y 4 mil personas, casi el doble de lo que estimaron los miembros de logística y seguridad.

El candidato desciende de su camioneta y caminó con dificultad entre el polvo y las piedras, para llegar al templete que se había improvisado en la parte trasera de una camioneta. Su primer círculo de guardaespaldas, formado por integrantes en activo y retirados del Estado Mayor Presidencial, avanzaba en torno suyo, en medio de los empujones.

16:35

Inicia el acto político. La mayoría de los asistentes eran integrantes de comités del Programa Nacional de Solidaridad, agrupaciones políticas y grupos populares del PRI.

"Los invito a que nos unamos a esta campaña que no solamente es de Colosio, esta campaña es de todos y cada uno de ustedes, porque juntos vamos a llegar a la Presidencia de México", dijo Colosio en su mitin de Lomas Taurinas.

17:10

Concluye el acto político y se dirige con su comitiva de regreso a la camioneta Blazer en medio de la multitud, para ir al Club Campestre de Tijuana. Como fondo musical se puede escuchar la canción "La Culebra", de Banda Machos.

17:12

Mientras recorre la explanada, saludando y sonriendo a la gente que se encuentra a su alrededor, el cerco de seguridad queda rebasado por la aglomeración y el apretujamiento. Uno de los asistentes al mitin penetra en él, coloca un revólver Taurus calibre .38 cerca de su oído derecho y dispara.

El candidato recibe un balazo en la cabeza y otro en el abdomen, se desploma y se puede observar la sangre en su chamarra blanca. En medio de la confusión, los guardaespaldas capturan a un joven de 25 años, Mario Aburto Martínez.

Elementos de seguridad levantan a Colosio y lo llevan hacia la camioneta Blazer. No recorrieron más de 500 metros cuando los alcanzó una ambulancia del Grupo de Rescate Delta, para que cambiaran de vehículo. Mientras, otros guardaespaldas rodean a Mario Aburto, para que la gente no lo linche. Inmovilizado, el agresor gritaba "fue el ruco, fue el ruco", refiriéndose a Vicente Mayoral, uno de los integrantes del grupo de seguridad.

17:20

Colosio ingresa al área de Urgencias del Hospital General de Tijuana, aún tiene pulso. De inmediato lo llevan al quirófano, lo atienden dos equipos de cirujanos simultáneamente.

18:55

Sufre un paro cardiorespiratorio irreversible. Se le practican labores de reanimación.

19:45

Los médicos lo declaran muerto.

El informe de la investigación del homicidio de Colosio indica que se "realizaron diversas maniobras encaminadas a tratar de salvar la vida del paciente, pero médica y clínicamente era (imposible) por la gravedad de la lesión en la cabeza".

20:47

Liébano Sáenz, secretario de Información y propaganda de la campaña de Colosio, anuncia el fallecimiento del candidato.

21:30

Inicia la necropsia al cadáver. La investigación del asesinato de Colosio duro seis años y a pesar de las contradicciones entre los fiscales encargados del caso, la Procuraduría General de la República determinó, en el año 2000, que no se trató de un complot, y que Mario Aburto, asesino confeso.

→ colosio
RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 533 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT